"La Gala refleja la unión de todo un pueblo en torno a una fiesta"

Este 27 de febrero se celebra la gran Gala de elección de la Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife. El gran evento internacional de las fiestas de Don Carnal y en que la luz, las plumas, los colores e infinidad de ornamentos y efectos darán un lustre espectacular a esta gala señalada en rojo en el calendario carnavalero.

Por cuarta vez consecutiva, el encargado que estará detrás de la coordinación, organización y realización del evento será Enrique Camacho, que junto a su equipo ya tienen todo a punto para tratar de sorprender un año más, en la que va a ser una gala de récord gracias al número de candidatas al cetro de 2019.

Image
Enrique Camacho dirigirá la Gala por cuarta vez consecutiva | AH

19 candidatas a Reina, lo que supone un récord. ¿Cómo se gestiona esto sabiendo que en una gala de este tipo el tiempo es oro?
Estamos intentando que la gala no supere la duración de la del año pasado. Es la parte difícil porque, al fin y al cabo, la Gala de la Reina es para esto y cuantas más candidatas mejor para la participación, pero para el espectáculo complica un poquito la cuestión, sobre todo para mantener el ritmo del show. Creemos que hemos encontrado una fórmula que puede garantizar ese ritmo.

No sé si tiene algo que ver que al ser el mayor escenario del Carnaval jamás construido, haya más candidatas.
El escenario siempre trata de cumplir una premisa y es que al final quepan las candidatas para la coronación. Este año, solamente van a subir las diez candidatas más votadas al momento de coronación. Yo confío en que poco a poco esa premisa vaya derivando más hacia necesidades reales que hacia ese momento que realmente creo que con las diez finalistas va a quedar más coherente, limpio y va a ser una coronación un poco más lógica.

¿Cómo sabrá el público las diez candidatas finalistas?
Simplemente se nombrarán a las diez más votadas y entrarán en el escenario

El escenario siempre trata de cumplir una premisa y es que al final quepan las candidatas para la coronación. Este año, solamente van a subir las diez candidatas más votadas al momento de coronación

El año pasado conversamos sobre lo abierto de la temática que fue ‘Fantasía’. Este año, ¿cómo ha sido lidiar con algo tan concreto como las ‘Profundidades Marinas’?
Ya lo he dicho muchas veces, las profundidades marinas no es un tema que dé un juego estrepitoso para poder armar un show. Está muy con centrado en unas posibilidades concretas y sobre eso vamos a intentar sorprender al público.

Y dentro de esos secretos sorpresa, como ya lo fue la actuación de las murgas en 2018, ¿alguna novedad que puedas contarnos para sorprender?
Hemos mantenido la fórmula de trabajo en la cual hacemos propuestas a los grupos y sobre ellas, ellos deciden y trabajan. Lo que vamos a ver este año es el trabajo conjunto nuevamente para arropar la coronación de la reina

El año pasado Olga Tañón y este año Carlos Baute, ¿se confirma que están de vuelta los artistas internacionales, preferentemente latinos?
Es la guinda del pastel lógicamente. La gala no necesita necesariamente un artista, porque el Carnaval de Santa Cruz tiene el empaque suficientemente para ofrecer un buen espectáculo, pero indiscutiblemente, de cara a la repercusión e incluso a la ilusión de la gente, que venga una estrella a todos nos gusta. De la misma manera que dije lo anterior, digo que sí es necesario que esté por otra serie de cuestiones, pero el Carnaval puede aguantar por sí mismo.

El año pasado tres mujeres presentaron la gala y este año se ha confirmado a Laura Afonso, que repite. Se ha hablado de nuevo de Llum Barrera… No sé si con Afonso se ha cerrado el cartel de presentadoras o aún puede haber sorpresas.
La maestra de ceremonia de la gala es Laura Afonso y yo creo que va a hacer un papel estupendo el día 27 en el escenario (se ríe Enrique Camacho)

La gala no necesita necesariamente un artista, porque el Carnaval de Santa Cruz tiene el empaque suficientemente para ofrecer un buen espectáculo, pero indiscutiblemente, de cara a la repercusión e incluso a la ilusión de la gente, que venga una estrella a todos nos gusta

Es tu cuarto año seguido como director de la Gala de la Reina, ¿cómo surgen nuevas ideas?
Todo parte de la temática y sobre eso empieza la etapa de documentación, tormenta de ideas y mucho análisis que tranquilamente lleva sus tres meses corriendo, porque deberíamos tener un poquito más de tiempo. No es nada fácil plantearse un espectáculo de esto porque el espectáculo tiene que seguir siendo el mismo y parecer diferente.

Aquello de ‘reinventarse’, ¿no?
Más que reinventarse -porque para reinventarse hacen falta otros muchos factores-, plantear un espectáculo como este que tiene que conservar la idiosincrasia de la fiesta es muy difícil porque puedes entrar en las ganas de querer hacer algo nuevo y cargarte lo anterior. Ahí es donde para mí está la parte más difícil, en conseguir equilibrar y tratar de alguna manera que lo que estamos viendo, aunque sea lo mismo que el año anterior, parezca algo distinto.

¿Cuál ha sido tu mayor reto este año?
El mayor siempre ha sido ese, el de mantener la esencia del Carnaval, porque, al fin y al cabo, en la gala lo que se refleja es la unión de todo un pueblo en torno a una fiesta. Entonces, cuidar eso para mí siempre es el mayor objetivo. Una vez cumplido eso, podemos meter el resto de los adornos que queramos al espectáculo, pero a quien le guste y sienta el Carnaval no necesita de escenario, de focos, ni de nada más que de la propia gente. Para mí eso es lo más importante. Cuidar a los diseñadores, a las candidatas, a los grupos que participan para que esa gente dé lo mejor de sí y la gente lo disfrute.

¿Y sigue uno con la misma ilusión cuatro galas después?
El momento en el que uno pierda la ilusión en un trabajo como este es preferible que se vaya. La ilusión se mantiene. Hay momentos mejores y peores como en todo. Yo tengo la suerte de que hemos conseguido tener una muy buena relación con los grupos y uno de los principales balones de oxígeno que tengo son esos momentos de trabajo conjunto con ellos, porque a mí que me toca trabajar con profesionales todo el año vivo un ambiente que está más vinculado a la responsabilidad de cumplir con tu trabajo. Aquí se vive un ambiente de cariño, entrega, de cumplir con un público que lo que te aporta es eso. Ese trabajo es superenriquecedor. El trabajo con los grupos no tengo forma de poder explicarte lo que a mí como profesional me aporta. Ellos me aportan mucho más de lo poco que yo les pueda a portar a ellos. Solamente pensar que hay gente que cuando sale del trabajo se van a ensayar hasta las tres o las cuatro de la mañana, otros que se van a su casa a preparar un caldero de comida para ir a pegar lentejuelas al local. Todas esas cosas, o la vives de cerca o nunca las vas a poder explicar. Con esto pasa exactamente lo mismo. A mí me toca ser la parte más profesionalizada del tema pero yo me siento absolutamente más parte de la otra. Esta fiesta la hace uno porque quiere y la siente.