Todo lo que debe saber para ser feliz como nómada laboral

Imagínese medio tumbado en una hamaca en la playa con un ordenador entre sus piernas. La brisa marina atenúa las incomodidades de la larga exposición al sol y el ruido de las olas ejerce de perfecta banda sonora. ¿Quién no quisiera trabajar en este entorno?

Los fans de este movimiento han explotado esta imagen bucólica para darle fuerza a una tendencia empresarial que está en plena expansión. Es ideal, añaden, para maximizar el rendimiento al facilitar que el profesional se sienta realizado en todas las facetas de la vida, conciliación su vida personal y laboral.

Fuera mitos

La realidad, cuentan aquellos que practican este llamativo estilo de vida, es muy diferente. Lo primero que dejan claro es que resulta falso que vivan eternamente de vacaciones. Para empezar reconocen que trabajar en remoto todo el tiempo es demasiado arriesgado. “Yo creo que en el futuro más y más gente trabajará en remoto, pero solo uno o dos meses al año”, indica Peter Fabour, director de “The Surf Office”.

Por su experiencia, cree que esta tendencia resulta efectiva tanto para las empresas como para los profesionales con determinadas condiciones. “En todos los empleos hay proyectos que se tienen que hacer en un determinado tiempo, una semana por ejemplo, pero que en la oficina no se pueden hacer porque hay interrupciones continuas”, explica.

Image

Imagen alusiva. | AtlanticoHoy.com

Ni freelance, ni autónomo

Ser un nómada digital a tiempo completo es una labor compleja pues obliga a cambiar de hábitos, si a eso se le añaden las dificultades propias de quien se aventura a trabajar por cuenta propia como freelance o a poner en marcha una empresa, el nivel de riesgo al que se expone es muy elevado. “No digo que es imposible, pero sí mucho más difícil de lo que parece por eso pienso que lo peor que alguien puede hacer es dejar su empleo para trabajar en remoto. Yo veo que la mayor parte de la gente que trabaja en remoto son asalariados”, advierte Fabour.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la importancia de la cercanía y mostrar una imagen de profesionalidad fiable a la hora de captar clientes. “Si eres autónomo, quienes estén interesados en tus servicios no quieren ver que trabajas en la playa. En segundo lugar es muy difícil conseguir nuevos clientes en remoto y como autónomo los necesitas cada mes”, añade.

Image

Imagen alusiva.| AtlánticoHoy.com

Diseña tu día 

La principal ventaja es que puedes diseñar tu día a la medida e instalar tu residencia en cualquier parte del mundo. “Puedo trabajar tres horas y si no me siento productivo me voy una hora a la playa, tomo un café y luego vuelvo. Si trabajo como empleado en una oficina mi día está diseñado y no puedo decir que voy a la playa a media mañana”, indica Fabour.

Este tipo de libertad tiene una contrapartida no tan beneficiosa y que merece ser valorada. “Es difícil no trabajar todo el tiempo. Puedes ir a la playa durante el día, pero después tienes que trabajar y lo haces más tiempo que estando en la oficina. En mi caso, parece que estoy de vacaciones, pero creo que trabajo mucho más que si estuviera como un empleado”, confiesa el promotor y director de “The Surf Office”.

Image

Imagen alusiva. | AtlanticoHoy.com

Acostúmbrate a la soledad

Una saludable autogestión personal es la competencia clave a desarrollar para disfrutar trabajando en remoto, especialmente a la hora de manejar las emociones. “Uno se siente muy solo. No hay muchas personas con este tipo de trabajo. Personalmente me gusta estar con gente que hace cosas totalmente diferentes, pero estos no pueden ir a la playa el lunes”, indica.

Perder la noción del tiempo es también muy habitual cuando se practica este estilo de vida. “Es típico que pueda estar ocho horas trabajando en mi ordenador sin hablar con alguien. Por eso digo que lo mejor es combinar el trabajo en remoto con el de oficina”, insiste Fabour.

Image

Imagen alusiva. | AtlanticoHoy.com

Convence a tu jefe

Definido el panorama completo, con sus ventajas y desventajas, solo cabe añadir que el primer paso para empezar a poner en práctica este estilo de vida a tiempo parcial que propone el impulsor de “The Surf Office” es hablar con tu jefe y sin “plantearle que vas a ir a trabajar a Bali”, convencerlo para que te dejara probar a trabajar “un día a la semana desde casa y así le demostraras que lo puedes hacer y ofreces más resultados”.