El Congreso aprueba estudiar la reforma del sistema electoral

El pleno del Congreso ha dado hoy jueves luz verde a la creación de una subcomisión de estudio para la reforma de la ley electoral cuya finalidad va dirigida a actualizar dicha normativa  y a afrontar la "progresiva ampliación del descontento y de la desafección política ciudadana". Esta propuesta ha contado con el amplio respaldo de los grupos parlamentarios.

Aunque la subcomisión no contará con capacidad legislativa, al término de sus trabajos va a emitir un dictamen de conclusiones que se elevarán a la Comisión Constitucional, donde se debatirán y aprobarán los posibles cambios en la legislación electoral.

La idea inicial es que desarrolle su labor hasta final de año, pero existe la posibilidad de acordar prórrogas de seis meses si así lo consideran oportuno los grupos parlamentarios.


Composición
El presidente de la Comisión Constitucional y expresidente del Congreso, Jesús Posada, será el encargado de coordinar sus trabajos. Habrá trece miembros en la subcomisión, tres del PP, dos del PSOE, dos de Unidos Podemos, dos de Ciudadanos y uno en representación de cada uno de los restantes grupos parlamentarios.

En la exposición de motivos que justifica la iniciativa, se destaca que el sistema electoral español ha cumplido su función "adecuadamente" durante 35 años "permitiendo la consolidación estable y el fortalecimiento de la democracia en España".

No obstante -añade- resulta "innegable" que existe un debate abierto sobre las posibilidades de reforma del sistema electoral que se refleja en numerosas propuestas concretas de las formaciones políticas y también en el análisis crítico realizado desde instituciones académicas o por expertos del mundo universitario.

Entre las propuestas que se van a poner sobre la mesa, Ciudadanos pretende desbloquear las listas electorales para que los electores puedan "evaluar" no solo a los partidos sino también a los políticos concretos. También apuestan por una mayor proporcionalidad del valor de los votos para que no pesen tanto los territorios y abogan por modificar el voto rogado para que deje de ser "un vía crucis" para los residentes en el exterior.

Podemos se ha sumado a la voluntad de reformar una ley electoral que, a su juicio, fue diseñada para construir un sistema "bipartidista y de mayorías absolutas que no se corresponde con la actual realidad social", han explicado.