Una persona mayor pasea por la calle / @jacfotografo (AH)

Canarias, séptima pensión de jubilación más baja del país

Tubigú

Canarias tiene la séptima cuantía media más baja de España en materia de pensiones de jubilación, con una cifra de 1.103,06 euros. Esta cifra dista en más de 450 euros de la más alta, que es la de País Vasco, con 1.458,98 euros y en 472,34 euros a la de la más baja del Estado, la de Extremadura, con 986,64 euros -la única comunidad por debajo de mil-. Datos según la última Nómina mensual de pensiones del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones correspondiente al mes de junio.

Eso supone que un jubilado vasco vive con una pensión casi un 48 % más alta que uno extremeño. Además, revela que, en estos momentos en que España aborda una nueva reforma del sistema público de pensiones, persisten las diferencias en este ámbito, reflejo en parte de las que existen en el mercado laboral, pero también que la brecha sigue cerrándose lentamente.

Comparación entre comunidades

Así, la misma estadística indica que, hace 10 años, en 2011, la distancia entre la media regional más alta, la de País Vasco con 1.135,88 euros, y la más baja, que entonces era la de Galicia (Extremadura ocupa el último lugar desde 2013) con 752,78 euros, se situaba en 383,10 euros, que era cerca del 51 %.

En comparación, en 1982 -el año más antiguo del que ofrece datos contrastables la estadística del Ministerio-, la diferencia entre la pensión media de jubilación más alta, entonces la de Asturias con 158,59 euros, y la más baja, la de Melilla con 115,90 euros, era 11 puntos inferior a la actual, en concreto del 36,83 por ciento.

25 años atrás

Para encontrar un dato similar al 47,87 % actual hay que retrotraerse 25 años -aproximadamente una generación-, hasta 1996, cuando la distancia porcentual entre la pensión media de jubilación más alta, también la del País Vasco, con 584,62 euros, y la más baja, la de Galicia, con 391,23 euros, era solo un punto y medio superior a la actual, en concreto del 49,43 por ciento.

En este cuarto de siglo, las pensiones de jubilación han ido subiendo sin parar a la vez que la brecha entre regiones creció hasta rozar en 2004 el máximo de casi un 60 % de diferencia de la más alta sobre la más baja. En concreto, en 1997 esa distancia era del 50,98 %; en 1998 saltó al 55,56 %; en 1999 se situó en el 56,95 %; en el año 2000 era del 57,17 %; en 2001 del 58,20 %; en 2002 del 58,37 %; y en 2003 del 58,97 %; antes alcanzar el máximo del 59,75 % en 2004.

A partir de ese año la brecha bajó constantemente hasta 2015, cuando se situó en el 49,04 %, repuntó después durante tres años hasta el 50,02 % en 2018, y luego volvió a la senda de la reducción que aún se mantiene (48,76 % en 2019; y 48,47 % en 2020, hasta el 47,87 % del último mes de junio).

Discriminación territorial

Como recogen diferentes informes sobre esta materia, el sistema español de pensiones no genera ningún tipo de discriminación territorial sino que más bien incorpora elementos de solidaridad, aunque estos no pueden compensar totalmente factores diferenciadores previos, relacionados con la demografía, el mercado de trabajo o los salarios.

En el siguiente cuadro aparecen, por comunidades autónomas, el número de pensiones y la cuantía de la pensión media, tanto de jubilación como el total de modalidades, con datos del pasado mes de junio:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ÚLTIMAS NOTICIAS