Días de ansiedad y cajas de cartón para los eurodiputados británicos

En el despacho del eurodiputado británico Richard Ashworth las cajas han tomando el espacio, aunque el retrato de la reina Isabel II sigue presidiendo el cuarto. El veterano político no quiere descolgarlo hasta el último momento, como si ese gesto marcase realmente el fin de Reino Unido en la Unión Europea.

    
El político conservador, que lleva quince años como miembro del Parlamento Europeo, dijo a Efe que está "triste" por el "brexit" pero, sobre todo, "muy triste" por la forma "humillante" en que Westminster y Downing Street están gestionando la salida.
Con todo, la preocupación de muchos eurodiputados británicos estos días es mucho más prosaica que la pertenencia o no de su país al proyecto comunitario: "¿qué haré en los próximos años con mi vida?, ¿seré eurodiputado otra vez? o ¿debo cancelar mi contrato de alquiler en Bruselas?", explican.
    
Días antes del 29 de marzo -la primera fecha prevista del "brexit"- a los setenta y tres eurodiputados británicos se les distribuyeron quince cajas de cartón para ayudarles a vaciar su despacho.

Por suerte, las mudanzas, como el propio "brexit", se dejan hasta el último momento, y a ninguno le ha pillado la prórroga con todo empaquetado.

    
A estas alturas, la mayoría de eurodiputados del Reino Unido reconoce no verse capaz ya de aventurar nada ni sobre el futuro del "brexit" ni del suyo propio, así que en la mayoría de despachos británicos la mudanza está a medio hacer.