Ascienden a 1.000 los heridos, ocho graves, tras una estampida en Turín

Alrededor de 1.000 personas resultaron heridas, ocho de ellas de gravedad, en la noche del sábado en Turín tras una estampida provocada por una falsa alarma que sembró el pánico entre los aficionados que veían la final de la Liga de Campeones entre el Juventus y el Real Madrid en una plaza de la ciudad.

La mayoría de los heridos presentan daños leves, como contusiones y rozaduras, y han sido atendidos en diversos hospitales de Turín, a los que acudieron tras el suceso, informan los medios locales. Los ocho de gravedad permanecen ingresados, y entre ellos hay una joven y un niño, ambos con pronóstico reservado.

Caída de barandilla
El suceso se produjo pasadas las 22.15 locales cuando los aficionados que se encontraban en la Plaza San Carlo de Turín comenzaron a marcharse rápidamente y terminaron impactando en masa contra las barreras de contención.

La razón del suceso pudo ser la caída de una barandilla de una escalera de acceso a un aparcamiento subterráneo, aunque algunos testigos apuntan también a la explosión de un petardo que provocó un gran ruido y el pánico entre las personas congregadas.

Como consecuencia de la estampida, unas 1.000 personas sufrieron heridas al intentar alejarse de la zona.

Las fuerzas de seguridad y los bomberos acudieron de inmediato a la plaza para devolver la tranquilidad y en estos momentos las autoridades italianas investigan qué sucedió exactamente. La gran mayoría de los aficionados se alejaron de la plaza antes de las 22.30 locales y sólo pocos se quedaron hasta el final del encuentro de Cardiff, en el que el Real Madrid se impuso por 4-1 al Juventus y conquistó su duodécima Copa de Europa.