El Pino de la Virgen

El camino más seguro para comunicar el este y oeste de la isla de La Palma fue trazado y tradicionalmente usado por los aborígenes benahoaritas, que establecieron en el centro de la isla poblaciones temporales, pues existen por la zona gran cantidad de grabados prehispánicos, supuestamente realizados por pastores.

Posteriormente cuando en 1492 los castellanos estudiaban posibles rutas desde el este de la isla para la entrada en el Reino de Tanausú, eligieron esta vía como la más idónea y por ello denominaron aquel lugar como El Paso del Capitán, que a nuestros días ha llegado simplificado como El Paso.

lamina23, el pino de la virgen

Amplia aquí la imagen

Con el paso del tiempo, la ruta se convirtió en Camino Real, y en medio de ese Camino, se dice que existió un enorme pino canario en cuya corteza se encontraba tallada una hornacina y en su interior la imagen de una virgen, aunque según las crónicas de René Verneau fue luego “talado por un hacha criminal” y más tarde se plantó otro pino en el mismo lugar.

Leyendas de la Conquista hablan de cierto lugar de las laderas de la Cumbre Nueva donde un grupo de soldados del Adelantado Alonso Fernández de Lugo descansaban bajo un pino de magnitudes colosales, que a uno de ellos le dio por subirse a lo alto para contemplar la vista y lo que se encontró entre sus ramas fue una talla de la Virgen María, a quien conocemos hoy como la Virgen del Pino de El Paso, Patrona del Municipio.

Pero más allá de historias, la ciencia nos dice que el conocido como Pino de la Virgen es el más longevo del mundo en su especie pues se le calculan 800 años de vida, lo que nos lleva a pensar que se trata del original y está considerado desde 2014 Bien de Interés Cultural de Canarias.

Junto a ese pino, en 1876 se construyó una modesta capilla de mampostería por devoción de Magdalena Rodríguez Pérez, quien fue durante años una ermitaña que vivió en aquel lugar, más conocida como Magdalena del Pino, y ya en 1927 se colocó la primera piedra de la que hoy es la Ermita de la Virgen del Pino, obra realizada gracias a las donaciones de vecinos, y cuya imagen actual data de 1930, año que fue bendecida y que cada 8 de Septiembre celebra su fiesta en la que amén de los actos tradicionales comunes a los demás municipios de las islas, se celebra un concurso de Versadores, tradición denominada también Décima Improvisada o Punto Cubano, que cada tres años va en romería hasta el casco del pueblo y donde permanece durante un mes, hasta los primeros días de septiembre en los que regresa a su lugar de origen.

Consigue tu lámina firmada y numerada

Si te interesa tener una copia firmada de las ilustraciones que publicaré en este blog cada semana, contacta conmigo en: [email protected]

O sígueme en Instagram @cabrerasuarezjosemaria