Capítulo 1 (segunda temporada): 'El Norte no olvida'

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos...

Capítulo 1 (segunda temporada): 'El Norte no olvida'
La segunda temporada empezaba de una forma que hacía que los espectadores odiaran al personaje de Joffrey incluso más de lo que fueron capaces de odiarlo al final de la anterior temporada. En el Día de su Nombre, el joven rey se divertía observando violentos combates entre hombres y disfrutaba torturando física y psicológicamente a los que estaban por debajo de él (Sansa la primera de ellas). 
Tyrion hizo su triunfal entrada en esta segunda temporada interrumpiendo el día especial de su sobrino. "Te buscamos en el campo de batalla...", le dijo en tono sarcástico a Joffrey. También mostraba sus condolencias ante Sansa por la muerte de su padre. El enano de Roca Casterly volvía a mostrar que su reputación era solamente una armadura, ya que, en el fondo, era de las pocas personas en Desembarco del Rey capaces de tener clemencia y decencia al mismo tiempo. 
Cuando Tyrion le comunicó a su hermana Cersei en medio del Consejo del Rey la noticia de que sería la Mano del Rey hasta que su padre regresara, la madre de Joffrey estalló de ira y en este momento comenzó una guerra muy particular entre estos dos personajes. Lo cierto es que el enano estaba en la ciudad para reinar mientras su sobrino desperdiciaba el tiempo con sus entretenimientos. Estaban perdiendo la guerra en el campo de batalla, Jaime Lannister había sido capturado y únicamente tenían a Sansa para pactar con los Stark, ya que Arya había desaparecido y Ned Stark estaba muerto. 
Bran seguía en Invernalia y era su deber atender las quejas de los norteños. Él era, junto a su hermano Rickon, el único Stark que quedaba en su hogar. Ahora era el Señor de Invernalia, aunque no le gustara. No había vuelto a ser el mismo desde la caída y empezaba a descubrir el significado de las imágenes que veía en sus sueños. El joven señor soñó con que era capaz de vivir en la piel de su lobo. 
Daenerys seguía con su viaje por el desierto. Cada vez eran menos los que eran capaces de seguirla, y ella veía cómo su pueblo moría de sed y de hambre. Sus dragones iban creciendo poco a poco. Encomendó a los últimos jinetes Dothrakis que cabalgaran en busca de ciudades. Aquella era su última esperanza, la de encontrar agua, comida y un lugar donde refugiarse. 
Image
El futuro de Bran se vuelve más incierto que nunca en esta temporada | Foto del tráiler de la serie: HBO
En su expedición más allá del Muro, Jon, el Comandante Mormont y sus hermanos de la Guardia de la Noche encontraron seis pueblos abandonados. Por algún motivo, los salvajes que vivían al otro lado de la construcción de hielo dejaban atrás sus hogares (o huían de algo). 
Los hermanos juramentados, que tenían la función de proteger a los Siete Reinos de los peligros del Norte del Muro, tuvieron que pedir ayuda para encontrar refugio a uno de los seres más despreciables de la serie: Craster, el dueño de un poblado en el que vivía con sus hijas y se casaba con ellas. 
Lo cierto es que los salvajes estaban reuniendo un gran ejército más al norte, liderado por Mance Rayder, conocido como el Rey Más Allá del Muro. Mance había sido un hermano de la Guardia de la Noche, pero rompió su juramento y los traicionó. Se unió a los salvajes y ahora los lideraba, con la única intención de sobrevivir a la gran amenaza que se acercaba. 
Se nos introdujo por primera vez en la serie al personaje de Stannis Baratheon, el auténtico heredero al Trono de Hierro. La mano derecha de este heredero era Melisandre, una peligrosa y poderosa bruja, que llevaba a cabo ritos de sacrificio en honor al Dios de Luz. Stannis había llegado a recibir la carta de Ned Stark, en la que lo proclamaba rey y esto fue el comienzo de una sangrienta guerra. Ser Davos era uno de los fieles consejeros de Stannis y dejó muy clara su opinión: "Los Lannister son el verdadero enemigo". 

Cuando Tyrion le comunicó a su hermana Cersei en medio del Consejo del Rey la noticia de que sería la Mano del Rey hasta que su padre regresara, la madre de Joffrey estalló de ira y en este momento comenzó una guerra muy particular entre estos dos personajes. Lo cierto es que el enano estaba en la ciudad para reinar mientras su sobrino desperdiciaba el tiempo con sus entretenimientos. Estaban perdiendo la guerra en el campo de batalla, Jaime Lannister había sido capturado y únicamente tenían a Sansa para pactar con los Stark, ya que Arya había desaparecido y Ned Stark estaba muerto.
La mejor escena de este primer capítulo es sin duda la que protagonizaron los personajes de Robb y Jaime. El Rey en el Norte se dirigió a la celda de su prisionero y le comunicó que Stannis Baratheon estaba enviando cartas por los Siete Reinos, contando la verdad que descubrió Ned Stark: Joffrey era el hijo bastardo de Jaime y fue él quien empujó a Bran de la ventana cuando este lo vio con la reina. 
"Tres victorias no te convierten en un conquistador", le dijo Jaime a Robb, a lo que él le contestó: "Es mejor que tres derrotas". La furia de su lobo hizo que el mismo Jaime Lannister se asustara. Ya había crecido y ya no era un cachorro, sino que era un lobo huargo prácticamente con el tamaño de un adulto, aunque todavía le quedaba algo por crecer. 
Robb empezaba sus movimientos para ir a la guerra contra Joffrey. Envió a Theon Greyjoy para conseguir los barcos de su padre (que había luchado contra Ned Stark en la rebelión de las Islas del Hierro) y a su madre a dialogar con Renly Baratheon y así conseguir una alianza lo suficientemente fuerte como para derrotar a los Lannister. Era un plan arriesgado, mucho más de lo que pensaba. 
Por su parte, el rey ordenó asesinar a todos los hijos bastardos del rey Robert, pero uno de ellos consiguió escapar: Gendry, que ahora era amigo de Arya Stark y se dirigían al Muro. 

Tráiler de la segunda temporada: