Charco Azul

Frío sentía mi cuerpo, pero mi corazón ardía. Allí, quieta, en la isla de la calma, como pura lava en el desierto de los mil mares. Tú, mejor que nadie, tú, lo viste, pues es en las profundidades donde se encuentra el tesoro de nuestras islas.

Image

Mar en Charzo Azul | JORGE MORENO

Si te encuentras en la isla más meridional de todas y necesitas encontrar un sitio donde conectar con la naturaleza, ese es, El Charco Azul, justamente en la zona del Golfo, pero más allá de las Puntas, de La Maceta, incluso del Charco de los Sargos, justo donde la carretera une mar y montaña es donde encontrarás a mano izquierda un sendero con unas escaleras kilométricas que te conducirán hasta este destino.
Perderse en la costa de la isla de El Hierro no es muy díficil, sus 268,7 km² son en su mayoría playas, pero entre cala y cala existen rincones dónde el mar abraza a la roca, y conforman un sin fin de escondites para relajarse o perderse.
Sobre todo un charco natural  en especial es el protagonista de hoy, pues te invita a vivir una experiencia única dónde la belleza de la naturaleza y el deporte se unen para proponer, relajar y sentir el poder del mar y la magia de las aguas.
Image.Image

Inmediaciones del Charco | MARTA PURRIÑOS/JORGE MORENO

No existe mayor sensación de paz y calma que escuchar el vaivén de la olas, acompañadas por la brisa marina, el cóctel perfecto para cuidarnos. Es por ello, que cuando me escapo a algún rincón de la isla siempre llevo ropa de bañador adecuada para aprovechar si la oportunidad se presenta.
Merece la pena acercarse a la costa herreña en cualquier momento del año y disfrutar de un entorno que tanto turistas como locales disfrutan a diario, para los amantes del yoga, de la lectura, de la meditación, de la fotografía o la propia natura, encontrarás una conexión especial con este rinconcito herreño, pues su difícil acceso y el poco espacio que hay para acomodarte hace que te encuentres casi siempre sola, sobretodo en los meses de otoño e invierno, donde tanto locales como turistas no suelen disfrutar mucho de esta zona, un reclamo para todas aquellas personas que les encante conectar y vivir una experiencia única con el mar.
Image

Exteriores de Charzo Azul | MARTA PURRIÑOS

Además, cualquier rincón ofrece unas vistas impresionantes, pudiendo dar un paseo o contemplar el atardecer. Otras de las grandes cualidades es que poseen propiedades curativas debido a su origen volcánico o la propia agua salada, ayudando al cuidado de nuestra piel, pues su alto contenido en minerales brotan de la corteza terrestre a unos 5º grados más que de la propia superficie, haciendo un efecto en nuestro cuerpo como si de un tratamiento natural se tratase.
¿Qué? No es increíble que estemos rodeados de un bálsamo para nuestro cuerpo?