Contra el Covid-19: Educación = Profesores + Alumnos = Aplausos

Covid-19. Cuando te levantas estos días, a la misma hora que lo hacíamos para ir al aula, te sientes feliz y grande. A pesar de lo que se suele entender, eso de que la "Educación" es "la María" de los Gobiernos, lo seguimos haciendo ahora, en plena Crisis Sanitaria, frente al coronavirus, con la salvedad de que en este momento nuestras cuatro paredes de clase son nuestros propios hogares, para nosotros, profesores, y para nuestros grandes alumnos. Ahora, ya no se oye esa coletilla incoherente de "vives mejor que un maestro". En este momento, ustedes -y permítanme yo- hemos de sentirnos igual de orgullosos que siempre, más ahora si cabe, por ser lo que somos, maestros. Docentes de la Enseñanza Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y Universitaria, no han parado de mantener viva la "Educación Española" estos días -y continuarán haciéndolo el tiempo necesario-, y han seguido formando a sus alumnos, dentro de las posibilidades de ambas partes -profesores y alumnos- desde sus hogares. No he visto a nadie que se asome a la ventana para aplaudir y reconocer el trabajo de este sector, el de la Educación ante esta crisis que nos golpea; pero, con humildad, les pido que recuerden que hay miles de profesores en cada una de nuestras Comunidades Autónomas, que están trabajando a destajo, día a día, formando a la juventud española desde sus casas, aunque estemos en un Estado de Alerta y en una situación de Crisis Sanitaria. Nos hemos quedado en casa y seguimos enseñando.

No he visto a nadie que se asome a la ventana para aplaudir y reconocer el trabajo de este sector, el de la Educación ante esta crisis que nos golpea
Damos clase desde nuestras casas: valientes, profesores y profesoras, muy grandes.

Los equipos directivos de los Centros apoyan a destajo a los profesores en esta labor de "clases on line desde casa". Las Consejerías de Educación han facilitado material y espacio digital, desde el minuto uno. Las editoriales han abierto sus ventanas digitales para hacer llegar al profesorado todas las herramientas "on line" posibles, las que teníamos y ya usábamos antes de esta debacle del coronavirus, y muchísimas que aún no conocíamos. Como dicen nuestros mayores, esos que sí pasaron grandes crisis, y no solo económicas, "todo lo malo tiene un lado positivo". Y es así, estamos reciclándonos aún más de lo que ya hacemos habitualmente, y en algunos casos a pasos agigantados, porque nuestros alumnos necesitan que les sigamos dado esa formación que esta generación se merece. Por cierto, una generación en la que muchos no creían y están demostrando que, aunque los tiempos son duros y los cielos nubosos, ellos le ponen el sol necesario, trabajando desde casa, investigando, buscando la creatividad, donde a veces no la hay. Esta generación de jóvenes que tenemos, como hemos señalado muchas veces, está por pulir y guarda tras su cerebro multitud de capacidades que nos irán ofreciendo, para que esta sociedad siga creciendo con ellos, y ellos mismos sean los que recojan el testigo y aporte de nuevos logros, que nos esperan muy pronto.
Una generación de jóvenes en la que muchos no creían y están demostrando que, aunque los tiempos son duros y los cielos nubosos, ellos le ponen el sol necesario

Sí, es así, entras en tu despacho, o sobre la mesa de la cocina o el salón, o el balcón o terraza de casa, y arrancas tu ordenador de mesa o portátil, o tableta, comienza otra jornada laboral y has de sentir, "somos unos privilegiados": los alumnos, porque sea cual sea su situación hacen el esfuerzo por mantenerse al día en hacer crecer sus conocimientos, repasar los sabidos y acoger los nuevos; el profesor, el maestro, porque no solo mantiene su puesto de trabajo, sino lo más importante, puede seguir siendo fiel a su vocación. Ese matrimonio que decidió el día que miró por primera vez a los ojos de la Enseñanza y se enamoró de ella. No ha llegado el invierno y el diluvio final, no ha llegado porque muchos hemos decidido que EduKando también saldremos victoriosos de esta guerra.
Ese matrimonio que decidió el día que miró por primera vez a los ojos de la Enseñanza y se enamoró de ella.

Aplausos, caracerolada, vivas, lo que quieran, pero para el maestro, maestra, profesor, profesora, el mayor premio es conectarse durante su clase "on line" en esta crisis del Covid-19. Las Fuerzas de Seguridad del Estado reúnen su importancia en mantener el orden y asistir ahora más que nunca al ciudadano. Los Sanitarios cuentan con el arma más mortífera en la lucha frente al coronavirus, la asistencia hospitalaria y los cuidados al enfermo. Los Medios de Comunicación logran sobrepasar el campo de batalla del enemigo dando la información veraz que todos necesitamos. Esto mismo le sucede a todos los profesionales de cualquier sector ahora que sacan la responsabilidad frente a su trabajo más allá de donde ya la tienen.
Acabaremos con el Covid-19
De esta manera, igualmente, el docente encuentra esa fuerza para luchar en este momento en el amor al alumno y a la pasión por la docencia. Seguro que vamos a salir de esta, permitan que se los diga un humilde profesor, porque somos esto tan sencillo, enseñantes y ante todo personas, repletas de valores