David Sainz, el genio creativo digital que quiere Mambo

Cuando a los 19 años nuestro protagonista hizo su maleta en Gran Canaria para poner rumbo a Sevilla, donde comenzara a construir su sueño, no se planteó el devenir que le tenía el entonces futuro. Hoy, y tras un crecimiento exponencial en las tecnologías y en la conectividad, se ha convertido en referencia nacional en el sector digital de la creatividad.

Actor, director, guionista, cantante, productor… Cineasta. Desde su irrupción como ‘el Negro’ en su aclamada serie digital ‘Malviviendo’, David Sainz no ha hecho más que crecer, reinventarse y seguir creando contenido, siempre novedoso, para regalar carcajadas a sus seguidores en internet. ‘Different Eintertainment’, la productora de Sainz donde se da forma a todo el contenido del cineasta, estrena el 8 de octubre la nueva temporada del penúltimo gran éxito de David, la serie ‘Mambo’, que coprotagoniza en pantalla con el actor y cómico tinerfeño Aarón Gómez para la plataforma digital de Televisión Española, Playz

Mambo relata la historia de dos primos canarios que buscan alcanzar su sueño musical. Julio Mambo (David Sainz) es una antigua estrella infantil que quiere recuperar su fama y para ello convence a su primo Gustavo (Aarón Gómez), algo tímido, y que busca la excelencia en la música. Juntos, emprenden una aventura en una serie musical, donde las canciones muestran el infinito ingenio de Sainz como creador gracias a las parodias que hace de todos los estilos musicales que uno pueda imaginar.

Tras una primera temporada de éxito, ¿con qué se van a encontrar los seguidores de Mambo en la segunda?
"La serie sigue siendo lo mismo en cuanto a género. Es una comedia musical, lo que pasa que al tener ya todos los personajes presentados y haber agotado ya la sorpresa de la música, hemos tenido que tirar de un guión algo más complejo y yo creo que bastante mejor que la primera temporada, más retorcido. Empieza con un crimen de alguien famoso, que no se sabe quién es y solo se sabe que hay un sospechoso que es Julio Mambo. A partir de ahí, casi toda la temporada se basa en el interrogatorio de la policía Cañas, interpretada por Leonor Lavado, a Julio Mambo, que va a contar un poco la historia de cómo pasó todo lo que recuerda".

En la primera temporada, los primos Mambo se reúnen, luego se separan por culpa de una chica entre otras cosas, pero acaban volviendo al dúo. ¿En la nueva temporada su unión se centra más en la sangre familiar o en lo profesional?
"En la segunda empiezan con la vida después de haber tenido un disco que ha sido un éxito. A partir de ahí, se cuenta un poco la tragedia que pasa tras el vació de un gran éxito. Después, ese segundo paso que hay que dar es muy complicado y difícilmente suele igualar al primero. También hay un problema de inspiración de los primos Mambo y que hace que, no separándose de una manera tan contundente como en la primera, sí que cada uno busca de nuevo esa musa por caminos diferentes".

Image

El interrogatorio a Julio Mambo (David Sainz) guiará la nueva temporada | CEDIDA

¿Hay algún mensaje en el nuevo cartel promocional, donde en la misma ‘pose’, cambian los lados y las miradas de lugar?
"Sí que tiene que ver. Aunque al final de la primera temporada hubiera un pequeño bache de los primos por culpa de las circunstancias que lo separaron, sí que los dos tenían un objetivo común como es la música y hacer un disco, aunque uno con la intención de buscar la fama y el otro la excelencia musical, pero al fin y al cabo los dos van hacia el mismo sitio, que es la cima. En el segundo cartel queremos explicar que los primos vuelven a separarse y de una manera, a priori, no tan agresiva como en la primera, pero sí que prácticamente durante toda la nueva temporada estará cada uno buscando el objetivo, que es la inspiración para hacer el segundo disco, pero de una manera muy diferente. Además, también están mirando hacia abajo en vez de hacia arriba, porque esta segunda temporada es bastante más oscura, porque se cuenta desde el punto de vista más canalla y oscuro de Julio, la primera era desde el de Gustavo con un punto de vista más amable y blanco".

¿Ese aspecto canalla de Julio es el que lleva de serie David Sainz?
"¡Eso dice Aarón! Que esta segunda temporada él cree -porque solo ha leído el guión y la ha interpretado, pero no ha visto el resultado final-, que es un poco el ‘sello David Sainz’ en cuanto a lo canalla y lo gamberro. La verdad es que subimos el tono. En la primera estábamos a verlas venir porque era Televisión Española y, al fin y al cabo, daba miedo ponernos muy brutos. Pero siendo la única serie que Playz ha renovado de todas las que sacó el año pasado, hemos ganado en confianza y esta segunda es bastante más agresiva".

