Dieciséis núcleos gallegos amanecen con riesgo para la población

El Gobierno pide colaboración en la investigación

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha apelado hoy a la colaboración ciudadana para poder detener a los causantes de los incendios en Galicia ya que la sospecha es que su origen ha sido provocado.

"Hay sospechas de intencionalidad", ha afirmado la ministra en Pamplona, donde ha protagonizado un desayuno informativo de Navarra Televisión, en el que la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, ha ofrecido a Galicia el apoyo de bomberos y guardería forestal. 

En su intervención, García Tejerina ha mostrado sus condolencias por las personas fallecidas y ha pedido la colaboración de la ciudadanía no solo a la hora de "extremar el cuidado" para evitar fuegos sino también para "identificar a quienes causan daños imperdonables y irreparables". 

Y ha precisado que los brigadistas piden que no se llame pirómanos a quienes provocan estos fuegos porque no son enfermos, son incendios que tienen "mucha mala intención detrás". 

Tras mostrar su deseo de poder viajar hoy mismo a Galicia cuando termine la agenda que tiene en Navarra, donde a primeras horas de la tarde se reunirá con regantes del Canal de Navarra, la ministra ha señalado que su departamento ha movilizado para hacer frente a estos incendios hasta once de sus aviones de mayor capacidad, así como tres helicópteros y dos aviones de información.

Dieciséis puntos de Galicia han amanecido hoy con situación dos, de riesgo real para núcleos poblados, por los incendios forestales tras añadir los fuegos de Friol, Monforte de Lemos y Pantón (Lugo) y desactivar la alerta en Negreira (A Coruña).

La Consellería del Medio Rural de la Xunta ha informado hoy de que en la provincia de Lugo esta madrugada el fuego ha obligado a activar la situación dos: en la parroquia de Anxeriz, en Friol; la parroquia de Chavaga, en Monforte de Lemos; y la parroquia de Cangas, en Pantón.
La única desactivación de situación dos ha sido en Negreira (A Coruña), el único fuego que tenía esta alerta en la provincia coruñesa tras la cancelar ayer por la mañana otra alerta en Boiro, en el fuego de Cures.
Lugo mantiene en alerta por riesgo para la población los fuegos de Noceda y Donís, en Cervantes, en plena reserva de la biosfera de Os Ancares, donde los vecinos temen perder sus viviendas y dicen estar "rodeados" por las llamas mientras denuncian que faltan medios.
En Ourense viven la situación dos un incendio en San Cristovo de Cea, en Oseira, por proximidad a Pieles; otro en Baños de Molgas, en Betán, por cercanía a Nevoeiro; un tercero en Chandrexa de Queixa, en Chaveán, por proximidad a Vilamaior, en el municipio vecino de Castro Caldelas; el cuarto en Paderne de Allariz, en la parroquia de Cantoña; y el último en Lobios, en Araúxo.
En Pontevedra hay seis incendios en situación dos, con el de Ponteareas, que empezó en Padróns, como más importante tras extenderse a los municipios de Redondela, Soutomaior y Pazos de Borbén -donde está el riesgo en Nespereira-, con 1.500 hectáreas de superficie.
Los fuegos de Salvaterra de Miño, en Pesqueiras, cercano a Castelo; Gondomar, en Morgadáns, próximo a este mismo núcleo; As Neves, parroquia homónima, junto a Paredes; y Baiona, en Baíñas, cercano a esta población; también están en situación de riesgo real para la población.
A estos se une el incendio de Nigrán, en Parada, donde ya ha habido dos víctimas mortales, fallecidas cuando viajaban en una furgoneta que ha sido pasto de las llamas.
La otra víctima mortal de la noche ha estado en Carballeda de Avia (Ourense), aunque en este caso no existía el decreto de situación de riesgo para núcleos poblados.
400 vecinos de Vigo desalojados

Unos 400 vecinos de Vigo, la práctica totalidad de zonas rurales, han sido desalojadas de sus viviendas por los incendios forestales, aunque la mayoría ya han podido regresar a casa.

De esa cifra, 224 personas han pernoctado en diferentes hoteles de la ciudad, que han brindado sus habitaciones gratis, y en estos momentos solo permanecen en establecimientos hoteleros 21. 

Entre los desalojados se cuentan alumnos de la residencia de estudiantes de la Universidad de Vigo. También fue evacuado el mercadillo de San Cosme. 

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha detallado en rueda de prensa que dentro del término municipal hay activos en estos momentos dos focos "consistentes", pero en ningún caso en núcleos habitados, en los montes del Alba y Galiñeiro, y que el resto están extinguidos o controlados. 

Caballero ha significado que ahora siguen desplegados todos los efectivos de Bomberos, Policía Local y Protección Civil bien para combatir las llamas o para evitar que se reaviven focos. 

Por el momento no están cuantificados los daños materiales, si bien Caballero ha avanzado que hay "algunas casas" afectadas. 

El alcalde de Vigo ha hablado de un "número inconmensurable" de incendios, algunos de los cuales ha descrito como "pavorosos", y ha destacado la "gran movilización" ciudadana que ayudó a evitar la propagación de algunos focos, tanto en zonas del rural como del casco urbano. 

Según Caballero, "llama la atención" la acumulación de incendios simultáneos o separados por apenas minutos y a 4 o 5 kilómetros de distancia unos de otros, y ha añadido: "Todo señala que esto no fue accidental".

Se ha referido a conatos como el de las inmediaciones de la plaza de España y a "otros muchos" que "no obedecen a ninguna lógica"