¿Por qué se dispara la demanda de furgonetas para el campo?

A la búsqueda de mano de obra para las próximas campañas de recolección, el sector agroalimentario suma un nuevo reto, encontrar vehículos con los que llevar a los jornaleros al campo: muchos agricultores no encuentran furgonetas para alquilar, ante una demanda disparada por las restricciones de seguridad en el viaje impuestas por la pandemia del coronavirus.

Es el caso de las furgonetas de nueve ocupantes, en las que ahora sólo pueden viajar tres y cuya demanda se ha disparado, según confirman a Efe varias empresas de alquiler, algunas incluso con toda su flota arrendada y sin poder buscar nuevos vehículos con los que satisfacer las peticiones de los agricultores de sus zonas.

Uno de ellos es Antonio José Escuer, que está al frente de un concesionario de venta y alquiler de vehículos en Fraga (Huesca), quien explica que lo tienen "todo" alquilado desde el 1 de mayo: "hay muchísima demanda este año" porque "no pueden ir más de tres personas en una furgoneta de nueve plazas".

Estos días está recibiendo "muchas" llamadas de agricultores para arrendar vehículos durante toda la campaña (suele durar unos cinco meses en su área), pero ya no tiene disponibilidad. Han buscado furgonetas en otros puntos de España para ofrecer a sus clientes y, aunque han conseguido algunas, ya no hay oferta en otras empresas nacionales, detalla.

Escuer cree que el Real Decreto que impide viajar a más de tres personas por vehículo es demasiado estricto y se deberían permitir dos trabajadores por fila de asientos con las debidas medidas higiénicos-sanitarias para evitar posibles transmisiones del coronavirus.

Respecto a los precios, en su concesionario, señala, han decidido congelar los del alquiler respecto a los dos años previos (ronda los 780 euros/mes la furgoneta): el objetivo es "dar servicio" porque en esta campaña los productores sufrirán un "golpe económico".

“Las furgonetas que lleven trabajadores agrarios sólo pueden trasladar a tres personas” Luis Planas, Ministro de Agricultura https://t.co/ycznn7v2OP @LuisPlanas @mapagob @f_miranda_s @UPA_Federal @La_COAG @AsajaNacional @UniondeUniones pic.twitter.com/xfNZCYKBZv

Algo similar están viviendo en la compañía leridana Conrad2, desde donde subrayan a Efe que, ante la falta de vehículos de nueve plazas, los agricultores piden ya hasta turismos de cinco plazas para ir dos trabajadores. Han agotado los alquileres para las furgonetas y tan sólo les quedan a disposición las de lujo que, por su precio y características, no se ajustan a las necesidades de tareas agrarias.

Coinciden desde la empresa en que los vehículos de tres filas son los más reclamados por los empresarios, ya que para conducirlos no hace falta ningún permiso especial y "cualquier temporero" puede llevarlo al tajo.

En su zona, los alquileres para el campo se prolongan varios meses y el agricultor los va abonando mensualmente a precios que también van a mantener constantes en esta campaña (sobre 35-40 euros/día).

Nuria Floreza es una de las productoras que está sufriendo esta situación, porque necesitará transporte de alquiler para llevar cada día a su finca unos 30 operarios, de cara a las campañas de paraguayos, nectarinas y pera. Si antes podía solucionarlo con cuatro furgonetas, ahora le harían falta 10 vehículos de esas características, lo que supone un "gran problema", tanto para asegurar esos viajes como por el incremento del coste económico.

Haciendo un cálculo a la baja, le supondría un encarecimiento mensual de unos 4.500 euros por el arriendo respecto a un año normal. Floreza explica que, además, las "grandes empresas" de recogida de fruta se le han adelantado y "han copado" todo el alquiler. Nuria apunta que si la situación no cambia, ya sea por esa falta de transporte o por el problema de la mano de obra, "no se podrán recoger todas las cosechas".