Cinco maneras de consumir la fruta estrella del verano, la sandía

Si hay que elegir una fruta para ser la reina del verano, esta sería sin duda la sandía. La cantidad de propiedades que contiene y su efecto refrescante hacen que esta fruta sea una gran aliada de nuestra salud y de nuestra belleza durante la época estival.
Destaca, principalmente, por su gran capacidad de hidratación, pues contiene un 95% de agua en su composición. Asimismo, cabe destacar que la sandía contiene gran cantidad de fibra, aporta licopeno, es baja en grasa y calorías, tiene un gran efecto antioxidante, ayuda a combatir los dolores musculares, contiene gran cantidad de vitaminas, entre las que se encuentran la A, la B y la C, etc. 
En líneas generales, la sandía es una fruta que se suele consumir de postre o de merienda en su forma original. No obstante, es una fruta que se puede incluir en gran cantidad de elaboraciones, tal y como afirma la nutricionista, Leticia Carrera. Por consiguiente, en el presente artículo se muestran cinco recetas frescas, ligeras y deliciosas con la sandía como ingrediente principal.
1. Ensalada

En ensalada es una forma ideal de consumir la sandía, ya sea como entrante, o como plato principal si queremos comer algo más ligero.
Para su preparación, cortaríamos la sandía en cubitos y la añadimos sobre una base de espinacas y queso fresco, aguacate, aceite y sal. De esta manera, tenemos una ensalada fresquita para el verano y llena de nutrientes.

2. Gazpacho

El gazpacho de sandía es otra opción refrescante para el verano e ideal para todas las edades. Su elaboración es muy sencilla, basta con añadirle a los ingredientes de gazpacho tradicionales (tomate, pimiento, cebolla, pepino, etc.), un trozo de sandía al gusto.
En caso de que queramos que la sandía tenga más protagonismo que el tomate, basta con reducir la cantidad de tomate del gazpacho e incrementar la cantidad de sandía.

3. Zumo
Un zumo "detox" y bajo en calorías es lo ideal para romper con el ayuno a media mañana o media tarde, a la vez que cuidamos nuestra línea y regeneramos la piel.
Un zumo de sandía muy refrescante, consiste en meter en la batidora, sandía, hierbabuena y hielo al gusto si se prefiere frío.
4. Polos
Los polos caseros de sandía son una buena alternativa a los polos industriales, los cuales vienen cargados de azúcar y de colorantes. Para hacer un buen polo de sandía basta con verter la mezcla del zumo anterior en moldes de polo, para luego dejarlo en el congelador durante unas horas hasta que adquieran la consistencia deseada.
5. Agua infusionada
Si queremos tener en verano a nuestro alcance una bebida refrescante, llena de nutrientes, vitaminas y minerales, el agua infusionada es una gran opción. Para su elaboración, basta con incluir en una jarra de agua, daditos de sandía, las hierbas aromáticas que deseemos (hierbabuena, menta, etc.), y, finalmente, hielo. Revolvemos y dejamos reposar unos minutos.
Las cinco recetas expuestas en el presente artículo, constituyen nuevas formas de consumir la sandía y así incluirla en nuestro día a día estival de una manera más variada, divertida y para todas las edades.