Daniel Bernal Suárez: "Pretendemos acoger formas de hacer literatura arriesgadas e innovadoras"

Tubigú

En su poema Solo al fondo del furor, el poeta Juan Sánchez Peláez escribió, "Que una mujer desnude su alma | Su cuerpo y su alma| Al borde de los astros parpadeantes | Que construya a golpes martirizantes de olvido | Un fantástico jardín con salamandras ebrias". Ese jardín del que hablaba el autor venezolano fue el que inspiró el nombre de La Salamandra Ebria, una revista cultural canaria dirigida por el escritor Daniel Bernal Suárez, que busca dejar a un lado la literatura tradicional para crear un espacio de escrituras disidentes donde lo transmedia acentúe la nueva forma de entender la literatura.

¿Cómo nace La Salamandra Ebria?

La Salamandra Ebria fue una revista que tuvo su primera etapa hace diez años. Esa primera etapa fue en papel y tuvo una vida efímera. Siempre quedó la idea de rescatar aquel proyecto. Esta segunda etapa planteamos  la revista como un proyecto enteramente digital, también porque queríamos dar entrada a una serie de muestras literarias, como pueden ser la creación transmedia o determinadas literaturas experimentales, y se nos quedaba corto el papel para ello.

La revista es de carácter trimestral y ya están preparando el segundo número

El segundo número llegará ahora en febrero. Digamos que va a proponer algunas líneas que ya abrimos en el primero y continuar con ellas. También haremos propuestas novedosas. Pero vamos a seguir un poco con la idea, que yo creo que es de las cosas más interesantes que tiene la revista, del diálogo intercultural. Una visión de la literatura hecha en Canarias, en España, en todo ámbito hispánico, en suma, pero también en continuo diálogo con literaturas de cualquier geografía y de cualquier lengua. Y promover esa especie de mestizaje cultural.

En la definición de la revista decían que esta sirve de cauce para escrituras disidentes. ¿Qué es la escritura disidente?

Existen hoy en día escrituras que están bajo el dominio de lo puramente comercial. Está bien que encuentren ese cauce, es totalmente lícito que exista una literatura puramente comercial o de entretenimiento. Pero muchas veces las obras literarias que muestran un mayor riesgo, o que ponen más juego en cuanto a innovación o experimentación se quedan en algo minoritario. Lo que pretendemos es acoger formas de hacer literatura arriesgadas e innovadoras"

Entonces cree que falta espacio en los medios para ese tipo de escrituras

Probablemente porque tiene mayor visibilidad una literatura que tiene un componente más contentadizo o demasiado amable. Como he dicho, es totalmente lícito que se dé esa literatura. Pero muchas veces se deja de lado una literatura que genere un pensamiento más profundo en los lectores. Que les haga cuestionarse sus realidades y que se las planteen de un modo más crítico. A eso es lo que llamamos escrituras disidentes, a aquellas obras que arriesgan tanto temática como formalmente y que poseen una voluntad crítica explícita.

Escritores y obras que participan en la revista

Con el primer número hemos tenido bastante receptividad por parte de los autores y de las autoras a la hora de brindar su obra y que se muestre en La Salamandra Ebria. Dentro de esta idea amplia de literatura nuestra intención es abarcar la multiplicidad de registros: Narrativa,  poesía, aforismo, teatro… es decir, dar entrada a todas las posibles manifestaciones de la literatura.

Con especial atención en el microrrelato

El hecho de que la revista sea digital también configura una serie de parámetros que actúan como restricciones. Los medios digitales han fomentado la escritura de la brevedad. Hay determinados géneros, como puede ser el aforismo en cuanto al pensamiento y el microrrelato en cuanto a la narración, que se han visto muy favorecidos en los últimos años por la irrupción de lo digital y de internet. Digamos que en los últimos 20 años ya existido un impulso muy fuerte del microrrelato y se ha configurado como un género narrativo propio, con sus características. Nos parecía muy interesante apostar por este género.

"Hay un punto de conexión entre los lenguajes tecnológicos y digitales con la literatura que queremos explotar; no se trata solo de ofrecer meramente como hecho digital literatura tradicional sino generar nuevas formas de hacer literatura"

 

Quieren apostar por la literatura transmedia y experimental, ¿de qué manera?

Hay distintas vías. Pero, en general, y volviendo a la idea de ofrecer obras con cierto carácter de riesgo y experimentación, lo que nos interesa es trascender la idea de literatura tradicional y vinculada exclusivamente a la palabra vertida de modo lineal sobre una pagina. Se trataría de asomarnos a esas apuestas que realizan algunos autores y autoras por obras literarias que, sin dejar de ser literatura ,se entremezclan con lo visual, con lo plástico, lo sonoro o musical y, que, al mismo tiempo, se ramifican en distintas plataformas. Y digamos que hay un punto de conexión entre los lenguajes tecnológicos y digitales con la literatura que queremos explotar; no se trata solo de ofrecer meramente como hecho digital literatura tradicional sino generar nuevas formas de hacer literatura.

Por otra parte, en 2019 fue el ganador de Nuevas Escrituras Canarias con Meditaciones del Pez Austral, ¿qué temáticas abarcaba?

Yo digo que es una especie de diario poético, porque lo escribí a lo largo de los últimos diez años: del 2009 al 2019. Y este diario poético surgió con la intención de ir registrando eventos que me llamaran la atención día a día, lo que pasa es que al final uno descubre que es fiel a determinadas obsesiones y estas se fueron filtrando en el libro. La obra es una especie de navegación por la incertidumbre, que fue la sensación predominante mientras la escribía. Hay otros temas implicados como pueden ser las máscaras que utilizamos las personas para llevar a cabo determinados fingimientos frente a los demás, pero también las máscaras que usamos para ocultarnos a nosotros mismos.

¿Cómo está siendo compaginar la faceta de escritor con la de director de revista?

Yo creo que es algo natural. Antes que la escritura la dedicación principal que uno tiene es la lectura. Yo me considero lector antes que escritor, y lo más natural cuando uno es lector y le apasiona algo es compartir esa pasión. Para mí, La Salamandra Ebria evoca el afán por compartir aquello que me entusiasma literariamente hablando.

¿Leeremos algo nuevo suyo en 2021, aparte de lo publicado en la revista?

No sé si aparecerá algo nuevo, porque no hay intención próxima de publicar algo. Pero sí es verdad que estoy terminando un libro de relatos en el que llevo inmerso los últimos dos años.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...