Capítulo 4 (segunda temporada): 'Jardín de huesos'

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos...

Capítulo 4 (segunda temporada): 'Jardín de huesos'

El Rey en el Norte asestaba un golpe más en el ejército Lannister, tendiéndoles una emboscada durante la noche. Aquí conocimos a uno de los personajes clave para el desarrollo de las siguientes temporadas: el frío y calculador Roose Bolton.
El momento más crítico de la guerra contra los Lannister tuvo lugar al comienzo de este capítulo. El hecho de que Robb conociera a Talisa, una enfermera encargada de curar las terribles heridas de las víctimas de las batallas, iba a ser crucial para el futuro de las casas Stark y Lannister. 
Joffrey seguía torturando a Sansa en la corte, delante de todos sus fieles seguidores, que le reían las gracias de sus crueles ideas. El único con el valor suficiente para hacer frente a las impertinencias del joven rey era su tío, Tyrion Lannister, y era el único capaz de amenazar a su sobrino para que se comportara. 
Esta era casi la única muestra de honor en Desembarco del Rey contra la crueldad del gobernante, que se acercaba incluso a lo macabro en algunas de las escenas protagonizadas por Joffrey. 
Meñique visitaba a Renly en su campamento militar y las intrigas continuaban. Ahora parecía tenderle una mano al hermano del difunto rey en el caso de que ganara la guerra. También mostraba mucho interés en el matrimonio de este nuevo rey y su mujer Margery, una joven astuta con grandes aspiraciones. 
El castillo de Harrenhal se convirtió en uno de los grandes atractivos escenográficos de esta temporada. La recreación de esta fortaleza medio abandonada, que servía a los Lannister para reagrupar a su ejército, fue brillante desde un punto de vista estético. Las torturas protagonizaban muchas de las escenas escalofriantes en este escenario. 
Image
Robb conoce a Talisa | Fotograma del tráiler de la serie: HBO

Meñique también aprovechó su visita a Renly para envenenar la mente de Catelyn, que sabía perfectamente que había traicionado a Ned. Habló a la madre de Sansa y Arya de la posibilidad de recuperar a sus hijas a cambio de dejar ir al 'Matarreyes'. Algunos momentos confundían al espectador, al mostrar que Meñique podía estar contando la verdad a la que siempre fue su amor desde la infancia. 
Como muestra de buena voluntad, le ofreció los restos mortales de Eddard Stark, algo que rompió nuevamente el corazón de "Cat" (como la llamaba él). Esta escena hacía dudar de los propósitos de este empresario y político, y nos preguntábamos si sus intenciones eran inhumanas o si, en el fondo, este personaje tenía algo de decencia. 
La guerra ocupaba diferentes frentes y ahora eran los hermanos Baratheon los que proclamaban la guerra entre ellos. Las diferencias entre Stannis y Renly ahora se convertían en un frente más en la lucha por el Trono de Hierro. 
El momento más crítico de la guerra contra los Lannister tuvo lugar al comienzo de este capítulo. El hecho de que Robb conociera a Talisa, una enfermera encargada de curar las terribles heridas de las víctimas de las batallas, iba a ser crucial para el futuro de las casas Stark y Lannister.

La llegada de Daenerys a la Ciudad de Qarth suponía la única salvación para los pocos que continuaban con vida después de la muerte de Khal Drogo. La negociación para entrar en la ciudad no fue fácil, pues los representantes del lugar al que la Targaryen acababa de llegar solo querían averiguar si los dragones eran reales. Sin embargo, ante la negativa de la petición de dejarlos entrar, uno de los consejeros de los "trece" que había a las puertas tomó la decisión de dejar pasar a sus nuevos invitados, para sorpresa de todos. 
Tywin llegaba a Harrenhal y necesitaba un nuevo sirviente. Creyendo que era un chico, eligió a Arya, que se encontraba entre los nuevos prisioneros de la fortaleza. 
Tyrion, por su parte, se encargaba de seguir jugando al peligroso Juego de Tronos y consiguió un nuevo espía, con la intención de vigilar siempre los inesperados pasos de su hermana. Lancel Lannister, el primo de Cersei y Tyrion, era, por lo visto, uno de los amantes de la madre del rey. La misión de Lancel sería seguir complaciendo a Cersei, con tal de informar en todo momento a Tyrion sobre lo que tramaba. 
Davos Seaworth, el fiel consejero de Stannis Baratheon, fue el encargado de acompañar a la Bruja Roja a una cueva, donde esta dio a luz a una especie de demonio. La fantasía protagonizaba una vez más el mundo duramente realista de George R.R. Martin. 
Escena de la serie. Daenerys llega a Qarth: