Cocina canaria a través de la sostenibilidad, las intolerancias y la salud

Antaño, cuando llegaban los clientes vegetarianos a los restaurantes y el cocinero no tenía mucha idea, las ensaladas eran las reinas y acerca de la tortilla de papas preguntaban si tenía carne, porque siempre se encontraban alguna sorpresa.

Con el devenir del nuevo cambio, de las nuevas culturas gastronómicas, llegaron los vegertarianos, veganos, macruros, macrobioticos, frutarianos, nectarianos, raw food, raw 70-30 (70 lo que pueden comer crudo y 30 lo que se tiene que cocinar); pescaterianos y alguna más que se me puede quedar en el tintero.

También llegaron con más fuerza las intolerancias, al gluten y lactosa, así como otras alergias alimentarias. Tiempos cada vez más complejos con tanto cambio de mentalidad actual y el cambio climático de fondo.

Ahora parece que las las pobres vacas son las causantes de tanto cambio climático. Ahí queda difuminada toda la contaminación de las grandes industrias, los gases invernadero, la nueva tecnologías,...

https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2019/9/9/19/K3OYSI5BE0H6UOZ0PJ94KLXP6VOMXHI2/6KY2LGWFU5WW0C8R.jpg

Es evidente ya lo que implica para la humanidad los vertidos al mar, el plástico en los océanos y, claro, en el estómago de los peces.

Es que muchas veces se da más prioridad a tener un móvil de última generación que a comer adecuadamente.
Ahora los cocineros de hoy han de elaborar cada vez más propuestas adaptadas para todas estas tendencias gastronómicas. Estos tiempos de CAMBIOS, con el control del cambio climático como desafío prioritario. Nos planteamos qué vamos a comer.
Nos bombardean en redes, con anuncios de tantos alimentos que son malos o que no se pueden comer, pero tal vez mañana sí. Al final debería predominar el desayuno de reyes, almuerzo de nobles y cena de pobres.
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2019/9/9/19/K3OYSI5BE0H6UOZ0PJ94KLXP6VOMXHI2/GJI0PYSDE2286LNH.jpg
Al final lo más importante es que pertenezcas a la cultura gastronómica que se identifique con tu criterio saludable, preferiblemente y al máximo porcentaje con el producto local o ecológico, alimentos del Km 0, lo que también se traduce en economía circular, respaldando de paso a nuestro sector primario, tan necesario hoy en día y siempre".
Pedro Hernández 
El Duende del Fuego (Los Llanos, La Palma)