El Gobierno canario mantendrá la presión fiscal y se endeudará en 500 millones anuales

El Gobierno de Canarias no tiene previsto "ni subir ni bajar" la presión fiscal mientras dure la crisis económica derivada del coronavirus, probablemente hasta 2023, aplazará la creación de impuestos "verdes" hasta superarla y se endeudará en unos 500 millones de euros anuales en el trienio.

Estas son algunas de las consideraciones planteadas en comisión parlamentaria por el vicepresidente y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, quien informó de que, según sus cálculos, el declive de la economía canaria en 2020 estará "más cerca del 20% que del 15%", al igual que la española "estará más cerca del 13% que del 10%".

El uso "bien administrado y temporalizado" del superávit de 4.000 millones acumulados por Comunidad Autónoma, cabildos y ayuntamientos puede ser suficiente para compensar en el trienio la bajada de recaudación fiscal de las administraciones, según Román Rodríguez.

Ese superávit, junto a la actualización de la financiación autonómica, permitiría financiar los servicios públicos esenciales, a lo que se sumarían las transferencias del Estado y de la Unión Europea para financiar la reconstrucción de la economía.

Si todo esto no fuera suficiente, se recurrirá a un endeudamiento "moderado, pactado y temporalizado", en torno a un 1,5% del PIB anualmente, es decir, alrededor de 500 millones de euros a partir de 2021.