El número de trabajadores afectados por un ERE sube en Canarias un 53,4 %

El número de trabajadores afectados por un expediente de regulación de empleo (ERE) en Canarias en los ocho primeros meses del año fue de 1.562, lo que supone un aumento del 53,4 % respecto al mismo periodo de 2016, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

En cifras, los afectados se desglosan de la siguiente manera:

  • Los que afrontan una suspensión de contratos subieron un 109,7 por ciento, hasta 1.361 empleados
  • Los trabajadores con un despido colectivo bajaron un 53,6 por ciento, hasta 135
  • Los que tienen una reducción de jornada decrecieron un 15,4 por ciento, hasta 66 trabajadores. 

En el conjunto del país, el número de trabajadores afectados por un ERE durante los primeros ocho meses del año fue de 37.486, un descenso del 37,7 % con respecto al mismo periodo de 2016, lo que supone 22.688 trabajadores menos afectados.

El número de empresas que adoptaron medidas de regulación de empleo hasta agosto fue de 1.884, 1.103 menos que en 2016, lo que implica un descenso del 36,9 %. Asimismo, el número de procedimientos bajó un 37,3 % en comparación con el mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar los 2.427. De ellos, un 89,3 % finalizó con un acuerdo, mientras que el 10,7 % restante lo hizo sin acuerdo.



Estadística de Regulación de Empleo
Hasta agosto un total de 14.819 trabajadores se vieron afectados por despidos colectivos, un 18,3 % menos que en 2016, lo que supone un descenso de 3.318 trabajadores.

A su vez, el número de trabajadores afectados por suspensión de contratos bajó un 49,4 %, hasta los 18.259, mientras que los afectados por medidas de reducción de jornada fueron 4.408, un 25,8 % inferior.

Por comunidades y ciudades autónomas, el número de trabajadores afectados por despidos colectivos, suspensión de contrato o reducción de jornada disminuyó en la mayoría de ellas, si bien los mayores descensos se registraron en Aragón (85,6 %), La Rioja (74,4 %), Galicia (56 %), Extremadura (54,7 %) y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla juntas (52,9 %).

Le siguen en los descensos Baleares (46,6 %), Cataluña (43,4 %), Comunidad Valenciana (41,9 %), País Vasco (38,8 %), Murcia (35,4 %), Andalucía (32 %), Cantabria (27,1 %), Castilla-La Mancha (24,8 %), Asturias (24,3 %), Castilla y León (20,8 %) y Madrid (1,2 %).

Por el contrario, las comunidades autónomas en las que se produjeron aumentos fueron Canarias (53,4 %) y Navarra (12 %).