Crisis climática: Lo que no te cuentan

Tuvigú

En el planeta siempre hemos padecido en múltiples ocasiones desastres relacionados con el clima y los fenómenos meteorológicos extremos, sobre todo en los últimos años. Sin embargo, las estadísticas demuestran que se están volviendo más frecuentes e intensos a medida que aumenta la temperatura global, principal causante de la crisis climática.

La Organización de las Naciones Unidas alerta de que ningún país está a salvo, y España no es una excepción. De hecho, si se cumplen los pronósticos más drásticos para nuestro país, dentro de tan solo unas décadas sufriremos severos fenómenos  atmosféricos. Aparte de las no tan inusuales olas de calor y de unos inviernos más duros, será patente el avance de la desertificación, la extinción de la biodiversidad, la presencia más habitual de inclemencias meteorológicas extremas así como de enfermedades propias de otras latitudes, entre un largo etcétera.

Aunque parece ciencia ficción, lo cierto es que ya hemos empezado a ver muestras de estos cambios. ¿Preocupante? Sin duda, aunque los expertos mantienen que estamos en una carrera que aún podemos ganar si emprendemos acciones conjuntas y valientes.

El objetivo prioritario se centra en reducir las miles de millones de toneladas de CO2 que cada año se liberan en la atmósfera. En este momento, la actividad humana está produciendo emisiones de gases de efecto invernadero a niveles récord, sin visos de desaceleración, que están provocando las temperaturas más elevadas de la historia. Tanto es así que 2019 ha sido el segundo año más cálido jamás registrado en el mundo y cierra además, la década más cálida de la historia. En consecuencia, se derrite el Ártico, sube el nivel del mar, mueren los arrecifes de coral y arden los bosques. 

Asimismo, los investigadores están divididos sobre la cantidad de huracanes que se producirán en el futuro. Sin embargo, en lo que sí parece coincidir la comunidad científica es en el hecho de que los que se formen podrían ser de categorías más altas y, por lo tanto, más destructivos.

Por otro lado, en este 2020 se han registrado más tormentas de lo normal, lo que lo ha convertido en el tercer año con más rayos caídos en España en la última década.

Pese a que el cambio climático es irrefutable, la OMS subraya que harán falta transformaciones fundamentales en todos los aspectos de la sociedad, como en el cultivo de los alimentos, el uso de la tierra, el transporte de mercancías y el fomento de nuestras economías, para frenar su avance.

Aparte, las tecnologías nuevas y eficientes pueden ayudarnos a reducir las emisiones netas. En muchos lugares, la energía renovable es la fuente de energía más barata y los coches eléctricos están a punto de generalizarse. Con esas soluciones, podremos dar el salto a un mundo más limpio y sostenible.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

CajaSiete Banner Noviembre