Deportes de Invierno: Lo que no te cuentan

Tuvigú

Seguramente si realizásemos una encuesta a nivel mundial sobre cuál es la época del año preferida por los deportistas, la mayoría elegiría el verano. El buen tiempo, las vacaciones y la posibilidad de tener más horas de sol les permite poder disfrutar del deporte al aire libre. Sin embargo, otro grupo, cada vez más considerable, despide con alegría el verano para descontar días hasta que bajen las temperaturas y caigan las primeras nevadas.

Mientras la mayor parte de la población, con la llegada del frío y el frente polar, se encierra en sus hogares, se suceden los interminables maratones de películas y series bajo la manta. El ocio se limita a ir a casa de unos amigos o a tomar algo; pero los amantes de los deportes de invierno dan la bienvenida al frío con una sonrisa, deseando sacar su material deportivo del trastero y lanzarse a la aventura.

Las nevadas, el hielo y las bajas temperaturas son los mejores aliados para la práctica deportiva de varias disciplinas, tanto al aire libre como en canchas habilitadas, donde desatan su adrenalina estos deportistas invernales.

Habitualmente, los deportes de invierno requieren de una inversión económica alta para su realización, debido al material deportivo específico y de alta calidad, que les permite combatir las bajas temperaturas mientras los deportistas disfrutan con su pasión.

Algunas disciplinas deportivas de esta temporada del año generan gran expectación, principalmente las que pertenecen a los Juegos Olímpicos de Invierno, pero todas tienen un denominador común: la velocidad, la adrenalina y un ambiente glacial.

El frío no es excusa para dejar de hacer deporte y abrazarse al sedentarismo. Te damos a conocer algunos de los deportes de invierno que podrás practicar en zonas gélidas. Y es que es el momento de cambiar la hierba y el parqué por el hielo y la nieve, la playa por la montaña y aventurarte a nuevas experiencias deportivas.

El deporte de invierno más popular y practicado es el esquí. Lo habitual es que los deportistas amateurs que lo practican suelan ir a pistas habilitadas para afrontar el reto de progresar y así afrontar sus primeras caídas al ponerse los esquís. Esta disciplina deportiva tiene muchas modalidades y competiciones. Esquí alpino, artístico, cross, esquí de fondo, esquí de travesía, saltos de esquí, heliesquí…

En definitiva, diversas variantes con características particulares y niveles de dificultad que requieren mayor destreza, dejando atrás el ámbito recreativo por uno más competitivo. Sin embargo, todos tienen el mismo fundamento: deslizarse por la nieve utilizando unas tablas adheridas a unas botas, pudiendo ayudarse de los bastones que se llevan en cada mano.

El segundo deporte en la nieve que más adeptos tiene es el snowboard. Aquellos que poseen un monopatín o que les gusta surfear en verano, encuentran en esta disciplina un modo de seguir demostrando su equilibrio, acrobacias y piruetas cambiando los parques y las olas por la nieve, que además les aporta la adrenalina de la velocidad de su tabla deslizándose por las inclinadas montañas nevadas.

El patinaje sobre hielo, tanto en superficies naturales como artificiales, así como en sus variantes de velocidad, artístico o extremo es otro deporte muy popular en este periodo del año.

Algunas pistas son todo un icono mundial, como se ha mostrado en muchas películas, con las pistas neoyorquinas de Central Park o Rockefeller Center, por ejemplo. Además, en Estados Unidos y Canadá se disputa durante estas fechas la primordial liga de hockey sobre hielo, la NHL.

El curling, las raquetas de nieve, el skeleton o el mushing son otras de las muchas opciones que nos permite el invierno para que no encontremos en el frío la excusa de dejar de hacer deporte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...