Colectivos LGTBI siguen esperando 40 años después

Representantes de los cinco colectivos canarios integrados la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Altihay, Algarabía, Lánzate, Diversas y Gamá) han exigido a los partidos políticos que "saquen del armario" la ley de igualdad LGTBI porque llevan cuarenta años esperando por ella. 

La toma en consideración de la proposición de ley de igualdad social y contra la discriminación de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales fue aceptada en el Congreso en septiembre de 2017, pero sigue en trámite parlamentario sin haber llegado a aprobarse.

"Necesitamos una ley igualitaria que acoja a todos", que proporcione trabajo, seguridad, igualdad, justicia y reparación, "nos deben un poquito de humanidad" y respetar los derechos constitucionales de todos, porque también "somos seres humanos", ha proclamado Montse González, vicepresidenta del colectivo Gamá. 

La exigencia de la aprobación urgente de la ley estatal de igualdad LGTBI se ha reivindicado en dieciocho ruedas de prensa simultáneas en otras tantas ciudades de España, con motivo de la jornada reivindicativa "Ciudades en pie por la Ley de Igualdad LGTBI", ante el "injustificable e indignante retraso" en la aprobación de la legislación, entre ellas Santa Cruz de Tenerife.

Esa inacción del poder legislativo se traduce en el sufrimiento, desprotección y vulnerabilidad de personas discriminadas por su orientación sexual y por su identidad o expresión de género, según han denunciado.

"Llevamos una vida sufriendo la exclusión, estamos cansadas de esperar una igualdad legal que no llega y una igualdad real que es trabajo del Estado y de las administraciones canarias", ha manifestado Montse González, quien ha reivindicado que los niños y niñas de ahora no tengan que sufrir como las generaciones anteriores ni esperar a los 18 años para poder mostrar "lo que son y quiénes son". 

Josetxu del Portillo, presidente de Altihay, ha señalado que se han reunido con los partidos canarios con representación en el Congreso y todos han mostrado su apoyo a la ley, pero lo cierto es que los colectivos siguen esperando una ley que "despatologice" las identidades trans y que, una vez aprobada, deberá traducirse en una nueva ley canaria para personas trans e intersexuales.

"Los derechos humanos no admiten ni demoras ni partidismos", ha dicho Josetxu del Portillo, quien ha pedido respeto a la diversidad sexual y de género también en el ámbito rural, así como protección a los colectivos vulnerables. 

Fran Baute, de Diversas, dijo que la Ley de transexualidad canaria de 2014, que en su momento fue "un hito dentro de la orfandad normativa en el conjunto del Estado" se ha revelado, solo cuatro años después, como "absolutamente obsoleta y trasnochada" por su carácter "patologizante y estigmatizador" sobre las personas transexuales, de manera que debe ser depurada o sustituida por una nueva legislación.