Image

Cartel de la segunda temporada de Mambo | CEDIDA

¿Cómo conociste a Aarón Gómez, con el que has forjado una amistad que se ha trasladado a lo profesional?
"Relativamente lo conozco desde hace muy poco tiempo, creo que dos años. Llevo 16 años en Sevilla y la verdad es que estoy muy desconectado de Canarias en el sentido de conocer a toda esta hornada de cómicos que han salido y le han dado salsa al tema, aunque está Manolo (Vieira) siempre, forever. Pero es verdad que se necesitaba gente nueva y un punto de vista joven. Está guay, porque han llegado muchos y empecé a seguir a unos cuantos. Cree que Aarón y yo empezamos hablando por Twitter, otro día quedamos en Madrid y fue algo muy rápido porque nuestro sentido del humor, aunque de cara a la galería es un poco diferente, realmente en petit comite tenemos un sentido del humor muy parecido y congeniamos bien. Con él y con Sofía (Candela en Mambo).

 También aproveché nuestro parecido físico ligero para hacer que en Mambo pudiéramos interpretar a dos familiares. Es curioso, porque los peninsulares no nos diferencian y me saca dos cabezas el 'cabrón'. A Aarón, a veces le dan la enhorabuena por Malviviendo y es muy curioso porque somos dos tipos de monos totalmente diferente. Y bueno, fue un flechazo a nivel personal, pero sobre todo a nivel profesional porque nos compenetramos bastante bien en el sentido de que utilizamos un poco la misma comedia, él quizá más físico y yo un poco menos, y dentro de lo que cabe no somos iguales, pero nos complementamos bien".

"Siendo la única serie que Playz ha renovado de todas las que sacó el año pasado, hemos ganado en confianza y esta segunda es bastante más agresiva"

¿Puede ser que Aarón (entre otros de la nueva hornada y los que se mantienen) sea una estrella de la comedia en Canarias y menos conocido en la Península y David sea una estrella nacional y quizá algo menos conocido en nuestras islas?
"Pues fíjate que yo tengo suerte, porque cuando voy a Canarias es uno de los sitios donde más me paran por la calle y donde más fotos me hago, pero es verdad que no hago humor solo para los canarios, que a veces es lo que ata un poco a los cómicos de escenarios de allí y al final actúan para canarios con un humor más autóctono. Yo hago un humor quizá con algún tinte canario, pero que intento que llegue a la mayor parte de España posible. Al final, vivo en Andalucía y lo bueno que tengo es el testeado de mi equipo (Different), que son todos sevillanos. En el fondo, son dos estilos de humor un poco diferentes y que no es raro que a Aarón no se le conociera en la península por eso. De todas maneras, yo siento el cariño de la tierra todo el rato. Pero como no me subo a escenarios, porque no puedo tampoco, quizás no tengo ese recorrido y ese nombre que tienen Aarón o Kike Pérez".

Image

David Sainz y Aarón Gómez en la presentación de Mambo | CEDIDA

En la serie, no se llega a decir de qué isla son los primos canarios Julio y Gustavo, y ya el año pasado Aarón y tú publicaron en las redes un vídeo musical, que era una parodia muy al estilo de ustedes sobre el pleito insular, con un enfoque claro de unión. ¿Se quiere dejar este mensaje de que Canarias somos todos y una tierra solo?
"Eso se aprende muy bien cuando un canario sale fuera. Desde que salí, para mí no existe esa diferencia, porque al final bebe mucho del fútbol y del Carnaval, y como yo aquí ni bebo fútbol ni bebo Carnaval de Canarias, encontrarme con un tío de Tenerife, de La Palma o de Lanzarote aquí en Sevilla me supone la misma alegría. En el fondo es una tontería, igual que no pasa solo en Canarias, sino en más tierras. Hay como una especie de derbi buscado entre la gente: los de Málaga con los de Sevilla, los de Bilbao con los de Vitoria… Pero al fin y al cabo, cuando toca defender Canarias todos vamos a muerte y cuando toca defender Andalucía todos van a muerte. Es un poco cateto, un punto de vista un poco idiota porque en el fondo, joder, es que somos lo mismo. Es increíble que nos peleemos desde dentro cuando en realidad deberíamos defendernos todos juntos de los posibles ataques externos. Es una tontería que deberíamos tener ya superada".

