Fiesta del Tabaco-Canariguán: evento singular de la cultura canaria en Cuba

Cabaiguán, territorio cercano a Sancti Spíritus, la cuarta villa fundada por los españoles en Cuba, fue mercedado como hato ganadero en 1589, manteniéndose vinculado a este tipo de actividad por más de doscientos cincuenta años; no fue hasta principios de la décimonovena centuria, que en un nudo de caminos se conformó un poblado que adquirió importancia durante la Guerra de Independencia de 1868, pues las fuerzas hispanas construyeron en él un fortín donde se instaló un poderoso destacamento militar.

Con el advenimiento del siglo XX y la inauguración en el centro urbano de una estación del Ferrocarril Central, en febrero de 1902, comenzaron a arribar en masa grandes oleadas de inmigrantes canarios y peninsulares, atraídos por las excelentes tierras para el cultivo del tabaco, su posterior proceso industrial y su comercialización; esa fue la razón que motivó un crecimiento atípico del poblado y las zonas rurales cercanas comenzaron a llenarse de ávidos agricultores.

Aunque el tabaco ya se cultivaba en Cabaiguán desde muchos años antes, incluso por contados agricultores canarios que a mediados del siglo XIX ya se encontraban en zonas como Neiva y Santa Lucía, no fue hasta principios de la siguiente centuria que esa planta pasó a ocupar un lugar significativo y sobresaliente en la vida del territorio, hasta que llegó a convertirse en símbolo de su identidad.

tabaco cubano
Las investigaciones realizadas durante las dos últimas décadas han permitido conocer particularidades de las fiestas tradicionales de origen canario en el municipio de Cabaiguán, entre las que se encuentran las relacionadas con el cultivo del tabaco, fundamentalmente las celebradas el 19 de marzo, Día de San José o Patronato, dedicadas a la terminación de la cosecha de esa importante planta para la economía cabaiguanense y componente fundamental de la identidad del territorio; además, otras no menos significativas, como el añejo enfrentamiento entre barrios, la celebración de las Fiestas de la Virgen de la Candelaria, de la Cruz de Mayo y la Reina del Tabaco, destacándose particularidades como las tradiciones culinarias, vinícolas, de bordados y de tejidos, así como la Danza Isleña de Pozas, que ya exhibe noventa años de fundada. 

Todos esos antecedentes histórico-culturales han permitido esbozar un proyecto cultural comunitario que trajo aparejada la revitalización de este tipo de festividad. Se tomó lo positivo de épocas pasadas y se insertó en el momento actual; además, se ha dirigido hacia objetivos genuinos de la sociedad, basados en el rescate y la conservación de la identidad nacional, a la vez que ha constituido un mecanismo para promocionar valores e instituciones a nivel nacional e internacional, proclive a enriquecerse con las ideas y los criterios que se consideren oportunos.

De igual forma que todo lo anterior, junto a otros elementos, se valora como un conjunto por parte de especialistas, para presentar una propuesta al Ministerio de Cultura y que las tradiciones culturales canarias en Cabaiguán sean declaradas Patrimonio tangible e intangible de la Nación.
La actual Asociación Canaria de Cabaiguán, fundada el 12 de septiembre de 1992, con la cooperación de la Dirección Municipal de Cultura y Arte, comenzó a realizar el Evento de la Cultura Canaria CANARIGUÁN, en octubre de 1992 (nombre formado por las primeras sílabas de Canarias y las últimas de Cabaiguán), el cual se ha caracterizado por el rescate y la promoción de las tradiciones culturales traídas por los isleños, en los ya lejanos años de la emigración. En las primeras ocho versiones que se realizaron (1992, 1993, 1995, 1997 y 1998, 2000, 2002 y 2004), con una duración de tres días, se mantuvieron de manera permanente el evento científico, las exposiciones de artes plásticas y de bordados y tejidos, los concursos de platos típicos canarios y cubanos, la degustación de vinos criollos, los festivales de la décima repentista, los guateques campesinos, la presentación de grupos danzarios y musicales y la exhibición de deportes autóctonos del archipiélago atlántico, los cuales tuvieron como sede fundamental la Casa Canaria, auxiliándose del Museo Municipal, la Casa de Cultura, la Biblioteca y el Museo Campesino. A pesar de no constituir el centro o motivo de la celebración, el tabaco estuvo presente de manera directa o indirecta en todas las actividades del mismo.

La I Bienal de Cultura Agraria, de carácter internacional, efectuada en enero del año 2003, en Cabaiguán, aprovechando la existencia del Museo Campesino, constituyó un espacio para valorar nuestras potencialidades; este evento, que se desarrolló durante tres días en el propio medio rural, permitió apreciar toda una serie de actividades tradicionales del territorio, dedicándose el segundo día a la cultura canaria y el tercero, a la cubana, siendo el tabaco, también, un participante omnipresente.

A partir de la anterior experiencia, el Museo Campesino realizó un evento llamado Festival Agrario o Fiesta del Tabaco, en marzo de 2004; por su parte, la Dirección de Cultura y Arte, el propio Museo Campesino y el Comité Municipal de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), fundado en 2002, decidieron desarrollar sistemáticamente eventos múltiples que agruparan varias tradiciones de nuestros campos; por esa razón se celebró, el 18 de marzo del año 2005, la I Bienal Provincial de Cultura Agraria, que constituyó un fuerte y válido impulso a la idea de concretar un gran proyecto que consolidara las tradiciones agrarias del territorio, determinadas por la huella de los inmigrantes isleños.

Fue entonces que uniendo esfuerzos y con un mismo objetivo dentro del proyecto de Cultura Agraria Municipal, la Asociación Canaria se incorporó con su evento insigne, y ya en marzo de 2006 se celebró conjuntamente la Fiesta del Tabaco CANARIGUÁN, siendo la que se celebrará este año —en un futuro y fuera de fecha debido al nuevo coronavirus— en la llamada Capital Canaria de Cuba y programada inicialmente entre el 26 y el 28 de marzo, la edición número dieciséis, considerando su fundación en 1992.
En la actualidad, tanto la Bienal de Cultura Agraria como la Fiesta del Tabaco CANARIGUÁN, se celebran de manera bianual, constituyendo parte integrante de nuestra identidad cultural local. En oportunidades consideradas excepcionales, puede variarse el ciclo y celebrar, en años continuos o en fechas diferentes, el tradicional e identitario CANARIGUÁN, decisión que compete al Comité Organizador. ¡No tengo dudas de que celebraremos nuestro evento antes de fin de año, cuando la humanidad haya vencido a este monstruo pandémico! 

Esperamos que asistan amigos canarios al mismo, superada ya la terrible situación; así volveremos a compartir como somos, hermanos eternos. Suerte, salud y fe. No olvidemos que CANARIAS Y CUBA SON DOS PUEBLOS, PERO CON UN SOLO CORAZÓN, Y ESTARÁN UNIDOS POR SIEMPRE.