Londres descarta el uso hipotético de la fuerza para defender Gibraltar como hizo con Malvinas

El Gobierno británico ha descartado este lunes un hipotético uso de la fuerza militar en Gibraltar para defender el peñón como sí ocurrió con las Islas Malvinas, según ha informado un portavoz de la residencia oficial del 10 de Downing Street, como habían sugerido algunas voces conservadoras.

"Esto no va a pasar", indicó la fuente tras la polémica generada al revelarse las líneas negociadoras de la Unión Europea con Londres, que indican que ningún acuerdo entre las partes podrá aplicarse en Gibraltar sin un acuerdo previo entre el Reino Unido y España.

Al respecto, el presidente del Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento británico, Dominic Grieve, calificó hoy de "apocalíptico" sugerir que el Reino Unido estaría dispuesto a ir a la guerra para defender Gibraltar.

Sin embargo, el antiguo líder conservador Michael Howard sugirió este fin de semana que la primera ministra, Theresa May, sería" tan firme con Gibraltar como lo fue Margaret Thatcher con las Malvinas", al enviar en 1982 una fuerza militar para defenderlas de Argentina.

"Todo lo que Lord Howard estaba tratando de establecer es nuestra resolución para proteger los derechos de Gibraltar y su soberanía", indicó el portavoz de Downing Street.

"Ningún acuerdo, una vez que el Reino Unido abandone el bloque comunitario, podrá aplicarse en Gibraltar si no hay antes un acuerdo entre Londres y Madrid"

El domingo, Howard declaró a los medios que "hace 35 años esta semana, otra mujer primera ministra envió una fuerza naval al otro lado del mundo para defender la libertad de otro grupo pequeño de británicos contra otro país hispanohablante, y estoy totalmente seguro de que nuestra actual primera ministra mostrará la misma resolución en defender al pueblo de Gibraltar".

Sin mención
Gibraltar no apareció mencionado en la carta que el pasado miércoles May remitió a Bruselas para activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, dando inicio a las negociaciones sobre los términos de la retirada británica del bloque europeo.

En respuesta a esa carta, la UE divulgó el viernes las líneas de negociación, que indican que ningún acuerdo, una vez que el Reino Unido abandone el bloque comunitario, podrá aplicarse en Gibraltar si no hay antes un acuerdo entre Londres y Madrid.

Gibraltar está bajo soberanía británica desde 1713 y en un referéndum en 2002 rechazó por un 99 % de los votos la posibilidad de una soberanía compartida con España.

Un suicidio con olor a alcanfor

González Pons fija en el Parlamento Europeo la posición del Gobierno de España, 30 de enero de 2017