Capítulo 5 (segunda temporada): 'El fantasma de Harrenhal'

Si eres uno de esos fans que, cuando acaba una temporada de Juego de Tronos, se te queda un vacío inmenso en el corazón y en tu vida, significa que no solamente te gusta la serie, sino que estás obsesionado con ella. No te preocupes, porque en AtlánticoHoy también estamos obsesionados con los dragones, las traiciones, las intrigas y las diferentes casas nobles de Poniente. Por eso, te proponemos un plan para hacer la espera hasta el estreno de la última temporada un poco más llevadera, comentando CADA VIERNES todos los capítulos de la serie, uno por uno, semana tras semana, para volver a disfrutar de ellos y poder recordar detalles y matices que es posible que se perdieran por el camino. Empezamos...

Capítulo 5 (segunda temporada): 'El fantasma de Harrenhal'

El acuerdo al que estaban llegando Catelyn y Renly para luchar juntos contra los Lannister parecía ser una buena opción para dirigirse hacia la victoria. A cambio de la ayuda del joven Baratheon, Robb tendría que renunciar al Trono de Hierro. 
El único problema que había que superar era la batalla contra Stannis, a la que Renly se dirigía sin ningún tipo de duda. No obstante, ante la atenta mirada de Brienne y Catelyn, todos estos sueños de futuro se desvanecieron cuando una sombra con el rostro de Stannis Baratheon entró en la tienda de su hermano y lo asesinó por la espalda. Era la misma sombra que había salido del vientre de Melisandre. 
Las tropas de Stannis se acercaban al campamento de su hermano asesinado, mientras los hermanos Tyrell lloraban la pérdida del aspirante a rey. Fue Meñique el que los convenció para retirarse y no enfrentarse al hermano mayor de Renly en batalla. Margery confesó su verdadero deseo: no quería se una reina, sino "la reina". 

Por su parte, Arya era ahora "el sirviente" de Tywin Lannister e intentaba pasar desapercibida y camuflarse como una prisionera más. Desde este instante, Arya se convirtió en una superviviente.

Las preparaciones para combatir a Stannis parecían no interesar a Cersei, pero sí a Tyrion. Por eso, seguía torturando psicológicamente a su primo Lancel para sacarle información sobre su hermana. Por lo visto, ella estaba construyendo fuego valyrio, el arma más preciada del Rey Loco. 
Todos los banderizos del difunto Renly se habían unido a la causa de Stannis y Ser Davos le insistía a su rey en contarle lo que vio en la cueva, cuando Melisandre dio a luz a la sombra que mató al hermano pequeño del nuevo candidato al trono. 
Davos advirtió a su señor de que entre sus hombres se empezaba a rumorear que la Bruja Roja era una hechicera que susurraba órdenes al oído del único heredero Baratheon con vida. Atacarían Desembarco del Rey sin Lady Melisandre, pero Davos dirigiría el ataque, ordenó el líder. 
Las cosas no parecían ir demasiado bien para Theon, que no conseguía hacerse respetar como el capitán de su propio barco, pero ya empezaba a tramar cómo iba a atacar a los Stark. Estaba claro que había elegido un bando y que había elegido mal. 
Image
Arya se convierte en una superviviente | Fotograma del tráiler de la serie: HBO

Por su parte, Arya era ahora "el sirviente" de Tywin Lannister e intentaba pasar desapercibida y camuflarse como una prisionera más. Desde este instante, Arya se convirtió en una superviviente. La joven Stark empezaba a entablar conversación con el misterioso Jaqen H'ghar, uno de los prisioneros al que le había salvado la vida y que ahora estaba vestido con la armadura del ejército Lannister. 
El misterioso caballero estaba en deuda con la Stark y, de acuerdo con su religión, "solo la muerte podía pagar por la vida", por lo que Arya ahora podía pronunciar los nombres de tres personas que él mataría. 
Jon y sus compañeros seguían con la dura búsqueda de Benjen Stark más allá del Muro, al tiempo que intentaban averiguar cuál era el motivo de los misteriosos sucesos que estaban teniendo lugar en territorio salvaje. El cuerno sonó tres veces y, según Sam, en la antigüedad se usaba esa señal para avisar de la llegada de los Caminantes Blancos. 
Tyrion descubrió el propósito de Cersei de construir fuego valyrio y es por eso que habló con el Piromante para convencerlo de que, a partir de ahora, no crearía esa clase de fuego para Cersei, sino para él. El pulso que echaban los hermanos se hacía cada vez más intenso. 


El único problema que había que superar era la batalla contra Stannis, a la que Renly se dirigía sin ningún tipo de duda. No obstante, ante la atenta mirada de Brienne y Catelyn, todos estos sueños de futuro se desvanecieron cuando una sombra con el rostro de Stannis Baratheon entró en la tienda de su hermano y lo asesinó por la espalda. Era la misma sombra que había salido del vientre de Melisandre.

Daenerys empezaba a darse cuenta de cómo funcionaba la ciudad a la que acababa de entrar. Los trucos de magia, el misterio, la abundancia y las extrañas tradiciones hacían que Qarth fuera una ciudad inquietante y peligrosa. 
Brienne y Catelyn huyeron del campamento de Renly, pues eran las principales sospechosas de su asesinato. La Tully solo podía pensar en dar noticias a Robb de lo que acababa de ver y después volver a Invernalia. Brienne, por su parte, juró lealtad a Lady Catelyn con la condición de que, llegado el momento, no le impediría matar a Stannis. 
Daenerys ya empezaba a recibir propuestas de matrimonio, de hombres con la suficiente ambición como para desear el Trono de Hierro, pero el fiel Jorah estaba ahí para aconsejar a la joven heredera y advertirle de que no tomara ninguna decisión de la que se pudiera arrepentir. 
En la última escena, Jaqen H'ghar cumplió la primera petición de Arya: el hombre que torturaba a los prisioneros en Harrenhal estaba muerto. 

Tywin le pregunta a Arya por Robb Stark: