Sin plan para el retorno de jóvenes canarios

El Gobierno de Canarias ha reconocido hoy que carece de políticas concretas para incentivar el regreso de los jóvenes que han abandonado el archipiélago durante la crisis por falta de perspectivas laborales en las islas.

En una comparecencia parlamentaria, el consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, José Miguel Barragán, señaló que el Ejecutivo carece de datos estadísticos para saber cuántos jóvenes han salido de las islas, si se fueron voluntariamente o como "exiliados económicos" o en qué están trabajando.

Más allá de los datos de inscripción en los consulados, el resto de la información es privada, por lo que el Ejecutivo ha puesto en marcha una página web en el portal del Gobierno de Canarias para que los jóvenes que han salido aporten ese tipo de información y para mantenerlos informados a ellos.

A partir de ahí se verá si las estadísticas "nos dan alguna indicación de si se puede hacer alguna política concreta para emigrados económicos", dijo Barragán.

El consejero pidió además "prudencia" porque no se pueden poner en marcha medidas para incentivar el regreso de los jóvenes que se han ido que supongan una discriminación para los que se han quedado, al igual que no se puede discriminar a los desempleados jóvenes de los que tienen más edad.

Por eso, explicó, el Gobierno de Canarias no tiene políticas específicas, sino que se limita a "políticas integrales de reactivación económica", entre las que citó el Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan).

"El Gobierno no tiene una política concreta para este asunto, tiene políticas generales para dinamizar la economía que está dando sus frutos" y sirven igualmente para los que se han quedado o para los que quieren regresar, dijo, aunque reconoció que los resultados no son los deseados por la precariedad y la falta de calidad en el empleo.

La salida de jóvenes desde 2008 no es exclusiva de Canarias, sino que afecta a todo el país, y la crisis "no ha quedado atrás", subrayó Barragán, para quien "nadie tiene una varita mágica" para que los jóvenes retornen, y en cuanto a la diversificación económica es "fácil de decir y difícil de hacer".

La portavoz de Podemos, Noemí Santana, que había pedido la comparecencia de Barragán, elogió al consejero por tener "la decencia de reconocer el problema e intentar buscar soluciones", mientras que responsabilizó a las políticas del PP de la existencia de "exiliados económicos".

Santana afirmó que la mayoría de estos emigrados quiere volver, pero les es prácticamente imposible encontrar un trabajo digno, y denunció que han perdido derechos como la tarjeta sanitaria o restricciones para votar.

Defendió la diversificación económica, el cambio de modelo productivo, y aumentar la inversión en sanidad, educación e investigación para favorecer el retorno de los emigrados.

Migdalia Machín, de CC, recordó al consejero que algunas comunidades ya tienen programas de retorno del talento emigrado, en lo que coincidió con la representante del PP Lorena Hernández, quien incidió en que el problema es aún más duro para los jóvenes de las islas no capitalinas por la falta de oportunidades.

Gabriel Corujo, del PSOE, reprochó al consejero que el Gobierno no ha hecho nada para abordar este problema desde que los socialistas dejaron el Ejecutivo y Esther González, de Nueva Canarias, acusó a Barragán de haber renunciado a hacer una evaluación del problema.

Para Melodie Mendoza, de ASG, hacen falta programas para que los jóvenes emigrados puedan regresar con un empleo estable y una vivienda digna.