Las políticas sociales pasarán a representar más del 60% del gasto total

El Cabildo de Tenerife ha presentado este lunes 27 de noviembre su presupuesto para 2018 por un total de 846 millones de euros, un 4,62% más que en 2017, en el que tienen más peso en el gasto total las políticas de servicios sociales y bienestar comunitario, que crecen un 12,62%, casi 40 millones de euros más.

Con estas cuentas, aprobadas hoy en el Consejo de Gobierno y pendientes de su aprobación definitiva en el pleno del 22 de diciembre, la política social pasará a representar el 60,73% del gasto total del Cabildo, frente al 55,36% en el presente ejercicio.

Este incremento del presupuesto social se dedicará en parte a las inversiones previstas en el plan de infraestructuras sociosanitarias, para el que la Comunidad Autónoma aportará en 2018 10,7 millones de euros, al que se sumarán casi otro tanto por parte del Cabildo.

Frente al aumento presupuestario en las políticas sociales, el presupuesto del Cabildo disminuye en actuaciones económicas en un 9,68%, lo que supone 24 millones de euros menos, con rebajas en las políticas de agricultura, ganadería y pesca (-9,72%), comercio turismo y pymes (-1,38%), transporte público (-10,86%), infraestructuras (-6,15%) e I+D+i (-28,24%).

El Cabildo afrontará el ejercicio sin nuevo endeudamiento y reducirá su deuda en 24 millones de euros en 2018, hasta los 183 millones a final de año, menos del 30% de los recursos ordinarios de la corporación, cuando el máximo fijado por el Estado puede llegar al 110%.

La inversión 2018
Sin embargo, a las cifras de inversión previstas en el presupuesto de 2018, 213 millones de euros, hay que sumar otros 40 millones de proyectos de inversión financieramente sostenibles (que provienen de superávit) aprobados en 2017, pero que se ejecutarán en el próximo ejercicio, según explicó el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, en la rueda de prensa de presentación de las cuentas.

El Cabildo afrontará el ejercicio sin nuevo endeudamiento y reducirá su deuda en 24 millones de euros en 2018, hasta los 183 millones a final de año, menos del 30% de los recursos ordinarios de la corporación, cuando el máximo fijado por el Estado puede llegar al 110%.

En cuanto a los ingresos, 50 millones de euros provienen de los recursos del REF, mientras que la Comunidad Autónoma aporta 38 millones por el convenio de la dependencia, 10,7 millones por el plan de infraestructuras sociosanitarias y 47,5 millones por el Fondo de Desarrollo de Canarias.
Carlos Alonso explicó que los presupuestos se han elaborado a partir del Marco Estratégico de Desarrollo Insular (MEDI), una planificación que abarca de 2016 a 2025 y que se divide en cinco ejes: Tenerife 2030 (que incluye las áreas de educación, creatividad, emprendimiento, conocimiento, innovación y deporte); acción social; infraestructuras; empleo y sectores productivos; y sostenibilidad y medio ambiente.
Para Tenerife 2030 se destinarán 105,9 millones de euros, de los que 30,5 millones relacionadas con la ciencia y las telecomunicaciones y 9,6 millones para educación, de los 6 millones se destinan a becas, 1,4 millones más que en 2017, con lo que se ofrecerán un total de 3.000 becas de diversos estudios, como los de inmersión lingüística para alumnos de ESO, que pasan de 220 a 400 beneficiarios y un incremento presupuestario de casi el 50% hasta los 3,3 millones.

El área de deporte, que alcanza los 19 millones de euros, incluye cinco millones para empezar la construcción del circuito del motor en Granadilla de Abona.

El eje social
En el eje de acción social, el Instituto de Atención Social y Sociosanitarias (IASS) dispondrá de 166,5 millones de euros, 25 millones más que en 2017, con los que se abordarán 20,2 millones en inversión en infraestructuras sociosanitarias y la atención a la dependencia, que pasa de 49,8 a 58,5 millones

En el eje de infraestructuras, para transporte público habrá 63,2 millones de euros y para carreteras 68,3 millones de euros, de los que 50,6 millones son para la mejora de las carreteras insulares y diez millones para el acondicionamiento de la TF-1 y la TF-5, incluido un nuevo carril desde Guamasa al Aeropuerto sentido Santa Cruz.

También habrá 14 millones de euros en inversiones en infraestructuras de tratamiento de aguas residuales.

En el eje de empleo y sectores productivos, el presupuesto prevé once millones de euros para empleo, 8,6 millones para comercio, 20 millones para agricultura, ganadería y pesca y 28 millones para turismo, de los que 10,2 corresponden a inversiones.

En el eje de sostenibilidad y medio ambiente, el gasto alcanzará los 78,6 millones de euros, de ellos 6,4 millones para el Parque Nacional del Teide y 24 millones para el tratamiento de residuos.