Carta abierta grupo coreográfico Azahar

Este año el Grupo Coreográfico Azahar cumple 30 años de participación en el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife.

Comenzamos allá por el año 1990. En esa época los grupos coreográficos más conocidos eran Bohemios, Sentir Canario y Orquídea. Nuestra directora y coreógrafa, como andaluza que pasaba ratos en la casa de Andalucía, conoció a Yaky Romero, que era profesor de Sevillanas y Flamenco y además fundador y coreógrafo de Sentir Canario. Gracias a él supo de los grupos coreográficos y le sirvió de inspiración para crear Azahar.
Las Grupos Coreógraficos son agrupaciones carnavaleras que, en 1971, por iniciativa de un grupo de amigos, amantes de la música y del baile, provenientes de los antiguos Coros y Danzas de la “Sección Femenina” de Santa Cruz de Tenerife, presentó un grupo con el nombre de “Los Bohemios”, surgiendo esta modalidad denominada “Grupos Coreográficos”, para el deleite de los amantes de la danza y de creaciones coreográficas inspiradas en la alegoría o el disfraz que el conjunto viste.
En sus principios el grupo Azahar se creó como infantil, posteriormente se formó el adulto y hoy en día, la comisión de fiestas nos ha unificado como mixto.
Hemos luchado para participar en igualdad de condiciones que otros grupos y de otras modalidades como murgas, comparsas, agrupaciones, etc…intentando hacernos un hueco en nuestro carnaval.
Desde hace muchos años no se ha celebrado concurso, convirtiéndose nuestra modalidad en solo un festival de baile, nuestra lucha es y seguirá siendo que se nos trate en igualdad de condiciones que el resto, concursando tanto en interpretación como en presentación.
Este año que celebramos nuestro 30 aniversario y además hemos logrado el tercer premio de presentación en el festival coreográfico, tendría que ser un año de muchas alegrías y satisfacciones por el trabajo realizado y los logros conseguidos, pero seguimos siendo menospreciados como en años anteriores, que nos ha costado discusiones y enfados para que se nos reconozca nuestro trabajo y nos han catalogado de forma errónea, algunos grupos, comisión de fiestas y directores de galas, como grupo que baila baile español y flamenco, muy lejos de la realidad, solo hay que mirar nuestra trayectoria de 30 años. Afortunadamente, hoy existe internet para contrastar esta información. Por ejemplo, Oriental (2003), Mora (2006), Pirata (2012), Charleston (2016), Bruja (2019), entre otros muchos.
El motivo de nuestra queja es que este año precisamente que estamos de celebración, ni siquiera los más pequeños pueden disfrutar de la Gala Infantil y del reconocimiento que el premio conlleva, ya que lo que queremos como grupo coreográfico es hacer coreografía y se nos ha ofrecido solo figurar.
Este carnaval vamos con una fantasía española con mucho orgullo por nuestro aniversario, como cada década, pero con música comercial y actual, NO flamenca, muy lejos de lo que es un palo flamenco.
No queremos que se confunda en ningún momento el trabajo que realiza Ana Manrique en su vida profesional como profesora de flamenco, con el que realiza como directora, diseñadora y coreógrafa, de nuestro grupo, defiendo cada año el estilo de baile de cada fantasía demostrando una gran versatilidad.
En nuestro festival hay unas bases que todos los grupos estamos obligados a cumplir y que este año no se han cumplido. 
Nuestra pregunta es: si se nos exige a todos a presentar antes del 18 de enero la música para verificar entre otras cosas el minutaje, ¿cómo no se han dado cuenta de que hay grupos que exceden el tiempo permitido?. No es nada personal, pero por esa regla de tres todos queremos bailar más. Algunos llevamos infantil y adulto teniendo que repartir el tiempo entre ambos, incluyendo el saludo, restando tiempo a la actuación. No entendemos entonces que hubiese un cronómetro en el escenario.
Hay muchas cosas que nos duelen y no por repetirse año tras año nos causa menos dolor. Por ejemplo las visitas que algunos miembros de la corporación municipal hacen a los grupos del carnaval, ya no hablamos de la Alcaldesa o del Concejal de fiestas actuales sino también de los anteriores, a los que veíamos fotografiados felices y contentos con otros grupos del carnaval que visitaban.
En contadas ocasiones, hemos recibido la visita de algún director o ayudante de las galas, pero no ha sido el caso de los últimos años, incluido este. En los últimos años nos convocaban a reuniones y nos comentaban sus impresiones de como poder encajar en sus galas, hipocresía al fin y al cabo, nunca encajábamos, básicamente porque nuestras alegorías no han coincidido con los temas del carnaval, lo que nos parece injusto, ya que las demás modalidades se visten como les da la gana y suben a una gala. Qué triste y aburrido sería el carnaval si todos fuéramos igual vestidos!
Seguimos esperando que los directores de turno sean capaces de construir un espectáculo inclusivo, con todos los tipos de grupos que hay, sin escudarse en que los disfraces o alegorías de los grupos deben ser iguales a las temáticas de las galas.
Aún así nuestro grupo se ofrece con independencia de cuál sea nuestra alegoría a buscar vestuario y montar coreografías que los directores quieran. Solo tienen que reunirse con nosotros y pedirlo, lo que no vamos a hacer nunca es perder nuestra identidad, cada año diseñamos un disfraz y montamos una coreografía con la música que hemos elegido, sabemos que los hacemos bien y que al público le gusta y es esa precisamente la esencia de los grupos coreográficos.
Por último queremos reiterar que seguimos esperando que algún día nos den más actuaciones no solo en los escenarios del carnaval, sino también en los barrios, ya que este año Fiestas ha anunciado que el carnaval llegará a los barrios de Santa Cruz con las actuaciones de los grupos.
Azahar, a pesar de todo, seguirá participando en el carnaval de Santa Cruz de Tenerife, pese a quien le pese.
No queremos terminar esta carta sin recordarles el significado de esta fiestas:
El Carnaval consiste básicamente en que las personas que participan en él se disfracen, utilicen máscaras, y salgan a las calles en medio de coloridas comparsas y multitudinarios desfiles donde la imaginación y la creatividad no tienen igual.
Con esta carta queremos reivindicar nuestros derechos, pero siempre respetando a todos lo que participan y trabajan por el carnaval de Santa Cruz.
Padres, familiares, amigos y componentes apoyamos incondicionalmente a nuestra directora y amiga Ana Manrique.
¡Va por todos y por 30 años más!