Capítulo 10 (primera temporada): 'Fuego y sangre'

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos...

Capítulo 10 (primera temporada): 'Fuego y sangre'
La continuación de la terrible escena de la muerte de Ned era el comienzo de este décimo y último episodio de la primera temporada. Teníamos todavía la esperanza de que lo que estábamos viendo no fuera real, sino que, al ser una serie con fantasía y algo de magia, pudiéramos volver a ver al entrañable personaje de Ned vivo otra vez. El mundo de Juego de Tronos nos había dado el primero de sus golpes. 
Arya todavía tenía la oportunidad de escapar hacia el Norte con uno de los miembros de la Guardia de la Noche, pero Sansa estaba atrapada en la cárcel que en realidad era Desembarco del Rey. 
La salvaje Osha ayudaba al joven Bran a ir a la cripta donde se encontraban los antepasados de los Stark. Él le hablaba de parte de la historia de su casa y qué relación tuvieron su abuelo, su tío y su tía Lyanna con el malvado rey Aerys (el Rey Loco). La guerra que había empezado Robert era para conseguir recuperar a su amada Lyanna. 
Lo cierto era que Bran quería acercarse a ver la cripta porque había visto a su padre Ned allí abajo en un sueño. Osha lo intentaba convencer de que solo había sido un sueño. No obstante, el más pequeño de los hermanos Stark, Rickon, también había visto a Ned en la cripta mientras dormía. Fue entonces cuando el maestre Luwin le dio la triste noticia a Bran. 
Catelyn caminaba entre las reverencias de los soldados norteños, que le mostraban sus respetos tras conocer que Ned Stark, el Guardián del Norte, había muerto. Se dirigía a hablar con su hijo Robb, que mostraba su profundo dolor y su ira golpeando una y otra vez un árbol con su espada. 
Joffrey ya se había descubierto como uno de los personajes más odiosos de la televisión, mientras obligaba a Sansa a ver su padre muerto. Matices tan sutiles como la intención del Perro de que Sansa no cometiera ninguna estupidez al intentar matar a Joffrey fue uno de esos momentos que mostraban algo de luz en un personaje aparentemente cruel. 
Ya lo decía uno de los caballeros del Norte: "Los norteños juraron lealtad a los últimos dragones y ahora los dragones están muertos". Así fue cómo decidieron nombrar a Robb como Rey en el Norte y, desde ese momento, el Norte sería un reino independiente que se defendería de los enemigos que intentaran atacarlo. 
Image
Jon se despidió de su hermano Robb para dirigirse al Muro y ninguno de los dos se imaginaba lo que les depararía el futuro | Foto del tráiler de la serie: HBO
Jaime era ahora un prisionero de los norteños y, en su continuo intento de provocar a Catelyn, le confesó que había empujado a su hijo Bran por la ventana con la intención de matarlo. En ningún instante, y menos a estas alturas de la serie, nadie pensaba que fuera posible llegar a cogerle cariño a un personaje que se mostraba tan despreciable como Jaime Lannister. 
Los líderes de los Lannister, dirigidos por Tywin Lannister, sabían perfectamente que estaban perdiendo la guerra y necesitaban llevar a cabo una estrategia inteligente para no terminar de perderla del todo. Lo cierto es que "la locura y la estupidez" de Joffrey (según las palabras de su abuelo) habían acabado con la mejor opción que tenían para negociar, que era Ned Stark. Por ello, Tywin reagruparía sus ejércitos en Harenhall y mandaría a su hijo Tyrion a servir como Mano del Rey en su ausencia. 
Tyrion se preguntaba por qué él y no otra persona, ante esta inesperada y extraña muestra de confianza por parte de su padre. Todo apunta a que era otra de las brillantes ideas de su padre con la clara intención de poner en peligro a su hijo Tyrion o, a lo mejor, simplemente confiaba en sus cualidades para gobernar mejor de lo que lo harían Joffrey o Cersei. 

Ya lo decía uno de los caballeros del Norte: "Los norteños juraron lealtad a los últimos dragones y ahora los dragones están muertos". Así fue cómo decidieron nombrar a Robb como Rey en el Norte y, desde ese momento, el Norte sería un reino independiente que se defendería de los enemigos que intentaran atacarlo.

Daenerys había perdido a su hijo y a su marido, que ahora estaba en algún lugar entre la vida y la muerte. Había pagado un precio muy alto por llevar a cabo aquel conjuro. Todo apuntaba a que la última Targaryen estaba perdida en medio del desierto y sin recursos para salir de él. 
Jon, ante la insistencia de Sam para impedírselo, abandonaba el Castillo Negro para unirse a su hermano Robb y luchar contra los enemigos que habían matado a su padre. Fue perseguido por sus amigos, que intentaban detenerlo, pues sabían que aquello era traición y que perseguirían a Jon para capturarlo. Finalmente, sus compañeros recitaron el juramento de la Guardia de la Noche para recordarle a Jon dónde estaba su verdadero lugar. 
El Lord Comandante Mormont se lo dejó bien claro a Jon: "¿Eres un hermano de la Guardia de la Noche o un bastardo que quiere jugar en la guerra?", le preguntó. Y se dirigieron más allá del Muro para rescatar al tío Benjen Stark. 
La última escena de la temporada fue la que coronó a Daenerys como la Madre de Dragones, cuando quemó a Drogo tras su muerte y se introdujo en el fuego junto a los huevos de dragón. Lo siguiente que vimos fue a la Khaleesi sin ropa y con tres cachorros de dragón a sus espaldas. 
La banda sonora de Daenerys: