Tres años de prisión para conductor que atropelló mortalmente a peatón y huyó

Tubigú

La Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha condenado a una pena de siete meses por la omisión del deber de socorro y dos años y ocho meses de prisión a un conductor que atropelló mortalmente a un peatón que cruzaba por el paso de cebra en una calle de Santa Cruz de Tenerife en octubre de 2017, y que posteriormente se dio a la fuga.

La sentencia es firme tras haberse alcanzado por conformidad y en ella se priva además al acusado de la pérdida definitiva del permiso de conducción que posea y se precisa que es criminalmente responsable de un delito de omisión del deber de socorro, según el fallo dado a conocer hoy por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Como hechos probados la Audiencia señala que sobre las 21:53 horas del 16 de octubre de 2017 el acusado, A.M.P.B., y quien ya había sido condenado diez años antes por un delito de conducción temeraria, circulaba por la calle Alcalde Mandillo Tejera, de Santa Cruz de Tenerife, conduciendo un vehículo propiedad de otra persona y que usaba habitualmente con su consentimiento.

Al parecer emprendió una velocidad superior a la permitida para la vía e inadecuada para sus propias facultades psicofísicas para la conducción, mermadas en aquel momento por el previo consumo de cocaína, morfina, metadona y THC, y a consecuencia de todo ello, al llegar a la altura del número 19 de dicha calle, atropelló a una persona que cruzaba reglamentariamente por el paso de cebra.

El peatón fue alcanzado por el frontal del turismo cayendo luego sobre el capó y se golpeó con el parabrisas delantero en la parte posterior de la cabeza, tras lo cual fue proyectado contra el suelo.

 

Omisión del deber de socorro

Según la sentencia, el acusado se dio a la fuga a gran velocidad en dirección a la calle Simón Bolívar a sabiendas de que había atropellado a una persona, que ésta se hallaba gravemente herida y que precisaba ayuda de urgencia, sin asegurarse de la presencia en el lugar de otras personas que pudieran auxiliarla.

El acusado, que tampoco solicitó ayuda de terceras personas, personas o de los servicios de urgencia, abandonó su coche dejándolo aparcado y cerrado en la calle Ribera, donde fue localizado sobre las 22:25 horas del mismo día por efectivos de la Policía local.

Añade que el conductor se refugió en su casa, donde apagó las luces y se encerró sin atender las llamadas de los agentes, pero al día siguiente se presentó en las dependencias de la Policía local, donde se le hizo prueba de alcoholemia, con resultado negativo, y de otras drogas, que dieron positivo a cocaína, opiáceos y cannabis.

A resultas del violento atropello el peatón sufrió un cuadro de politraumatismo con traumatismo cráneo-encefálico severo y lesión de centros vitales encefálicos, que determinó su fallecimiento el 17 de octubre de 2017 en el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, añade la sentencia.

La Audiencia indica que los familiares directos de la víctima han renunciado al ejercicio de las acciones civiles derivadas de su fallecimiento al haber sido compensados por la compañía aseguradora con la cantidad de 194.183,75 euros.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...