Capítulo 5 (tercera temporada): 'Besado por el fuego'

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos...

Capítulo 5 (tercera temporada): 'Besado por el fuego'
El sacerdote Thoros de Myr rezaba al Dios de Luz y Beric comenzaba su combate contra el Perro, luchando con una espada de fuego. Lo que más miedo daba a Sandor Clegane era el fuego. George R. R. Martin y los creadores de la serie son auténticos maestros a la hora de caracterizar a sus personajes y darles matices y personalidades complejas. 
El Perro atrevesó a Beric con su espada, pero Throros se las arregló para traerlo de vuelta de la muerte. En este momento, como en tantos otros, descubrimos que la serie era mucho más que intrigas y traiciones. Los soldados de la Hermandad Sin Estandartes dejaron libre a Clegane, pese a que Arya quería matarlo. 
Jon Nieve seguía su camino para escalar el Muro junto a los salvajes. Sus compañeros no se fiaban de él. Ygritte tenía que defenderlo ante algunos de los salvajes que sentían el deseo de matarlo. Después de esto, el bastardo tuvo que demostrar que ya no era un hermano juramentado de la Guardia de la Noche. Lo hizo acostándose con la mujer a la que amaba, la salvaje Ygritte. 
Los soldados llegaron ante la presencia de Roose Bolton. Ahora Brienne y Jaime estaban bajo su protección. Todavía no sabíamos en qué punto de la historia se encontraban las lealtades de los Bolton. Jaime fue curado por Qyburn, uno de los personajes que tendría una gran importancia en las siguientes temporadas. 

La que es posible que sea la mejor escena de toda la serie (si tuviera que elegir alguna) fue la que protagonizaron Brienne y Jaime. Mientras estaban en uno de los baños, él le confesó cómo fue la verdad sobre la muerte del Rey Loco; cómo intentó salvar al rey, pero, cuando este amenazó con destruir a todo Desembarco del Rey con fuego valyrio, Jaime asesinó a Aerys.

Tyrion seguía con sus labores como Maestro de la Moneda, pero sabía que los gastos de la boda real entraban en conflicto con los altos gastos de la guerra. Lady Olenna era uno de los personajes más interesantes de esta tercera temporada. Su temperamento era superior al de los demás en muchos sentidos. 
Gendry decidió separarse de Arya Stark. Ahora sabía que se iba a quedar con los soldados de la Hermandad sin Estandartes. La joven norteña ahora se quedaba sola, sin amigos. 
Uno de los aliados más poderosos de Robb Stark, Lord Karstark, asesinó a los dos jóvenes Lannister que habían capturado, ayudado por sus hombres. Esto suponía una traición hacia el Rey en el Norte, que creyó que lo más apropiado era aplicar la justicia sobre el anciano Karstark, que fue decapitado por el joven norteño. 
Image
Tywin Lannister | Fotograma tráiler serie: HBO

Arya hablaba con Beric y Thoros sobre cómo el primero había vuelto de la muerte seis veces, gracias al Dios de Luz. Era la segunda vez que Beric era asesinado por un Clegane, ya que el primero fue La Montaña. También hablaron de Ned Stark. El recuerdo que dejaba este personaje a lo largo de todas las temporadas, lo hacía más fuerte que ningún otro protagonista. 
Stannis Baratheon le confesaba a su mujer que le había sido infiel con Lady Melisandre, pero la reacción de su mujer resultaba muy inquietante. Estaba contenta de ver a su marido cumpliendo la voluntad de un dios. 
El último hermano Baratheon fue a ver a su hija Shireen, una joven dulce con el rostro marcado por una enfermedad que tuvo de pequeña. La niña era una gran amiga de Ser Davos Seaworth, que ahora era un traidor a ojos de Stannis. 
La que es posible que sea la mejor escena de toda la serie (si tuviera que elegir alguna) fue la que protagonizaron Brienne y Jaime. Mientras estaban en uno de los baños, él le confesó cómo fue la verdad sobre la muerte del Rey Loco; cómo intentó salvar al rey, pero, cuando este amenazó con destruir a todo Desembarco del Rey con fuego valyrio, Jaime asesinó a Aerys. 
Como pasa muchas veces a lo largo de esta serie tan larga, no todo es lo que parece. En este momento, los creadores de la serie definieron el concepto de antihéroe a la perfección, al mostrar la cara más humana de Jaime, que había sido el villano hasta entonces. 

Jon Nieve seguía su camino para escalar el Muro junto a los salvajes. Sus compañeros no se fiaban de él. Ygritte tenía que defenderlo ante algunos de los salvajes que sentían el deseo de matarlo. Después de esto, el bastardo tuvo que demostrar que ya no era un hermano juramentado de la Guardia de la Noche. Lo hizo acostándose con la mujer a la que amaba, la salvaje Ygritte.

La princesa Shireen enseñaba a Davos a leer la historia de Poniente, algo que resulta fascinante a lo largo de toda la obra de Canción de Hielo y Fuego, pues sus historias y leyendas cobran vida a través de sus personajes, como se muestra en el libro El Mundo de Hielo y Fuego, una de las últimas publicaciones de Martin sobre el mundo de Juego de Tronos
Las rivalidades se mezclaban con la admiración mutua entre Jorah Mormont y Ser Barristan Selmy, que querían proteger a Daenerys por todos los medios. 
El interés en Sansa comenzaba a crecer por parte de Meñique, que le prometía que volvería a su casa, y por parte de Tywin Lannister, que iba a casar a Tyrion con la joven Stark. Por su parte, Cersei se casaría con Loras Tyrell. 
Jaime confiesa la verdad sobre el Rey Loco: