Decenas de patrullas de policía protestan en la casa presidencial de Argentina

AdminsitradoresFincasSC

La protesta de la Policía de la provincia de Buenos Aires, el distrito más rico y poblado de Argentina, en petición de mejores salarios, escaló este miércoles después de dos días de actos y marchas en diversas ciudades, a la espera de una propuesta que mejore sus condiciones de trabajo en momentos de alta preocupación social por la creciente ola de inseguridad.

La manifestación de los policías llegó al mediodía de este miércoles hasta las puertas de la residencia presidencial del peronista Alberto Fernández en la localidad bonaerense de Olivos, con decenas de patrullas policiales en fila estacionadas frente al lugar mientras cientos de efectivos protestaban con pancartas y cánticos.

La medida de fuerza fue puesta en duda por el mandatario, quien aseguró que "no es ético aprovechar el momento de la pandemia para profundizar las crisis y reclamar cosas que a veces son difícil de resolver".

"Reivindicamos mucho las necesidades que vive la provincia de Buenos Aires", según sostuvo Fernández en un acto en la compañía cervecera Quilmes, en las afueras al sur de la capital, al señalar que caen los recursos que la Nación envía al distrito pese a que aumenta su número de habitantes.

"Y eso no se resuelve escondidos en patrulleros tocando sirenas, eso se resuelve hablando frontalmente. Y el Gobierno nacional no se va a hacer el distraído, el Gobierno nacional va a afrontar este problema con el gobernador, como lo hacemos diariamente", subrayó el presidente.

NO HAY ACUERDO

Los agentes rechazaron una primera oferta del Gobierno bonaerense, a cargo del kirchnerista Axel Kicillof, y mantuvieron desde el lunes la protesta, a la que fueron adhiriendo más integrantes de la fuerza policial.

En la mañana del miércoles de esta semana, hubo una nueva reunión con las autoridades provinciales en búsqueda de un acuerdo para poner fin a la medida de fuerza, aunque representantes del cuerpo aseguraron, indignados, que terminó sin éxito.

Durante ese encuentro, y en medio de la tensión, un policía trepó, llorando, a lo alto de una torre de energía ubicada en el lugar de la protesta principal, en el municipio de La Matanza.

Luego de que sus compañeros y familia intentaran convencerlo de bajar, un amigo también policía subió con un arnés para ayudarlo a descender.

Los policías reclaman un incremento salarial de entre el 56 y el 64 %, según los escalafones, además de otras mejoras y que se les otorgue el derecho de conformar un sindicato, ya que las fuerzas de seguridad están excluidas de esta posibilidad.

Las protestas se desarrollan desde este lunes en diversos puntos del distrito, y las más numerosas tienen lugar en la localidad de La Matanza, frente al comando central donde tiene sus oficinas el ministro de Seguridad bonaerense, y en la ciudad de La Plata, la capital provincial.

Los policías declararon que con salarios de unos 30.000 pesos (380 dólares) "no llegan a fin de mes" y deben trabajar "doce horas diarias" para sumar ingresos adicionales, en los que cada hora extra se paga 40 pesos (0,50 centavos), según indicaron a los medios locales.

MAYOR PROTECCIÓN CONTRA EL CORONAVIRUS

El capitán Mariano Díaz advirtió hoy que "los delincuentes altamente peligrosos poseen un armamento mejor que la policía".

"Nos meten presos por nada. Queremos justicia para el personal policial, los héroes somos nosotros, ponemos el pecho por gente que ni siquiera conocemos", subrayó el capitán.

Los reclamos también se centran en medidas sanitarias que protejan a los efectivos en el marco de la pandemia de coronavirus porque, tal y como afirman, ellos deben pagar de sus bolsillos las mascarillas y el alcohol en gel para cuidarse.

Unos 7.000 policías bonaerenses se contagiaron de coronavirus, de los cuales diez fallecieron, según informó el ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni.

Los efectivos también demandan que los participantes de las protestas no sean sancionados por las autoridades y que se respete su derecho a manifestar.

La Policía de la provincia de Buenos Aires cuenta con unos 90.000 efectivos y se suman los efectivos de las policías locales de los municipios del distrito es la fuerza más numerosa del país.

El duende del fuego