Chile registra un descenso de los contagios, pero aumentan los pacientes ingresados

Chile registró en las últimas 24 horas 3.536 nuevos casos de coronavirus, lo que significa un importante descenso con respecto al día anterior cuando se llegó al pico de 4.276. No obstante, las autoridades informaron este sábado de que el número de pacientes ingresados en cuidados intensivos ya supera el millar.

"Esta reducción no menor en relación al día de ayer, no se explica porque se hayan realizado menos exámenes, sino (...) por la caída de casos nuevos en otras regiones del país como Tarapacá", tal y como indicó el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien aseguró que la capital sigue siendo el gran foco de contagios. 
La cifra total de infectados desde el 3 de marzo, cuando se detectó el primer caso en el país, asciende así a 65.393, mientras que el número de fallecidos llega a los 673, tras registrarse 43 nuevas muertes en las últimas 24 horas, la mayoría de ellos personas mayores que vivían en Santiago.
Mañalich reconoció que la situación de la red hospitalaria en Santiago sigue siendo crítica y se sitúa en torno al 94% y pidió a los hospitales privados aumentar las plazas en cuidados intensivos. 
"Por favor, directores de servicios, directores de hospitales, piensen en que estamos en una epopeya histórica (...). El estado de necesidad de nuestro país es de tal magnitud que hay que imaginar respuestas y alternativas que antes no usábamos", afirmó el ministro en su rueda de prensa diaria. 
En la actualidad, hay 1.062 personas hospitalizadas en cuidados intensivos, de los cuales 900 necesitan ventilación mecánica y 212 se encuentran en estado crítico. 
El viernes se cumplió una semana de la "megacuarentena" decretada en la zona metropolitana de Santiago, que mantiene confinados en sus casas a cerca de 7 millones de personas y que durará al menos hasta el 29 de mayo.

La medida había sido descartada desde el inicio de la pandemia por el Gobierno, que defendió las cuarentenas "selectivas y estratégicas", con restricciones de movimiento que se imponen y se levantan en cada comuna en función de los nuevos contagios. 
Chile se encuentra bajo estado de excepción, con toque de queda nocturno desde mediados de marzo, con colegios, universidades y fronteras cerradas, así como de la mayoría de los comercios que no sean de primera necesidad.