Canarias ante el reto de recobrar la nueva normalidad en incidencia acumulada

AdminsitradoresFincasSC

Cuesta creer las cifras de contagios por covid-19 que Canarias y el resto de España registraban cuando el 21 de junio terminó el anterior estado de alarma, ahora recuperado ante la falta de control de infecciones en el conjunto del país, no tanto en el archipiélago. Uno de los parámetros más utilizados para medir la evolución de las infecciones por el coronavirus, que parecía estar bajo control aquel lejano 21 de junio, es la incidencia acumulada (IA) en 14 días, es decir el número de casos diagnosticados en un territorio en los 14 días anteriores.

Entonces eran 2,09 casos en 14 días en Canarias, región que ahora se considera afortunada porque solamente detecta 81,41 casos, según el último recuento del Ministerio de Sanidad correspondiente al viernes 23 de octubre. Esa satisfacción local se explica por la diferencia con la media del conjunto de España, más aún si la comparación se realiza con las comunidades más afectadas.

En el conjunto de España, aquel 21 de junio se habían detectado 8,08 casos por 100.000 habitantes en los 14 días anteriores. Eran cerca de cuatro veces más que los datos de Canarias, más o menos como ahora, pero tampoco esos casos sonaban alarmantes al lado de los 361,66 diagnósticos por 100.000 habitantes en 14 días medidos el pasado viernes para el conjunto del país.

En la nueva escala o semáforo de esta pandemia acordada entre el Ministerio de Sanidad y la mayoría de comunidades autónomas coincidiendo con la aprobación del nuevo estado de alarma, la incidencia acumulada de casos diagnosticados en 14 días es uno de los ocho factores para situar a cada región en uno u otro de los niveles de riesgo. Atendiendo a ese único factor, el nivel de riego extremo se situaría en más de 250 casos, el riesgo alto entre 150 y 250, el riesgo medio entre 50 y 150, el riesgo bajo entre 25 y 50 y el estadio "nueva normalidad" por debajo de 25.

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estableció el reto colectivo de esta alarma en bajar de 25 casos y recuperar esa nueva normalidad, una meta en la que el país estaba el 21 de junio y de la que actualmente Canarias es la comunidad que más al alcance la tiene.

Y sin embargo, Canarias sigue, de acuerdo con ese parámetro, en zona de riesgo medio, con la zona de riesgo bajo a la vista y lejos del riesgo alto o incluso del riesgo extremo en el que se sitúa España como país. Pero el camino ha estado lleno de preocupación desde ese 21 de junio, en el que Canarias y España estaban muy lejos de esa barrera de 25 casos que supuso abandonar la nueva normalidad para subirse en la montaña rusa de los contagios.

Evolución de la incidencia acumulada

La media española consiguió mantenerse por debajo de ese parámetro solo 29 días, hasta el 20 de julio, cuando se situó en los 27,39 casos y por tanto en "riesgo bajo", mientras Canarias, que incluso llegó a bajar hasta un mínimo de 1,02 casos el 8 de julio, aún estaba lejos con sus 5,11 casos. Canarias siguió contenida en la nueva normalidad mientras el conjunto del país escalaba hasta el riesgo medio apenas nueve días después, cuando el 29 de julio superó ya los 50 casos (51,11) con Canarias aún en 6,97.

Pero el 13 de agosto la nueva normalidad quedó atrás para el archipiélago al pasar a 27,12 casos y riesgo bajo, un avance acelerado porque en cinco días, el 18 de agosto, ya había superado el umbral de los 50 casos para entrar en el riesgo medio, donde esperaba el conjunto del país con sus 131,12 casos.

Pero la media española enseguida se destacó de nuevo y entró en el riesgo alto el 24 de agosto, con 166.18 casos. Canarias, ya siguiendo muy de cerca, alcanzó esa zona de riesgo alto el 31 de agosto con 156,54 casos.

Desde ese 31 de agosto, Canarias siguió subiendo hasta los 193,09 casos en 14 días por 100.000 habitantes, registrado el 7 de septiembre, el máximo alcanzado en las islas en esta segunda ola. Desde ese día, los caminos entre las infecciones en Canarias y en el conjunto de España han sido divergentes: en las islas empezaron a bajar los nuevos contagios, mientras que en España siguieron subiendo imparables y aún lo hacen.

En el conjunto de España, los contagios promocionaron el 15 de septiembre a la zona de riesgo extremo, al superarse los 250 casos, y siguen en ella con los 361,66 diagnósticos por 100.000 del viernes 23 de octubre, la cifra más alta de la segunda ola.

Pero en Canarias, desde ese techo del 7 de septiembre, empezó un declinar sostenido y mientras España pasaba de riesgo alto a riesgo extremo las islas retrocedían de riesgo alto a riesgo medio el 18 de septiembre, al bajar de los 150 casos.

Con sus actuales 81,41 casos, Canarias sigue en esa situación de riesgo medio aplicando únicamente el parámetro de casos diagnosticados en 14 días por 100.000 habitantes en este comienzo del estado de alarma, con vistas a situarse en riesgo bajo si consigue bajar de 50 casos y de alcanzar de nuevo una "nueva normalidad" si baja de 25.

hospiten1350oct2020

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Banner Encuentro Atlanticohoy AAFF