Carlo Brusini durante su asistencia al ejercicio CANASAR 2019 (en el que se simula el accidente de una aeronave civil) como coordinador de los observadores del Grado en Seguridad y Control de Riesgos de la ULPGC | CEDIDA

Carlo Brusini: "Los descuidos e imprudencias de algunos ciudadanos pueden tener consecuencias nefastas"

Tubigú

Carlo Brusini es especialista en seguridad, emergencias y control de riesgos así como voluntario de Cruz Roja y Protección Civil, vocación que surgió al ser testigo de la labor que realizó su abuelo como coordinador de la Red Nacional de Radio de Emergencia (REMER) en la provincia de Las Palmas.

"Desde pequeño su espíritu de servicio público dejó en mí una huella que despertó una vocación que me inspira día a día a trabajar en este ámbito", rememora este experto. Tanto es así que en la actualidad, la cuenta personal de Carlo Brusini en redes sociales como Twitter se ha convertido en todo un ejemplo de cómo volcar toda esa vocación y formación hacia la ciudadanía a través del fomento del "conocimiento sobre la cultura de la prevención y las buenas prácticas en redes sociales durante situaciones de emergencia".

El seguimiento que efectúa sobre este tipo de situaciones así como de muy diversos asuntos relativos a la seguridad en las Islas son leídos cada día por miles de seguidores, quienes pudieron seguir a través de su cuenta, con información de fuentes oficiales, la lucha contra el fuego a cada momento y los cambios acaecidos en la evolución del incendio forestal de Arico, que llegó a entrar en el Parque Nacional del Teide.

En esta entrevista para el medio digital canario AtlánticoHoy Brusini analiza la planificación y actuación de los medios en la lucha contra el fuego en este caso concreto, así como la concienciación de la población a la hora de seguir las indicaciones en materia de prevención y seguridad, además de otros asuntos de plena actualidad relacionados con las emergencias en Canarias que más preocupan a los ciudadanos.

-En sus redes sociales ha realizado un amplio seguimiento de numerosas emergencias en las Islas. La última de ellas, el incendio de Arico (Tenerife). ¿Qué podría destacar de la planificación y actuación de los medios en la lucha contra el fuego, así como las medidas de seguridad establecidas?

El incendio forestal de Arico ha puesto de manifiesto una vez más la importancia de los planes de Protección Civil. En este caso, el Plan de Prevención y Extinción de Incendios de la Isla de Tenerife, INFOTEN,  y el Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Incendios Forestales de la Comunidad Autónoma de Canarias, INFOCA, y del gran trabajo de los profesionales que han intervenido.

Una de las medidas de seguridad establecidas que destaco es la decisión del Cabildo de Tenerife de proceder a la prohibición temporal de tránsito por los senderos, veredas y pistas de las zonas forestales de varios municipios. Lamentablemente hay ciudadanos que de forma inconsciente anteponen la curiosidad de ver las labores de extinción a su seguridad e integridad física.

-Aunque la labor de todos los equipos de profesionales que han luchado contra este incendio ha sido fundamental, ¿cuál cree que ha sido crucial a la hora de controlar el incendio o comenzar a darle la vuelta a la situación?

Un operativo como el desplegado es un engranaje en el que son importantes todas las piezas. Personalmente destacaría tres cuestiones, por un lado la mejora en las condiciones meteorológicas, por otro las decisiones adoptadas por la dirección técnica de extinción y finalmente, pero no menos importante, el arduo trabajo del personal.

 

Lamentablemente, hay ciudadanos que de forma inconsciente anteponen la curiosidad de ver las labores de extinción a su seguridad e integridad física

 

- Suele reiterar que es fundamental realizar acciones preventivas alrededor de las viviendas (en zonas de monte) para prevenir incendios. ¿Se trata de una asignatura pendiente en Canarias? En ese sentido, ¿estamos listos de cara al verano? Este año el riesgo de incendio es muy alto.

Este año tenemos la particularidad de haber tenido un invierno con grandes precipitaciones que ha aumentado considerablemente la vegetación. En Canarias contamos con numerosos núcleos y asentamientos situados en el denominado Interfaz Urbano Forestal (IUF) que son zonas en las que existen diferentes usos (residencial, productivo o recreativo) con áreas forestales en su entorno y en las que es fundamental contar con “cinturones” cultivados o áreas tratadas mediante acciones de silvicultura preventiva, aparte de la limpieza perimetral alrededor de cada vivienda.

Los diferentes cabildos insulares realizan una importante labor pedagógica sobre la importancia de realizar acciones preventivas. Sin embargo, hace falta mucha más “complicidad” y acción de la ciudadanía junto con la implicación de instituciones públicas y privadas.  Sin duda, es una asignatura pendiente.

 

- En otro orden de cosas, los canarios nos movemos mucho por mar y en estos últimos años se han producido varios accidentes marítimos, sobre todo en puertos (atraque, vertidos…), así como colisiones a menor escala con animales acuáticos, sin olvidar los grandes salvamentos relacionados con la migración irregular. ¿Cómo valora la gestión que se ha realizado en este tipo de situaciones?

