Canarias terminará 2017 como la tercera comunidad menos endeudada del país

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal prevé que la deuda pública de Canarias seguirá reduciéndose en los tres próximos ejercicios y que el archipiélago será la segunda comunidad, tras el País Vasco, que cumpla con el límite del 13 % que marca la Ley de Estabilidad. 

Las cifras que maneja este organismo indican que Canarias terminará 2017 como la tercera comunidad menos endeudada del país, con una tasa del 15,2 por ciento de su producto interior bruto (PIB), solo mejorada por el País Vasco (13,0 %) y Madrid (14,3 %).

Su pronóstico es que la deuda pública del Gobierno de Canarias seguirá cayendo en los tres ejercicios siguientes: al 13,8 % del PIB regional en 2018, al 11,9 % en 2019 y al 10,0 % en 2020.

Esas cifras implican que el archipiélago será la segunda comunidad autónoma que cumpla el listón del 13 % del PIB que fija para ellas la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera como límite de deuda: lo conseguirá en 2019, mientras que el País Vasco podría llegar este mismo año o, si no, en 2019.

Y también apuntan a que a partir de 2019, Canarias será la comunidad autónoma menos endeudada del país, con tasas situadas en la mitad de lo que se pronostica para el conjunto de las comunidades autónomas en esos años: un 11,9 % frente a un 23,2 % del PIB en 2019 y un 10,0 % frente a un 22,5 % en 2020.

Canarias ya es en estos momentos la región menos endeudada del país conforme a otro indicador, el de deuda por habitante, con una ratio de 3.170 euros por persona (la mitad que la deuda media del conjunto de autonomías, que asciende a 6.125 euros por habitante).

La AIReF cree que las comunidades autónomas, como conjunto, no cumplirán con su meta de endeudamiento del 13 % del PIB hasta 2037 y señala que los riesgos para la sostenibilidad son muy altos en algunas como Cataluña, Castilla-La Mancha, Murcia o Comunidad Valenciana.

En el Observatorio de Deuda Pública del tercer trimestre publicado hoy, la AIReF señala que los riesgos para la sostenibilidad financiera en el medio plazo del subsector CCAA han disminuido a lo largo de 2017 pero permanecen altos.

"El elevado nivel de partida, cercano al 25 % del PIB, retrasa el cumplimiento del nivel de referencia del 13 % del PIB al año 2037 en el escenario neutral", añaden.

Por comunidades autónomas.

La imagen es dispar por CCAA: Cataluña, Castilla-La Mancha, Murcia y Comunidad Valenciana tienen un nivel de riesgo para la sostenibilidad muy alto.

Dos escalones por debajo se sitúan Extremadura y Andalucía y, en tercer lugar, Aragón y Baleares que presentan un nivel medio de riesgo.

Cantabria y Castilla y León se encuentran en el nivel de riesgo ligeramente bajo, al igual que Asturias y Galicia.

Por último, Navarra y La Rioja presentan riesgos bajos para la sostenibilidad, junto con Canarias, Madrid y País Vasco.

En cuanto a los días de trabajo por persona necesarios para pagar la deuda regional, se prevé que en 2017, en promedio, los habitantes de una comunidad autónoma necesiten 89 días para amortizar la totalidad de la deuda.

Las comunidades en donde se necesitan más días para amortizarla son la Comunidad Valenciana (151), Castilla La Mancha (133) y Cataluña (127), mientras que donde emplean menos jornadas sería en el País Vasco (47), en Madrid (52) y en Canarias (56).

De forma global, La AIReF mantiene que la deuda pública no logrará situarse en el 60 % del PIB -el objetivo marcado en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera- al menos hasta 2035.

En el medio plazo, la AIReF señala que la senda de la deuda de las Administraciones Públicas prevista en el Plan Presupuestario 2018 "puede considerarse probable".