Avances en la mediación policial

Pensemos en un conflicto vecinal, una controversia que procede de las aulas, un problema que surja de la convivencia ciudadana, un conflicto derivado de divergencias interculturales, otro provocado por la exclusión social, también por la utilización del espacio público…
Muchas veces se “enseña” a resolver los problemas solamente a través de mecanismos coercitivos  y es importante dar a conocer, enseñar, aplicar otras vías alternativas al litigio judicial. Podríamos considerar lo siguiente:
  1. • En primer lugar, la percepción del conflicto ha de ser constructiva: se trata de posibilidades, perspectivas,  enfoques nuevos que existen sobre un mismo caso.
  2. • En segundo lugar, si la controversia se gestiona de forma apropiada, supone un avance en la consideración del mismo, en su trámite adecuado, en las soluciones…
  3. • En tercer lugar, es aconsejable que los miembros de una sociedad, tengan, cada vez más, una formación adecuada para abordar los conflictos: esta formación incluiría educar en valores.
  4. • Por último, es importante fomentar, facilitar, proporcionar recursos a los miembros de una sociedad, buscando la ejemplificación de sus comportamientos.
Relacionado con lo anterior, la Mediación es una herramienta que puede utilizar la Policía Local, para ayudar a las personas a resolver de la mejor manera posible y más rápida las situaciones de conflicto que nos pueden surgir de la convivencia diaria, para evitar que éstos acaben en largos y penosos procesos.

La implantación, el desarrollo y la aplicación de esta Mediación específica dependerá, en parte, de las instituciones sociales, políticas, de las administraciones, por su cercanía a los problemas cotidianos de los ciudadanos, las cuales asumen la responsabilidad y la difícil tarea de gestionar y resolver dichos problemas.

Dentro de esta función de la administración local, los diferentes organismos y servicios que la constituyen, en este caso, la Policía Local, tienen como una de sus misiones principales, la función resolutiva de los problemas sociales.
En este sentido la Mediación Policial tiene un papel fundamental y sus ventajas son indudables:  favorece la comunicación, la empatía y la asertividad, fomenta la cooperación entre las partes, eleva la satisfacción psicológica y personal, alta probabilidad de cumplimiento de acuerdos, evita la escalada del conflicto, mejora la convivencia, mejorar las relaciones entre los ciudadanos, la seguridad de los mismos; descarga de asuntos sobre los órganos judiciales, ahorro de tiempo, menor desgaste emocional, disminuye tensiones, reducir costes sociales; llegarán menos casos a los juzgados con la consiguiente reducción económica y de tiempo, fortalecer canales de comunicación, tanto entre los ciudadanos, como policías con ciudadanos. Coste ECONOMICO, mínimo

Es conveniente apostar por la Mediación también en estos supuestos y así se está haciendo ya en muchos municipios en nuestro país avanzando en la construcción de una mejor convivencia diaria.