El CD Tenerife depende de sí mismo para salvarse

El CD Tenerife sigue peleando por mantenerse en la categoría de plata del fútbol español. No está siendo una temporada sencilla para el equipo, siempre en el alambre, siempre con la amenaza del descenso rondando.

El equipo se está mostrando muy irregular durante todo el curso y, por si fuera poco, el parón llegó cuando los insulares estaban en su mejor momento, justo cuando habían conseguido sumar diecisiete puntos de los últimos veinticuatro en liza; ocho partidos en los que solo cedieron una derrota y dos empates.

De aquí a final de temporada no queda otra que recuperar el tono perdido durante este prolongado “descanso”. Lo peor es que el equipo chicharrero aún se tiene que enfrentar a los tres primeros de la clasificación y grandes favoritos al ascenso directo, según los pronósticos de apuestas deportivas: Cádiz, Zaragoza y Almería.

Tres partidos clave para lograr la salvación

El Tenerife depende de sí mismo para salvar la categoría y tiene en el horizonte varios enfrentamientos directos que pueden resultar determinantes.

En la jornada 37 tendrá que medirse al Deportivo de la Coruña, que, tras un comienzo liguero de pesadilla, ha cambiado radicalmente su cara con la llegada de Fernando Vázquez al banquillo blanquiazul. Bien es cierto que el fulgurante efecto del “entrenador nuevo” ya pasó. No obstante, la cara del equipo es otra muy distinta a la que mostró a principios de temporada.

Los dos últimos duelos pueden ser agónicos y tiene pinta de que marcarán el destino del equipo en una categoría en la que todos los equipos tienen un nivel tan parejo. En la penúltima jornada recibirá en el Heliodoro al Lugo, en esta ocasión sin el apoyo del público. Esa falta de apoyo de la afición y el sentimiento de extrañeza que genera en los equipos locales está haciendo que resulte más complicado sacar adelante los partidos de casa. En ese sentido se han manifestado ya varias personalidades, el último en hacerlo ha sido el técnico del Almería, José María Gutiérrez. A esta adversidad tendrá que sobreponerse el Tenerife. A priori, el Tenerife es ligeramente superior al conjunto lucense, que con 45 goles encajados cuenta con uno de los peores sistemas defensivos de LaLiga Smartbank. Tampoco destaca en la faceta ofensiva, donde Cristian Herrera es su principal referencia, con 8 tantos anotados hasta la fecha.

La última jornada el enemigo a batir será el Numancia y hay posibilidades de que el partido sea como una auténtica final, ya que podría darse el caso de que el vencedor conservase la categoría y el perdedor cayese a la 2ªB. El Numancia está atravesando un momento terrible en la temporada y lleva 11 jornadas sin conocer la victoria, 11 jornadas en las que solo ha podido sumar 2 puntos. Si no cambia pronto la tendencia, el club soriano será uno de los equipos que ocupen una de las plazas de descenso al finalizar la Liga. Esa es una de las bazas del Tenerife, que los numantinos no sean capaces de reconducir la situación. Futbolísticamente, el Numancia vive del talento del canterano sevillista Curro Sánchez, de zurda exquisita y buena capacidad goleadora -11 goles y 5 asistencias-.

El Tenerife tiene la permanencia en su mano, ahora le toca cumplir las expectativas para brindarle otro año en Segunda a la afición.