8-M | Charo Borges, pionera del baloncesto insular

Este 8 de marzo es el momento ideal para rendir homenaje a Charo Borges, pionera del baloncesto femenino insular. Queremos recuperar pues la figura de María del Rosario Borges (Santa Cruz de Tenerife, 1947), la primera jugadora de baloncesto canaria que llegó a la selección nacional española.

La tinerfeña fue la primera canaria en el equipo nacional de baloncesto

Borges empezó a jugar cuando el baloncesto femenino no estaba considerado como un deporte. Se trataba de una “actividad física” organizada por la Sección Femenina, institución que tenía como objetivo “instruir a las jóvenes españolas sobre cómo ser buenas patriotas, buenas cristianas y buenas esposas”, dentro siempre del reconocimiento de la supremacía masculina.

Más allá de abogar por “la preservación de las tradiciones españolas”, también desarrolló la educación física en los colegios, como vía “para adquirir la correcta disciplina”, explica la jugadora en testimonios recogidos en el libro “75 aniversario Federación Insular de Baloncesto de Tenerife (1941-2016). Apuntes para la historia”.

Charo Borges formó parte de los primeros campeonatos escolares y en el curso 62-63 brilló en el Dominicas B a las órdenes de Domingo Sicilia, jugador del Hernán Imperio. Tras una incursión por la natación, en la campaña 66-67 fichó por el María Auxiliadora que dirigía Jerónimo Foronda.

Image

Borges, , la séptima empezando desde abajo.

Poco a poco, Charo ganó protagonismo en el eterno campeón de Canarias, que ya bajo el patrocinio de DISA o de OM participaba en las fases finales de la liga de Primera División contra los mejores equipos peninsulares. Hasta en tres ocasiones optó el representante tinerfeño al título liguero ante conjuntos con más experiencia. La falta de una liga canaria más competida hizo que no ganara un partido, “aunque cada vez estábamos más cerca”. Y Ángeles García o Charo Borges aparecieron siempre entre las máximas anotadoras en esas citas celebradas en Madrid (1969), Salamanca (1970) y Cáceres (1971). 

La alero del OM Tenerife se hizo un hueco en una selección femenina que daba sus primeros pasos, pese a que su equipo apenas disputaba competiciones de carácter nacional

A este último campeonato acudió el seleccionador nacional José Lluis Cortés, que incluyó a Borges en la convocatoria para jugar un partido amistoso ante Australia. “Ninguna de nosotras supo que allí estaba el seleccionador y cuando me enteré de que iba convocada la sensación fue extraña, pues sigo pensando que Ángeles [García] merecía más esa llamada, aunque siempre pensé que quizás Lluis me elegía por mi salto en suspensión y mi fuerza física”, explica Borges, que compartió grupo con cuatro jugadoras del CREFF Madrid y tres del Mataró, referentes de la época.

Su presencia en la selección española hizo que el baloncesto femenino tinerfeño ganara relevancia y que Borges fuera designada por la Federación Tinerfeña mejor deportista provincial en esa disciplina en 1971 y 1972. Este año, la Junta Provincial de Educación Física y Deportes la proclamó además mejor deportista femenina, distinción que era la primera vez que se daba, siendo homenajeada junto al tenista Ángel Luis Arbelo, elegido ese año mejor deportista masculino. “Para deportistas amateurs como nosotras, eso era una grandísima recompensa”, resume.