stani piloto

Canarias, desde el cielo: "Luce diferente aunque lo vea 300 veces"

Tubigú

Más allá de las famosas características que hacen de Canarias uno de los puntos turísticos más importantes de Europa por su clima y contraste de playas y montañas, precisamente esa orografía ha permitido descubrir a un Archipiélago espectacular desde los cielos. Y si no, descubran a nuestro protagonista de hoy.

Stani Klajban nació hace casi ya 45 años en la antigua Checoslovaquia -concretamente eslovaco tras la división en 1993- y descubrió en Tenerife los espectaculares paisajes a vista de pájaro que le impulsó a conocer el sueño que persiguió toda su vida, ser piloto de avión.

Hoy, Stani, que trabaja en el sector del marketing, dentro del mundo de la hostelería en turismo, ha hecho de sus redes sociales el mejor escaparate para ver nuestras islas, más concretamente Tenerife -su lugar de residencia desde 2005-, desde las alturas.

Las imágenes que comparte a diario de sus paseos por las nubes son espectaculares y hemos querido conocerle y el porqué de esta pasión.

Llegada a Canarias

"Yo trabajaba como guía turístico en mi país y mi empresa me mandó a Tenerife. Vamos a decir que fue el destino".

Pasión por volar

"Cuando era adolescente, me atraía mucho el tema de los aviones. Cuando tuve 18, quería entrar en el ejército eslovaco y fue justo cuando cayó el muro en el año 89. El problema era si iba a haber dinero para mantener los aviones. El futuro de la aviación militar y general en Checoslovaquia pintaba bastante mal. Al final, no di el paso, pero el sueño nunca se me quitó y decidí que si en algún momento tenía la oportunidad de vivir en un sitio y poder hacer el curso lo haría. Cuando vine en 2005 a Tenerife, justo había una escuela que abrió en 2006y duró dos años. Lo justo para sacarme el curso de piloto privado. Cumplí mi sueño y empecé a volar aquí por placer".

Fotografías aéreas

"Siempre me ha gustado la fotografía y me gustó empezar a compartir las fotos de los vuelos para que el resto viera lo que estoy viendo y viviendo. Hace unos ocho años empecé a colgar las fotos en Instagram y cree un blog. A la gente le fue gustando y eso es lo que me nutre y podemos comentar las imágenes. Aunque como se dice, una imagen vale más que mil palabras. Aunque suba muchas fotos, no vuelo todos los días. Lo que saco 50 fotos y las voy subiendo poco a poco, viendo las que me traen recuerdos o que más me gustan".

Vuelos por el mundo

"Cuando tengo la posibilidad de viajar intento cuadrar para poder hacer algún vuelo. Soy de Eslovaquia y lo que disfruto un montón es volar en invierno, porque eso aquí no se vive. Yo me quedo como un niño cuando voy con gente y veo los paisajes aunque los haya visto 300 veces, pero cada vez luce de otra forma. Cuando voy a otros lugares intento ver cosas diferentes. En Eslovaquia tenemos montañas, lagos, árboles y está todo verde, y eso a mí me chifla. Allí, me dicen que tienen envidia porque siempre estoy volando sobre el mar y entre islas y les digo que estoy acostumbrado y para ellos es un sueño. Al final siempre uno quiere algo que no tiene. Por otros países pruebas aeropuertos distintos, enriquecerte y aprender cosas nuevas. Ver un poco el mundo desde el aire en distintas partes".

Co-autor de un libro “A Day Above The Canary Islands”

"Fue un proyecto con un señor inglés, John Nowell, que es el autor del libro. Me pidió colaborar con él, que ya tiene varios libros de volar por el mundo. Encontró en Twitter mis fotos y le cedí las mías para el libro y me incluyó como co-autor. Ahí se muestra la belleza de la isla de Tenerife y eso fomenta un poco el turismo, porque yo trabajo en turismo, no me dedico a esto de volar todavía de forma profesional".

Ser piloto comercial

"Yo me saqué el curso de piloto privado en 2006 con la intención de seguir y sacarme la licencia de piloto comercial. En 2008 nos llegó la primera crisis económica y fue muy difícil. Ahí me dije que mientras pudiera volar de vez en cuando y disfrutar de las vistas me conformo, porque en sí es un privilegio. Pero el gusanillo no me dejaba descansar y en 2015 retomé otra vez el tema y terminé el curso de piloto comercial con la intención de entraren una aerolínea aérea. Terminé en 2019".

La pandemia

"Hubo seis meses que no se pudo ni volar y no pude disfrutar nada. Estuve practicando bastante en casa con el simulador en el ordenador para que uno no se oxide. Cuando en septiembre se relajó un poco la cosa, los amigos se animaron pensando que lo que se habían perdido todos estos años lo tenían que vivir ya porque a lo mejor nos van a volver a confinar".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...