Conoce los cinco "novios" para la próxima explotación del Hotel Santa Catalina

El pliego incluye la obligación de renovación, mejora y adecuación de las actuales instalaciones del hotel con un plan de inversiones que no podrá ser inferior a 15,5 millones 

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha recibido cinco propuestas de empresas del sector turístico interesadas en la explotación del hotel Santa Catalina para los próximos 35 años, según ha comunicado hoy el consistorio capitalino.

El grupo Barceló, Daminvest, representante del grupo hotelero canario VIK, el grupo Hotusa (Eurostart), Martinón (NH) y Pama e Hijos SA (actual concesionario) con RIU Hotels han respondido al anuncio de licitación para el nuevo contrato de arrendamiento del emblemático equipamiento hotelero, propiedad municipal desde 1923.

La nota especifica que el plazo de admisión de ofertas para el concurso se ha cerrado este mediodía.

El concejal de Turismo y presidente del consejo de administración de la Sociedad Hotel Santa Catalina, Pedro Quevedo (NC), ha mostrado su "satisfacción" por el número de ofertas presentadas y ha comentado que el proceso de adjudicación finalizará a finales de septiembre, una vez se compruebe la documentación y se valoren las diferentes propuestas por el comité de evaluación.

"Estamos de enhorabuena" apuntó Quevedo, ya que estas propuestas garantizan que el hotel Santa Catalina "tiene futuro de calidad como el icono hotelero de cinco estrellas de la capital".

A partir de ahora, indicó el edil, el proceso continúa con la apertura del sobre 'A', para verificar la documentación legal.

La comisión de evaluación
Quevedo confirmó la convocatoria de la comisión de evaluación que valorará la propuesta técnica -sobre 'B'- el 11 de septiembre, en tanto que el último trámite, antes de la adjudicación, será la valoración de la propuesta económica -sobre 'C'-.

"Nuestra intención es terminar el proceso a finales de septiembre para contar con un periodo de transición de un mes antes de la firma del nuevo contrato", apuntó el dirigente nacionalista.

En cualquier caso, el concejal recordó que durante este viernes se puede recibir notificación de envío por correo de alguna otra propuesta, lo que ampliaría el plazo en unos diez días.


El Pliego
El pliego del concurso incluye la explotación del hotel en régimen de arrendamiento, con categoría de cinco estrellas o equivalente durante toda la vigencia del contrato, la realización de las obras de mejora y modernización del inmueble durante la duración del acuerdo -plan de inversiones presentado por parte del licitador-, el mantenimiento y conservación de todas las instalaciones del hotel, con pleno respeto a las condiciones singulares del edificio y el abono de una renta con carácter anual mínima de 550.000 euros.

El Boletín Oficial de la Provincia de Las Palmas publicó el pasado 16 de junio el anuncio de licitación para la explotación del emblemático hotel de Las Palmas de Gran Canaria y el nuevo contrato de arrendamiento iniciará su vigencia el mismo día de su formalización, previsto para el 12 de noviembre de 2017.

El pliego incluye la obligación de renovación, mejora y adecuación de las actuales instalaciones del hotel con un plan de inversiones que no podrá ser inferior a 15,5 millones euros y, de esta cantidad, al menos un 80 por ciento deberá ejecutarse durante los tres primeros años de explotación y, el resto, en un plazo máximo de 48 meses.

También prevé que la empresa arrendataria acometa en una segunda fase, cuando se cumplan los 20 años del contrato, obras e inversiones de mejora, conservación, reparación y reposición que considere necesarias o convenientes para el buen funcionamiento del hotel, no inferior a 5,4 millones euros.

Los licitadores han ofertar mejoras relativas a la explotación del hotel vinculadas a su gastronomía y restauración, el aprovechamiento de los espacios del hotel, la prestación de servicios no existentes actualmente, así como la inversión en bienes culturales que refuercen la identidad canaria del establecimiento; la creación de empleo de larga duración, al margen del compromiso adquirido de subrogación de los actuales trabajadores, del cuidado del jardín que lo circunda y sistemas de eficiencia energética.

La duración del contrato de arrendamiento será de 35 años, aunque se establecen prórrogas de forma automática por un plazo de un año de duración hasta completar un máximo de cinco, sin que se pueda superar los cuarenta años