Clavijo: "La flotabilidad del barco está garantizada"

El Gobierno canario ha acordado mantener activo por prevención el Plan Especial de Protección Civil por Contaminación Marina (PECMAR) a pesar de que los informes que traslada la Capitanía Marítima de Las Palmas descarta peligros de contaminación o hundimiento del MV Cheshire. 

El presidente canario, Fernando Clavijo, ha asistido a una reunión del comité asesor del PECMAR en la sede grancanaria del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad del Gobierno canario, y a la que también acudieron la consejera de Seguridad, Nieves Lady Barreto; el presidente del Cabildo, Antonio Morales; el alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Marco Aurelio Pérez; el subdelegado del Gobierno, Luis Molina; y el capitán marítimo de Las Palmas, Pedro Mederos, entre otros.

Clavijo ha dicho que la reunión ha sido "positiva" y ha destacado el "trabajo conjunto" de todas las administraciones por cómo ha fluido la comunicación en "situaciones de emergencia", y que se ha transmitido la garantía de que "no hay peligro ni para las personas ni para el medio ambiente".

"El capitán marítimo nos informó de que la flotabilidad del barco está garantizada y, aunque aún no han subido sus técnicos, todo indica que la mercancía -fertilizante- se consumió con la reacción química y, lo que queda solo son residuos", añadió Clavijo.

El presidente canario ha subrayado que, en todo caso, "no se van a tomar decisiones de traer el barco a algún puerto canario hasta que hayan subido los técnicos de Capitanía Marítima y esté "todo garantizado".

"En el caso de que el armador del Cheshire solicitase ser remolcado a un puerto canario para reparaciones, que es competencia del capitán marítimo de Las Palmas, este tema sería visto en el seno del PECMAR con toda la información disponible", ha agregado

Clavijo ha desvelado que ahora mismo el buque está a unas 42 millas náuticas -77 kilómetros- al sur de Gran Canaria, y que la empresa de rescate seguirá trabajando en él hasta que puedan subir los técnicos de Capitanía Marítima.

"Una vez que se disponga de esa información se convocará un órgano como el PECMAR", ha subrayado.

El presidente ha desvelado que el PECMAR "lo activó un fax a las 09.09 del pasado miércoles", cuando el buque carguero británico se encontraba solo 14 millas de Gran Canaria, "a menos de cuatro kilómetros de entrar aguas territoriales canarias".

"Mientras el buque estuvo alejado la información fue normal entre los técnicos de Capitanía y el Gobierno canario. Ahí era competencia absoluta del Estado, otra cosa es que, cuando se va a acercar a las aguas canarias, porque ahí tenemos las nuestras, desde las turísticas a vertidos o piscifactorías. Es en ese momento cuando de manera preventiva, por la cercanía y falta de información clara del destino del buque, se activó el PECMAR", ha apuntado.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Canaria, Luis Molina, ha informado de que los servicios de rescate están trabajando dentro del buque y que, con posterioridad, Capitanía Marítima tendrá que fiscalizar y autorizar el movimiento del barco.

"Hasta que eso no se produzca, el buque no se acercará a una distancia que pueda suponer el más mínimo riesgo y, como no puede ser de otra manera, de todo se informará al Gobierno canario, que ha dispuesto de información técnica permanente de Salvamento Marítitmo todos los días al 112", ha especificado Molina.

Según el subdelegado, la situación actual del buque es de "absoluta tranquilidad" porque, según informan los técnicos, "no hay riesgos ni para la estructura del barco, ni posible hundimiento ni para los posibles residuos que pudieran quedar tras la reacción química de la carga".

"En la posición en la que está el barco no hay riesgo, cualquier deriva siempre lo alejaría de la costa", ha dicho Molina, quien ha agregado que "la gestión de Capitanía Marítima ha sido impecable" en esta problemática.

Si hubiese carga aún en el buque o residuos de la reacción química no serían descargados en un puerto de Canarias porque las islas carecen de un centro para su tratamiento, "en el caso de que así lo solicitara el armador, que todavía no lo ha hecho", ha apostillado.

Molina también ha comentado que el barco ha ido modificando su localización conforme a la necesidad de los rescatadores, pero con "la orden estricta" de que no superase las 12 millas de la costa y, que esa distancia siempre se ha cumplido, las más cercanas en torno a las 20 millas. 


El Cheshire continúa con altas temperaturas en sus bodegas