Muchas veces te etiquetan como ‘el de Malviviendo’. ¿Dentro de unos años prefieres que te sigan recordando así o por ‘el de Mambo’?
"Sinceramente, me da igual. No me arrepiento ni mucho menos de Malviviendo, ni es una carga. Soy conocido por eso y entiendo que hay mucha gente que no verá otro producto mío que no sea ese, pero curiosamente poco a poco estoy ganado una batalla, que creo que es la más importante que se puede ganar trabajando de esto, y es que no me digan ‘el Negro’, ‘el de Malviviendo’ o ‘el de Mambo’, sino David Sainz, que al final es lo interesante. Nunca me he considerado actor y si lo soy es porque las circunstancias un poco me obligan a eso, porque la verdad es que me divierto haciéndolo, pero me considero mucho más director y guionista y entiendo que paulatinamente me vaya apartando de estar delante de la pantalla para irme poniendo detrás. Pero ya te digo, no me es ninguna carga. Tampoco es que sea yo Luke Skywalker, que vaya a reventar toda mi carrera con eso. Sin embargo, todos estos diez años de trabajo que tengo y que podemos ir avanzando es un regalo. De hecho, ahora en octubre se cumplen esos diez años del estreno de Malviviendo y vamos a sacar un documental que habla de toda la historia. Estamos muy orgulloso de lo que hemos hecho".

"Es increíble que nos peleemos desde dentro cuando en realidad deberíamos defendernos todos juntos de los posibles ataques externos. Es una tontería que deberíamos tener ya superada"

Entre tus muchos proyectos delante y detrás de la cámara, también está la película Fogueo, en el que por cierto también está Aarón Gómez, ¿Te gustaría dar el salto a la gran pantalla?
"En realidad, Fogueo es un poco un experimento. El largometraje que sí hemos hecho y salió en unos poquitos cines y tuvo una distribución más profesional fue Obra 67, que la hicimos en 2013. Pero sí es verdad que cuando era más jovencito sí que me obsesionaba la idea de hacer cine. Hoy, viendo cómo es el cine en España y cómo funcionan las cosas y la poca repercusión que al final tienen las películas que uno hace dentro el país y lo que duran en cartelera y lo que las grandes majors te obligan a hacer, no me obsesiona ya para nada. Al final, he conseguido mi objetivo, que es dedicarme a esto. De hecho, te digo que ahora mismo estoy escribiendo una película para una productora grande y a parte también estoy escribiendo una serie para una plataforma de televisión bastante tocha que no te puedo decir, pero ahora mismo me ilusiona más la serie que la peli. Creo que las series están en un punto en el que son más interesantes para el creador. Tienes la posibilidad de desarrollar un personaje a lo largo de muchísimas horas y para un director o un guionista es súperinteresante la posibilidad que te da una serie. Y ya te digo, si viviéramos en Francia o en cualquier país que se respetase un poco más el cine, que creo que en España poco a poco estamos volviendo a sacar cabeza, pero ya no me obsesiona. Para mí, el escalón que podría subir con la serie es más poderoso que con el que podría subir con la película".

Con un perfil claramente de comedia a lo largo de tu trayectoria, ¿te atreverías crear algo dramático?
"Me apetece mucho cambiar de género. Me gustaría, ya no solo drama, sino darle el gusto a mi madre de hacer algo de terror, que también es un género que me encanta. Pero ahora mismo estamos simplemente en la evolución de empezar, porque aunque lleve diez años trabajando de esto digamos que estoy empezando y que aun tengo que ganarme la confianza, ya no de la gente que por suerte la tengo, sino de las empresas que me puedan dar la oportunidad. Por ahora, tengo que tirar de la comedia que, al fin y al cabo, me sale fácil, pero sí que tengo muchas ganas de empezar a explorar otros caminos. De hecho, Obra 67 es lo menos cómico que tenemos y es una de las cosas que mejores críticas ha tenido. Lo bonito de este trabajo es que de repente creas un universo para cada producto y eres como el dios de ese universo que eliminas lo que quieres y lo bonito, para mí, sería hacer las más cosas y variadas posibles y contar otro tipo de historias".

¿Habrá tercera temporada de Mambo?
"No lo sé ni yo, pero todo dependerá, más allá de cómo vaya la temporada, de cómo nos vaya a nosotros y de las puertas que se nos vayan abriendo este año, que por el momento tiene todo bastante buena pinta. Lo que sea para nosotros subir un escalón en este sentido puede hacer que tengamos que eliminar el escalón anterior. No se sabe, pero la primera temporada podría haber acabado donde acabó y la segunda podría acabar donde acaba, pero podría haber una tercera. Dependerá un poco de las circunstancias más allá de Playz. De hecho, en esta temporada hay una sorpresa, que es una especia de Rasca y Pica (Los Simpsons), que es la protagonista de la segunda temporada, es una serie dentro de la matriz, y que es una especie de CSI latino, una telenovela mezclada con crimen, donde hago un montón de tonterías con Kike Pérez, que es uno de los grandes invitados de esta temporada. Casi tiene más sentido que se alargue esta historia que Mambo".