Contra el 'efecto Oltra'... en espera de Malbasic

No le ha ido bien a José Luis Oltra desde que en la primavera de 2010, tras el descenso a Segunda División, el Tenerife decidiera no renovarle el contrato. Es cierto que ascendió a la máxima categoría al Deportivo 11-12, pero también que ha sumado destituciones con Almería, el propio Depor, Mallorca, Recreativo y Córdoba. Y por el camino, ha sido partícipe de los descensos sufridos por Almería, Depor y Recre, que se unen a los que ya había vivido desde el banquillo tanto con Levante como el citado con el Tenerife.

Desde que abandonó la entidad hace casi ocho años, el actual técnico del Granada no ha perdido contra un Tenerife que añora a su ariete: un gol en los últimos 18 partidos

 
Eso sí, desde que en mayo de 2010 le anunciaran –con motivos, pero quizás sin elegancia– que no iba a seguir en el Tenerife, Oltra no ha vuelto a perder contra el equipo blanquiazul. Convertidos en 'especiales' todos los reencuentros por su cercanía a muchos medios de comunicación de la Isla, suma tres victorias –dos de ellas en el Heliodoro– y tres empates en esos seis partidos. La primera derrota pudo llegar en el Tenerife-Granada de la primera vuelta, pero lo evitó un gol en propia puerta de Jorge, ya en la prolongación. 

Casi ocho años después de su marcha, Oltra aún es el técnico que más partidos (128) ha dirigido al Tenerife en su historia. Eso sí, su primer reencuentro no llegó hasta octubre de 2013, con un Tenerife-Mallorca que ofrecía un singular duelo en el banquillo: a un lado Cervera, que acababa de ascender a los blanquiazules a Segunda División; y en el otro Oltra, que dejó el equipo tras descenderlo a Segunda División. Curiosamente, en las presentaciones, la grada tomó partido a favor del entrenador que había bajado al Tenerife.

Image

El partido se saldó con victoria (0-1) en el Heliodoro del Mallorca de Oltra, lo que no impidió que el técnico fuera destituido mediada la segunda vuelta. Al curso siguiente se repitió la historia: Oltra ganó (0-2) en la Isla en octubre, en este caso con el Recreativo... y al técnico lo echaron en febrero del año siguiente. La dinámica cambió en la temporada 15-16, cuando Oltra se fue al Córdoba: no le ganó al Tenerife –empataron tanto en el Heliodoro (1-1) como en el Nuevo Arcangel (0-0)– y pudo acabar la temporada. 

Ya en el curso 16-17, Oltra volvió a ganar (1-0) al Tenerife, esta vez en el estreno liguero en Córdoba, aunque fue cesado a finales de noviembre. Enrolado esta campaña 17-18 en el aspirante Granada, el técnico valenciano sumó un agónico empate (2-2) en el Heliodoro en la primera vuelta y el sábado buscará mantener su buena racha ante el equipo al que ha dirigido más tiempo. Y lo hará desde una situación doblemente delicada: su puesto peligra en caso de derrota... y también el de Martí en el banquillo del Tenerife. 

Eso sí, en el caso de Martí, una buena ayuda para garantizar su continuidad como técnico blanquiazul sería que Filip Malbasic recuperar su buena relación con el gol. Tras un inicio esperanzador, el 'nueve' del Tenerife suma un tanto en los últimos 18 partidos. Fichado por casi medio millón de euros el pasado verano, anotó cuatro goles en sus tres primeras apariciones en el Heliodoro ante Granada, Alcorcón y Nástic (dos)... y desde entonces se ha quedado prácticamente seco: un tanto en 18 citas, aunque no siempre ha sido titular.

Por el camino, Malbasic falló un penalti ante Osasuna que privó al Tenerife de dos puntos y de engancharse a la 'zona de playoffs'. Además, ha perdido la confianza del técnico. Calificado como “jugador determinantes” por Martí tras su doblete ante el Nástic, le lanzó un recado tras dejarlo como suplente en Almería: “Los futbolistas tienen que dar el máximo y, si no lo dan, el entrenador tiene que colocar a otro que pueda rendir y dar lo que se requiere”. Y desde entonces fue habitual su presencia en el banquillo. 

Las lesiones de Longo y Villar le volvieron a dar protagonismo ante Barcelona B y Valladolid en el Heliodoro, donde ha logrado todos sus goles, pero no sólo no marcó, sino que no tiró a portería y apenas generó peligro. Y ahora, Malbasic está 'obligado' a resucitar en Granada, ante el equipo de Oltra, el técnico que jamás ha perdido contra el Tenerife desde que dejó el banquillo blanquiazul.