El equilibrio necesario (II)

El Tenerife 16-17 ha llegado al éxito a través del equilibrio. Y no sólo porque los canteranos, los veteranos y los nuevos fichajes ofrezcan una participación casi similar en minutos de juego, titularidades y goles, tal y como reflejaba AtlánticoHoy la pasada semana, sino también porque el equipo blanquiazul ofrece un comportamiento parejo como local y como visitante.

Así, el grupo de Martí es el quinto mejor equipo de la Segunda División ante su afición... y también es el quinto mejor equipo de la categoría en sus desplazamientos. Este equilibrio le ha permitido llegar a la penúltima jornada con los deberes casi hechos: sólo necesita un punto ante Nàstic y Zaragoza para certificar, de manera matemática, su clasificación para las eliminatorias de ascenso.

Un repaso a los mejores equipos en su campo ofrece notable similitud con la clasificación general, con alguna salvedad: es cuarto un Oviedo que casi se ha despedido de las eliminatorias de ascenso, mientras que no está entre los diez primeros el Cádiz, que lleva media liga en zona de playoff. Incluso el Almería, que aún no tiene asegurada la permanencia, es mejor local que los gaditanos.

Mientras, entre los mejores visitantes del curso están los mejores equipos de la categoría... y el sorprendente Reus, apenas décimo clasificado absoluto, pero que ha sumado seis victorias lejos de su feudo ¡y sólo ha recibido trece goles en sus veinte desplazamientos!, cifra propia de un candidato al ascenso directo. Eso sí, nadie es tan equilibrado como el Tenerife, quinto en ambos casos.

En el caso blanquiazul, sorprenden sus prestaciones como visitante, que rompen su mala tendencia de los últimos años y también la dinámica negativa con la que empezó este curso. De hecho, el grupo de Martí sumó una victoria, un empate y cuatro derrotas en sus seis primeras salidas ligueras. Desde entonces, en los siguientes 14 desplazamientos, apenas ha perdido otros dos partidos.

El análisis de las temporadas más recientes en Segunda División también obliga a destacar los buenos números como visitante del Tenerife 16-17. En la última década, sólo en el curso 08-09, que acabó con el ascenso a Primera División, superó los 24 puntos que totaliza hasta ahora en los desplazamientos. Y hace dos años, por ejemplo, apenas sumó doce en todo el ejercicio.

El capítulo goleador también refleja el equilibrio en el que se mueve el grupo de Martí. Las 48 dianas marcadas hasta ahora le colocan como octavo equipo más realizador de la categoría, mientras que los 35 tantos recibidos le sitúan como tercer conjunto menos batido. Nada que ver, por ejemplo, con el Tenerife que ascendió hace ocho años... con 47 goles en contra (y 79 a favor).

Y es que el Tenerife 16-17 parece empeñado en demostrar que el equilibrio es el mejor camino hacia el éxito.
Image
Image