Cambio de la ley para que la transexualidad no sea patología

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, ha anunciado que se trabaja para cambiar la ley canaria de no discriminación por motivos de identidad de género, con el objetivo de que la transexualidad no sea considerada una patología.

Durante los actos organizados con motivo del Día contra la Homofobia, Fernando Clavijo ha "recogido el guante" de los colectivos de Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales, Intersexuales (LGTBI) para ser "más ambiciosos" en la defensa de los derechos.

Ha recordado Fernando Clavijo, se conmemora el veintiocho aniversario de la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y ha añadido que, si bien se ha avanzado mucho no ha sido suficiente.

La lucha por la igualdad es de todo, no solo de los colectivos LGTBI, ha indicado Fernando Clavijo, quien ha considerado que pronto y por "justicia social", habrá un borrador de anteproyecto para cambiar la ley.

Durante el acto representantes de colectivos LGTBI han leído un manifiesto, y así Daniele Alekai Hernández ha denunciado que las realidades trans siguen considerándose enfermedades mentales, y ha agregado que más del 80 por ciento de las personas menores de edad y adolescentes que forman ese colectivo piensan en suicidarse.

Ha agregado que más del 40 pro ciento las personas trans intentan el suicidio y casi el 7 por ciento lo consiguen.

Daniele Alekai Hernández ha apuntado que, al igual que las personas migrantes, quienes no tienen una identidad sentida que encaje en la dicotomía varón o mujer no tienen derechos, según la ley estatal, en la que, ha destacado, se impone un itinerario patologizador para conseguir que en el DNI se recoja la identidad sentida, ya que se imponen dos años de hormonación y el paso por psiquiatras que validen la identidad.

Ha criticado que los proyectos de ley trans y de igualdad LGTBI están paralizados en el Congreso de los Diputados por parte de los "partidos de siempre".

A continuación, Monserrat González ha reclamado que se borre la versión de que ser trans es estar enfermo, y ha demandado que la ley no imponga un diagnóstico médico para reconocer la identidad.

Monserrat González ha denunciado asimismo la violencia que sufren las mujeres trans y las dificultades que tienen para acceder al mercado laboral, por lo que ha reclamado medidas que favorezcan su inserción en el trabajo.