Canarias se gana a pulso cinco "banderas negras"

Ben Magec-Ecologistas en Acción ha informado este martes de que ha concedido 48 "banderas negras", por contaminación y mala gestión en España, de las que en Canarias figuran actuaciones en Corralejo, Islote de Lobos, Playa de la Nea, Puerto de Fonsalía y La Tejita.

Explica Ben Magec en un comunicado que este año ha vuelto a asignar algunas banderas recurrentes que obtuvieron el galardón en 2019, como por ejemplo el sistema de saneamiento de Gijón (Asturias), el proyecto del puerto de Fonsalía (Tenerife) o el Mar Menor (Murcia).

En cuanto a las "banderas negras" en Canarias explica que una de ellas es a la construcción de un complejo hotelero construido en las dunas de Corralejo (Fuerteventura), que, explica, afecta al sistema de dunas y amenaza de muerte uno de los ecosistemas más ricos de biodiversidad y necesarios para frenar el cambio climático, los sebadales de Corralejo.

Se trata de bosques submarinos, declarados Zona de Especial Conservación Marina, y Ben Magec apunta que desde hace años estos hoteles están censados por el Gobierno de Canarias como puntos de vertidos contaminantes al mar.

También en la provincia de Las Palmas, ha concedido "bandera negra" a una actuación en el islote de Lobos, un parque natural inserto en la ZEC marina de la Unión Europea, que tiene una capacidad de carga de visitas hasta ahora en el Plan Rector de Uso y Gestión de 200 personas.

Ecologistas en Acción otorga su bandera negra a las Dunas de Corralejo y Lobos https://t.co/ud5ZYjUz9Z

Por "arte de magia, sin un control científico se pretende pasar a 704", dice la organización ecologista, la cual añade que es importante señalar que en la isla de Lobos no funciona la depuración y el control de los vertidos fecales sigue sin resolverse, de modo que el Gobierno de Canarias lo señala como punto rojo de vertidos.

En la provincia de Santa Cruz de Tenerife una de las "banderas negras" corresponde a la situación de los vertidos tierra-mar en la playa de la playa de la Nea y playa de Radazul (en El Rosario -Tenerife).

Dice Ben Magec que, sin nuevos datos públicos y aún pendientes de la resolución de la Comisión Europea sobre quince vertidos ilegales y la consiguiente multa multimillonaria, faltan infraestructuras de saneamiento en muchas zonas de la provincia, con abundantes núcleos de población que no disponen de redes y recurren al uso de fosas sépticas y pozos filtrantes.

Otra "bandera negra" es para el proyecto del puerto de Fonsalía, en Guía de Isora (Tenerife), que la recibe por tercer año consecutivo por mala gestión medioambiental.

La construcción de este puerto, según Ben Magec, no solo significaría intensificar los problemas de conservación que sufre la ZEC (colisiones, estrés y desorientación de cetáceos producidos por las embarcaciones, riesgo de contaminación por vertidos,deterioro general de los hábitats), sino que atravesaría horizontalmente la Zona de Especial Conservación, fragmentando el ecosistema y afectando de forma negativa al tránsito de especies.

Canarias recibe este año cinco 'Banderas Negras': Dunas de Corralejo, Islote de Lobos, La Nea, Fonsalía y La Tejita https://t.co/dAQmApMfOj

La tercera "bandera negra" en la provincia de Santa Cruz de Tenerife es para el proyecto de construir un hotel en la playa La Tejita, en Granadilla (Tenerife).

Ben Magec destaca que La Tejita, que es la mayor playa de Tenerife y la última del sur que preserva un aspecto virgen, está enclavada a las faldas de la Reserva Natural Especial de Montaña Roja y tiene una rica y singular biodiversidad, por lo que es Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) y Zona de Especial Conservación (ZEC), formando parte de la red europea Natura 2000.

Es en este enclave natural y pasajístico "se libra un hito en la batalla por la conservación de nuestro litoral, con un litigio legal, hasta ahora silencioso, promovido por ATAN (la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza) y Salvar la Tejita", aclara Ben Magec.

La organización ecologista señala que, "en respuesta a la inacción de las administraciones y el sentimiento de abandono e impotencia de la población, dos jóvenes que quieren mantener su identidad en el anonimato, ocuparon el martes 16 de junio las dos principales grúas de la construcción con pancartas de 'Stop hotel'".

Una acción "directa no violenta que ha servido para la visibilización de este atentado ecológico y la reanudación de la polémica pública sobre los procedimientos y responsables", que el sábado pasado concluyó cuando los activistas bajaron de las grúas, y tres días después "se confirmó que la paralización de la obra había sido efectiva".

#MEDIOAMBIENTE| José Antonio Valbuena, denunció las "anomalías" e "irregularidades" que se produjeron para autorizar la construcción de este hotel, responsabilizando a Granadilla de Abona#SalvarLaTejita #LaTejitahttps://t.co/1JUDINwquh

Ben Magec-Ecologistas en Acción agradece la labor de las activistas, del Grupo de Apoyo, Radio Pimienta, y de toda la ciudadanía, y solicita que no haya consecuencias legales para las activistas por hacer cumplir la ley.

También pide que la revisión del deslinde se realice desde un punto de vista "racional y conservacionista contemplando los 100 metros, teniendo en consideración los valores naturales y paisajísticos aquí narrados, con el objetivo último de la demolición de la obra y la restitución de los terrenos".

En cuanto al diagnóstico anual de las costas añade que este año se ha hecho una mención especial a afecciones antrópicas (de origen humano) sobre la biodiversidad costera, que han mermado y ponen en peligro a cientos de especies animales y vegetales.

Se dan ejemplos especies que son amenazadas actualmente, desde la lapa Patella ferruginea, las praderas de la fanerógama marina Cymodocea nodosa, o las algas del género Gelidium spp, así como la gestión ineficaz sobre el alga invasora Rugulopteryx okamurae.

Por otro lado, el informe no obvia la crisis sanitaria, económica y social derivada de la Covid-19.

Por ello, Ecologistas en Acción se solidariza "con todas aquellas personas que han sufrido alguna pérdida o están en situación de vulnerabilidad y pasándolo mal".

Asimismo, señala las causas y las consecuencias de esta crisis, que podría pensarse están muy alejadas de posibles efectos en la costa y, sin embargo, muestran una doble amenaza a estos ecosistemas.