Más presupuesto para la atención de la emergencia social

La Fundación CajaCanarias han firmado la renovación del Protocolo General de Actuación, por el cual se incorporan 1,8 millones de euros más a los presupuestos destinados a la atención de la emergencia social.

Con esos fondos se atienden los gastos extraordinarios de familias que no disponen de ingresos suficientes para vivir y en las que, por este motivo, confluyan factores de riesgo y vulnerabilidad social, ha informado el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo.

Estos 1,8 millones de euros se suman así a las principales líneas de acción del Gobierno de Canarias destinadas a las personas sin ingresos como son la Prestación Canaria de Inserción dotada con 53,5 millones de euros y el Plan Concertado de Prestaciones Básicas por el que la administración autonómica apoya a los ayuntamientos con 12 millones de euros, ha recordado Clavijo.

Para el presidente canario, el convenio "es un ejemplo de la colaboración entre sector público y privado" y ha agradecido a ambas Fundaciones y a la Fecam por su implicación.

De la misma forma, ha señalado que aunque los indicadores y previsiones económicas están experimentando una mejoría en Canarias "siguen habiendo muchas familias en las islas en situación de exclusión social y no nos podemos olvidar de ellas".

El presidente canario apuntó a convenios de este tipo como una herramienta para llegar a las personas y familias con necesidades básicas junto a otros instrumentos puestos en marcha por el Ejecutivo, pero se refirió a la diversificación económica en la que ya está inmersa el archipiélago para "generar oportunidades que se traduzcan en la creación de puestos de trabajo".

El objetivo del Protocolo General de Actuación es otorgar ayudas, de carácter económico, destinadas a sufragar gastos específicos de carácter extraordinario, necesarios para prevenir, evitar o paliar situaciones carenciales, urgencias sociales o situaciones de marginación social.

Cubre gastos de alimentación, productos de higiene personal, medicamentos y suministros de agua o electricidad, así como otras situaciones consideradas de emergencia como los supuestos de alquileres o desahucios, entre otros.

Las ayudas están dirigidas a personas individuales o unidades familiares que carezcan de medios económicos y en las que concurran factores de riesgo, siendo siempre un apoyo a la intervención social.

El criterio de distribución del dinero entre los municipios viene recogido en el acuerdo y parte de la base de que cada municipio recibe una cantidad fija de 3.409,9 euros por parte del Gobierno de Canarias y la misma cantidad por parte de la Fecam y las dos entidades privadas.

A este dinero se suman otras tres partidas, cuya cuantía se asigna siguiendo los criterios de reparto del Fondo Canario de Financiación Municipal.

Esta nueva aportación económica complementa la aportación de 12 millones de euros que se destina a los ayuntamientos por parte del Gobierno a través del Plan Concertado de Prestaciones Básicas para cubrir las necesidades de las personas con mayor vulnerabilidad social.