En relación con los movimientos migratorios y los rescates en la mar, es imprescindible dejar claro que el derecho internacional marítimo reconoce que existe el “deber de prestar auxilio” y que los países ribereños deben contar con servicios de búsqueda y salvamento adecuados y eficaces. España cuenta con tres regiones de Búsqueda y Salvamento (SRR) que equivalen a tres veces el territorio nacional con 1,5 millones de kilómetros cuadrados. 

En cuanto a los accidentes marítimos que hemos tenido en Canarias, los mecanismos y recursos activados han demostrado que estos hechos aislados no son un motivo de preocupación.

De todos se realizan informes por parte de la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM) adscrita al Ministerio de Fomento, con el objeto de conocer las causas y trasladar recomendaciones y lecciones sobre seguridad para evitar sucesos semejantes en el futuro.

 

-¿Seguimos cometiendo los mismos errores pese a ser consciente de los peligros (construir en zonas ilegales o en riesgo de inundación, hacer fuego en verano…)

En lo que concierne a las construcciones en zonas potencialmente inundables, se trata de un tema complejo que requiere de un análisis profundo e interdisciplinar.

En cuanto a hacer fuego en verano, las administraciones en las diferentes épocas de peligro regulan las actividades permitidas y el uso del fuego (quemas, ahumadores en apicultura, usos recreativos…). No obstante, los descuidos e imprudencias de algunos ciudadanos pueden tener consecuencias nefastas, de ahí la importancia de concienciar a la población sobre ello.

 

En cuanto a los accidentes marítimos que hemos tenido en Canarias, los mecanismos y recursos activados han demostrado que estos hechos aislados no son un motivo de preocupación

 

- ¿Echa en falta mayor divulgación en prevención y seguridad entre la población en general, ya sea ante incendios, situaciones meteorológicas adversas, etc?

En nuestro campo profesional y dentro de la sociedad del riesgo, debe ser una prioridad concienciar a la ciudadanía en la cultura de la prevención. Nos queda mucho camino por recorrer.

 

- ¿Suele la población seguir las indicaciones fielmente o falta concienciación?

Sin ánimo de generalizar, hay comportamientos que se repiten con demasiada frecuencia y que dificultan la labor de los servicios de seguridad y emergencias, a parte de poner en riesgo su propia integridad física. Esta cuestión pone de relieve una vez más la importancia de concienciar a la población en este ámbito desde los primeros años.

 

En nuestro campo profesional y dentro de la sociedad del riesgo, debe ser una prioridad concienciar a la ciudadanía en la cultura de la prevención. Nos queda mucho camino por recorrer

 

-Esto va relacionado también con el tema covid, sobre el que se ha hablado mucho, especialmente ahora, de la responsabilidad individual. ¿Cómo valoraría sus reacciones en una situación de alarma como la vivida?  

Durante este año la respuesta de la ciudadanía ha sido mayoritariamente ejemplar. Sin embargo, el desconocimiento e imprudencia de unos pocos ha tenido un alto impacto.

 

 

- Recientemente también se ha hecho hasta el seguimiento de un cohete pasando cerca de Canarias… Dado que últimamente ya no descartamos ningún tipo de escenario posible, ¿qué tipo de situación de emergencia le preocupa más que suceda en las islas?

Hay dos cuestiones que considero especialmente interesantes y en la que no se ha profundizado suficientemente: los eventos relacionados con el clima espacial y la vulnerabilidad ante ataques cibernéticos.

- ¿Cree que nuestro Gobierno e instituciones implicadas están preparadas para enfrentarnos a un incremento de riesgo sísmico o una posible erupción volcánica?

En Canarias disponemos de dos planes que tienen en cuenta estos riesgos, por un lado el Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por riesgo volcánico en la Comunidad Autónoma de Canarias (PEVOLCA); y por otro el Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por riesgo sísmico en la Comunidad Autónoma de Canarias (PESICAN). Así mismo, disponemos del Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN) que realiza de forma continua acciones de vigilancia, investigación y divulgación.

En el aspecto del riesgo volcánico, destacar que el INVOLCAN de manera semanal realiza un gráfico sobre la actividad sismo-volcánica de la Isla de Tenerife y de La Palma disponible en ocho idiomas diferentes.

Pese a todo ello se debe seguir avanzando en aras de mejorar la conciencia ciudadana sobre lo que supone vivir en la única región volcánicamente activa del territorio nacional.

 

-¿Cree que hace falta realizar más simulacros de grandes accidentes o catástrofes en las Islas para mejorar la respuesta ante este tipo de emergencias?

Los simulacros son muy importantes para perfeccionar la capacidad de reacción, cooperación y coordinación entre organismos e instituciones con el objetivo final de mejorar la respuesta ante grandes accidentes o catástrofes. En este aspecto, es fundamental enriquecerse de la experiencia y lecciones aprendidas tanto a nivel nacional como internacional contextualizándolo a nuestra realidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...