Primeros Síntomas del Final de la Coyuntura

No cabe duda que los números nos avalan, y que casi 15 millones de turistas en 2016, de los cuales 13,3 fueron extranjeros, son palabras mayores para Canarias. Parece que esta cifra además se verá superada en 2017, los datos del primer semestre de año ya nos indican que recibimos 3.391 turistas más por día que en el año 2016, lo que hace soñar con un nuevo record para 2017.

Son cifras que a todo el mundo contentan y que significan la mejora de la economía, la creación de empleo y la salida por fin de la crisis. Sin embargo, ya recogimos en otro de nuestros artículos, que muchos de los turistas que están viniendo a Canarias son turistas prestados por la situación coyuntural internacional.

Se está apreciando en la tendencia de estos últimos meses del año que la demanda turística no está respondiendo tan alegremente, y el constante goteo de reservas que se recibían en las islas en los primeros meses del año empieza a decaer. No quiere decir que sea igual para todo el mundo, ya que, determinados segmentos turísticos, se mantienen constantes como lo han hecho siempre hasta ahora, salvando los años más difíciles de la crisis, es los que también se vieron afectados por la bajada de los precios, etc. 

Sin embrago, quedándonos con los indicadores de aquellos que ya empiezan a detectar cierto parón en su volumen de reservas, debemos empezar a analizar qué está pasando y cuáles son las razones para este parón.

1. La elasticidad de la demanda ha llegado a su tope. Posiblemente porque hemos manejado precios con alegría durante estos meses/años de bonanza sin prever que todo tiene precisamente su fin. Por tanto, el turista ya no está dispuesto a pagar más por lo que se le ofrece o bien deja para más adelante ese viaje planeado. Todos hemos hecho esto en alguna ocasión sobre aquel destino que ansiamos visitar y que nunca nos cuadra el momento de hacerlo por precio o disponibilidad.

Y no solo es el destino el culpable, en este caso Canarias, también las conexiones aéreas con sus altos precios y las quiebras de las compañías las que crean incertidumbre, quedando menos plazas disponibles y aumentando el precio de los vuelos.

2. Los turistas comienzan a manejar otros destinos que se empiezan a recuperar y que ofertan de nuevo paquetes, a precios muy competitivos, para recuperar la confianza de los turistas perdidos. Casos como el de Grecia, que poco a poco empiezan a ver la luz gracias a una cierta estabilidad.

3.El aumento de oferta alternativa y el boom del alquiler vacacional. Sobre esto ya hemos hablado en otro de nuestros artículos: "Alquiler Vacacional Hoy ¿Jugamos?"

Estas navidades ya empiezan a detectarse que las reservas no fluyen con la euforia de otros meses, y ya es tarde para hacer ofertas de última hora si no queremos perder la confianza de nuestros clientes, (aunque [email protected] lo harán para cubrir las ocupaciones no alcanzadas).

Por tanto, ¿estamos antes los primeros síntomas del final de la coyuntura? ¿O realmente nos queda aún para rato y simplemente hemos estirado demasiado el precio?