Una Reventón de experiencia

Image

Trail La Palma | REVENTÓNTRAIL

"...Una montaña en la cual tienes que superar tramos superiores a un 35% de inclinación y en donde lo mejor es no pararse, ya que no hay que dejar que la montaña se haga contigo...".

El pasado día 1 de abril, tuve la oportunidad de participar en mi primera carrera de Trail fuera de mi isla natal, Tenerife. No fue mucho más allá de la isla del padre Teide, ya que apenas media hora de avión y pisé la isla de La Palma, para participar en la séptima edición de la "Reventón Trail", en su modalidad "Reventón Trail Classic" de prácticamente 32 kilómetros.

Image

Un tramo del evento deportivo| REVENTÓNTRAIL

La cita se consagra ya como una de las más importantes del calendario de Trail en las Islas Canarias. De hecho, muchos son los especialistas en este tipo de carreras que no se quieren perder este acontecimiento deportivo. Corredores como Miguel Heras o Cristofer Clemente no quisieron perdérselo y tomaron la salida en la modalidad reina de esta prueba, la "Reventón Trail Maratón" de 46 kilómetros, quedando segundo y tercero respectivamente, copando el primer puesto el corredor vasco Aritz Egea, quién paró el crono en un tiempo de 3:48:58.

Otras de las caras conocidas fue el mítico Chema Martínez, quien ha cosechado diversas platas y un oro en los Campeonatos Europeos de Atletismo entre los años 2002 y 2010. En el ámbito femenino, coparon los primeros puestos Dominique Van Mechgelen (Maratón), Ana Beña González (Classic Race) y Raffaella Ciavola (modalidad de Sprint Race).

Me presentaba en esta carrera con algo de nervios y expectación. Me preocupaba tremendamente el calor reinante que hizo durante toda la carrera (la salida era a las cuatro de la tarde), así como que me enfrentaba a un terreno que nunca había pisado, y mucho menos para hacer una carrera. Una vez dado el pistoletazo de salida, desde los primeros kilómetros comencé a notar el calor asfixiante, por lo que la hidratación en este tipo de carreras es fundamental. Y con muchas ganas y apretando los dientes, me planté en el tramo que le da nombre a esta carrera: "El Reventón". Una montaña en la cual tienes que superar tramos superiores a un 35% de inclinación y en donde lo mejor es no pararse, ya que no hay que dejar que la montaña se haga contigo. Toqué techo a una altitud de unos 1.478 metros lo que viene a ser algo menos que la mitad del Teide. De ahí, un largo tramo ya combinando llaneos y bajadas que me conduciría de nuevo a la localidad del El Paso, completando más de cinco horas de carrera.

En lo personal, siempre pensé que a pesar de la dureza extrema de esta carrera, la acabaría de una manera u de otra, aunque en muchos tramos las piernas me fallaban y  me decían que parase. A pesar de su corta vida y que puede ser la hermana "chica" de la gran Transvulcania, en este evento pude experimentar multitud de sensaciones: se debe combinar la fuerza física en todo momento con la mental, viviendo además tramos por medio del monte en plena noche cerrada y completamente solo, en donde mi única guía era un frontal que llevaba sobre mi cabeza y las indicaciones que me hacían los voluntarios de la carrera a los que por cierto, les doy un diez. Llegada a meta inolvidable y medalla de Finisher colgada al cuello.

El Trail es una modalidad tremendamente preciosa y la cual aconsejo a todo aquel que desee practicarla. Pero no cabe olvidar que para hacer este tipo de carreras, hay que llevar detrás una preparación en la mayoría de los casos de meses y cuidar muy bien la alimentación. Por favor, usemos la sensatez y no expongamos a nuestro cuerpo a límites que no sea capaz de aguantar.