El 'efecto' Cervera

Álvaro Cervera, entrenador del Cádiz, rival del Tenerife en la primera eliminatoria de los playoffs de ascenso a Primera División, no cree ni en el pasado ni en los números. Lo explicamos: la historia del fútbol dice que, en una eliminatoria, es mejor jugar el partido de vuelta como local y, de hecho, los organismos oficiales –desde la FIFA a la UEFA, pasando por las federaciones nacionales– conceden la llamada “ventaja de campo” a los equipos mejor clasificados. Además, la estadística dice que, para el equipo local, un empate en la ida es un mal resultado.

Los datos, ya se ha visto, son concluyentes, pero Cervera no cree ni en la historia ni en la estadística: prefiere jugar primero como local. No lo reconocerá públicamente, pero es probable que el sábado no lamentara en exceso la derrota sufrida en Valladolid, que condenó al Cádiz al quinto puesto y a jugar la eliminatoria ante el Tenerife sin la llamada ventaja de campo. Un inconveniente menor para sus equipos. Porque a lo largo de la historia, el exentrenador del Tenerife ha afrontado siete eliminatorias de playoffs de ascenso en estas circunstancias y ha superado seis.

Además, tres de esos éxitos llegaron pese a empatar el partido de ida en campo propio. Y en cada caso, con un equipo diferente. O lo que es lo mismo: el mérito se debe atribuir al técnico. Se trata del efecto Cervera, que ya se puso de manifiesto al mes de convertirse en entrenador. Fichado por el Castellón a falta de cinco jornadas para acabar el curso, logró entrar por los pelos en los playoffs y se encontró en la primera ronda con el Universidad de Las Palmas que dirigía Castellano, segundo en un grupo en el que ¡Las Palmas se había quedado fuera del playoff!

El empate (0-0) en Castalia parecía decidir la eliminatoria y más cuando, al domingo siguiente, el Uni abrió el marcador. Sin embargo, dos goles del Castellón en la segunda parte le permitieron remontar (1-2) y dar el primer paso hacia un ascenso que se consumó ante el Zamora. Un lustro después se repitió la historia con el Jaén y la víctima fue el Palencia. El empate (1-1) en casa lo hizo bueno Cervera al ganar (1-2) como visitante en la prórroga, tras ir por detrás en el marcador. Luego, el Barça B rompería la tradición: 0-0 en Jaén y 3-0 en el Miniestadi.

Es la única eliminatoria de playoff que ha perdido Cervera jugando la ida en casa... y la única vez que no hizo bueno un empate como local. Cabe decir que aquel Barça B que dirigía Luis Enrique tenía elementos como Bartra, Sergi Roberto, Thiago Alcántara, Oriol Romeu, Nolito, Jonathan Soriano, Jonathan Dos Santos, Montoya, Fontás... o el hoy blanquiazul Edu Oriol. A partir de ahí, Cervera tuvo la suerte de jugar la ida como local en las cuatro citas de playoff dirigidas. Y las sacó todas adelante. La primera, con el Tenerife, tras ganar (3-1) en el Heliodoro al Hospitalet.

Las tres siguientes, con el Cádiz, tras obtener resultados menos solventes: un empate (0-0) contra el Ferrol y dos triunfos mínimos (1-0) ante Racing y Hércules. En los tres casos, el Cádiz de Cervera supo aprovechar las urgencias de los rivales para, jugando al contragolpe, ganar como visitante. Y es que, en contra de las enseñanzas de la historia y la estadística, Cervera prefiera disputar las eliminatorias de playoffs sin la ventaja del factor campo. Y no le importa empatar como local en el partido de ida.
Image